Urtubey ordenó a Educación que intervenga en caso de discriminación de alumno gay en Salta

El gobernador dijo que dio "instrucciones al Ministerio de Educación para que hagan valer los derechos de Santi y sus compañeros". Autoridades del colegio privado hostigaron al estudiante y sancionaron a cuatro compañeros que le dieron su respaldo.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, ordenó al Ministerio de Educación salteño que intervenga en un caso de discriminación a un alumno que sufrió hostigamiento por ser gay de parte de autoridades de un colegio privado que además sancionaron y decidieron no renovar la matrícula 2019 a cuatro estudiantes que le dieron su respaldo.

"Es inaceptable", dijo Urtubey a través de su cuenta de Twitter, en respuesta a un posteo de la escritora y periodista Florencia Etcheves, quien reclamó la intervención del mandatario en el caso. El gobernador contó que habló con la familia del alumno y adelantó que dio "instrucciones al Ministerio de Educación para que hagan valer los derechos de Santi y sus compañeros".

Se trata de Santiago Coraita, de 16 años, quien en 2018 cursó el cuarto año del secundario en el colegio privado Santa María, de la ciudad de Salta, y en septiembre recibió un llamado de atención por llevar una pulsera con la bandera de la comunidad LGBT.

Las autoridades de la institución convocaron al joven a una reunión, en la que lo acusaron de violar los valores del colegio y de provocar a través de su actitud, lo que motivó que cuatro compañeros se pintaran la bandera LGBT en sus brazos en solidaridad con Santiago y difundieran ese gesto a través de fotos en redes sociales.

En una de las imágenes aparecía un signo de "fuck you" al escudo del colegio, que se veía en una remera, con la leyenda "Fuck what they think" (que no te importe lo que ellos piensen). La institución decidió entonces sancionar con 14 amonestaciones a los cuatro estudiantes y días después, aun con el pedido de disculpas de los alumnos, se les informó que no les renovarán la matrícula en 2019, haciendo valer el derecho de admisión.

Carlos Saravia, abogado de uno de esos cuatro alumnos, comentó a la prensa que se trata de "un acto de discriminación" y señaló que la solidaridad de sus compañeros "fue tomada por el colegio como un acto de indisciplina que derivó en una expulsión velada con la negativa de inscribirlos de nuevo". El letrado realizó presentaciones ante el colegio y la instancia revisora, que es la Dirección General de Enseñanza Privada, pero aun no recibió respuestas.

"Lo que pide la familia es que se revoque la decisión y se deje sin efecto la expulsión velada", explicó Saravia, quién adelantó que el siguiente paso será la presentación de un amparo judicial, que es "la última instancia de un ciudadano avasallado".

Por su parte, Jorge Coraita, el padre del joven discriminado, adelantó que se presentará ante el Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), para denunciar formalmente el caso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario