Insólito: demandan a Musk por no pagar alquiler de oficinas de Twitter

Edición Impresa

Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, está siendo demandado por no pagar el alquiler del edificio donde tiene su sede Twitter en San Francisco, California. El propietario del edificio donde tiene su sede Twitter está intensificando la demanda contra Musk por una presunta deuda de 3,4 millones de dólares en alquiler no pagado.

La sede de la red social en San Francisco creció en importancia para la compañía luego que Musk redujo drásticamente, poco después de tomar el control de la misma, el espacio de oficinas en California, Washington y Nueva York. El millonario dueño de Tesla redujo la planta de la red social en miles de empleados, a través de despidos, licencias y retiros voluntarios.

El propietario de la torre donde funciona la sede de Twitter es el último proveedor en demandar a la empresa de Musk desde que la compró a finales del año pasado, tras un año de dilaciones a la hora de adquirirla.

Esto se suma a que Crown Estate, el organismo encargado de gestionar los bienes de la familia real británica, anunció ayer que emprenderá acciones legales contra la red social estadounidense Twitter por el incumplimiento de pago de alquiler de su sede en Londres.

La semana pasada, Crown Estate, presentó una demanda contra Twitter en el Tribunal Superior de Londres, según informaron medios británicos. Los atrasos corresponderían al alquiler de un espacio de oficinas ubicado cerca de Piccadilly Circus en el centro de Londres.

Situación

Esta situación se da luego de que Elon Musk, el segundo hombre más rico del mundo, pagara 44 mil millones de dólares (36 mil millones de libras) para tomar el control de Twitter en octubre del año pasado.

Esta adquisición fue acompañada por una drástica reducción de la fuerza laboral global de la empresa, de alrededor de 7.000 a 2.300 empleados, y el no pago del alquiler de varias de sus oficinas.

Crown Estate contactó previamente a Twitter sobre los atrasos en el alquiler del espacio de oficinas en Air Street, y al no recibir respuesta, decidió emprender acciones legales. Crown State administra más de 90.000 metros cuadrados de propiedades en el Oeste de Londres, además de tener el control del lecho marino alrededor de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, entre otras. Sus ganancias generan el 15% del excedente anual para el Tesoro, conocido como Subvención Soberana, para apoyar los deberes oficiales. Los ingresos del organismo se entregan al Tesoro británico de acuerdo con un acuerdo centenario, de forma que el monarca Carlos III recupera parte de ellos a través de una subvención anual destinada a financiar los gastos de la casa real. Mientras tanto, según BBC News, Twitter no se pronunció al respecto.

El propietario del edificio, SRI Nine Market Square LLC, alega que Musk no pagó 3,4 millones de dólares en alquiler para diciembre y luego de nuevo en enero.

Sin embargo, el propietario pudo asegurar algunos de los fondos a través de la carta de crédito de Twitter, según The Wall Street Journal.

Queja

En una queja presentada ante el Tribunal Superior de San Francisco, el dueño del edificio afirma que todavía hay 3,16 millones de dólares en facturas impagadas, según el informe.

Twitter se negó por el momento hacer comentarios al respecto. La demanda se produce cuando Musk ha buscado nuevas formas de reducir costos y aumentar los ingresos desde que tomó el control de Twitter.

Ya despidió a una gran mayoría de los empleados de la empresa, y anunció planes para aumentar la monetización en la plataforma.

“Los anuncios son demasiado frecuentes en Twitter y demasiado grandes”, tuiteó Musk este fin de semana, agregando que esta “tomando medidas para abordar el tema en las próximas semanas”.

Musk aseguró que Twitter pronto ofrecerá una “suscripción a un precio más alto”.

Por otro lado, el viernes por la noche Musk recurrió a Twitter para compartir su experiencia personal con la segunda vacuna de refuerzo de covid, explicando que estaba sintiendo “efectos secundarios importantes”.

En una serie de tuits, el CEO de Twitter dijo que sentía que “estaba muriendo” y que un primo suyo sufría miocarditis, una inflamación del corazón que aparece como un posible efecto secundario de algunas vacunas contra el coronavirus.

Dejá tu comentario