18 de diciembre 2007 - 00:00

Beraja, a juicio en tres causas

Norberto Oyarbide
Norberto Oyarbide
Una buena, tres malas para Rubén Beraja. El juez Norberto Oyarbide lo sobreseyó en la causa en que se lo acusaba de mantener una deuda con el Banco Central por redescuentos de $ 300 millones concedidos al entonces Banco Mayo por la autoridad monetaria. Pero el magistrado elevó a juicio oral otras tres imputaciones: por el manejo de la mesa de dinero del Mayo, por administración fraudulenta y por asociación ilícita, todas ellas en su carácter de ex presidente de la entidad bancaria. Tanto el fiscal de la causa como los abogados del BCRA apelaron la decisión de Oyarbide en lo que hace al sobreseimiento.

El magistrado afirma que «a partir del 30 de octubre de 1998 el Banco Mayo ya no le debía nada al BCRA por los redescuentos, sino que el Citibank había asumido la deuda. Esto no es sólo formalmente así, sino que es realmente así por cuanto los institutos de novación, pago y régimen vigenteno son ficciones legales sino que constituyen la realidad efectiva de los negocios celebrados en nuestro país y a ello cabe atenerse».

Luego de una larga lista de considerandos, el fallo de Oyarbide concluye que «permitir que la acción penal continúe al respecto no sólo violaría las garantías constitucionales (...) sino que impondría un innecesario rigorismo formal amparado en la fútil excusa de procurar etapas procesales ' oportunas' en las que declarar certezas postergadas ya adquiridas previamente». Y dispone «el sobreseimiento parcial de quienes fueran procesados en relación con este puntual hecho».

  • Manejo doloso

  • En sentido inverso, el fallo de Oyarbide concluye que hubo un manejo doloso de las mesas de dinero Mayflower y Trust Inversiones que funcionaban dentro del Banco Mayo; afirma el juez que «todas sus operaciosciones eran realizadas por personal del banco, con fondos de clientes del banco, que pensaban estar invirtiendo en productos financieros del banco y no en ninguna otra empresa». Esto, según Oyarbide, « constituye un aspecto más de la maniobra de administración fraudulenta que se investiga». Asegura que esas mesas « fueron para los imputados una fuente irregular más de ingresos, con los cuales solventar o financiar sus propios negocios», y dispone elevar a juicio oral la causa. Sin embargo, fuentes de la defensa argumentan que «todos los supuestos damnificados desistieron de la acusación», por lo que en teoría no habría objeto de la presunta defraudación.

  • Preocupación

    Oyarbide también elevó a juicio oral las acusaciones por «asistencia irregular a clientes vinculados del Mayo» (empresas que van desde un canal de TV a una agencia de turismo) y la de «asociación ilícita» (una presunta colusión entre Beraja y otros ex directivos del Mayo), temas que deberá resolver la cámara de enjuiciamiento.

    Sin embargo, en las cercanías del ex presidente de la DAIA hay preocupación no por los aspectos jurídicos de la causa sino por los políticos: se sabe que Cristina de Kichner tiene posiciones cercanas a las de Memoria Activa -uno de los grupos en que se dividieron los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA- que a su vez mantiene un largo enfrentamiento con Beraja, a quien acusa de haber ayudado al «menemismo» a encubrir los responsables del ataque terrorista. Cabe recordar que el ex banquero ya pasó cerca de dos años en prisión en relación con la misma causa que lleva Oyarbide. 
  • Dejá tu comentario