Más denuncias graves contra fiscal de Morón Nieva Woodgate

Judiciales

Mañana, la ex candidata a intendenta por el ARI en Hurlingham Cecilia Barrera denunciará la arbitrariedad de los fiscales de Morón ante la procuradora general de la Suprema Corte bonaerense, María del Carmen Falbo. La mujer presentará un informe acusando a la Justicia de Morón de ser «un circo» y dando cuenta de los intentos de extorsión de los fiscales de ese distrito. Incluido el inefable fiscal general Federico Nieva Woodgate.

La semana pasada, Barrera inició una protesta por denegación y retardo u omisión de justicia de los Tribunales de Morón, luego de acumular cuatro expedientes sobre supuestas irregularidades en la comuna de Hurlingham. El más grave es una acusación por la instalación de un equipo de rayos X en una salita periférica que irradió masivamente durante 18 meses en un lugar que, presuntamente, no estaba habilitado. Denunciado el episodio, la Justicia decidió desestimar y archivar el expediente sin investigación alguna « porque no había delito».

De profesión radióloga, Barrera sostiene que estos equipos pueden irradiar en lugares habilitados únicamente por Radiofísica de La Plata. Ese centro asistencial no contaba con esa autorización.

Ante la pasividad y la «complicidad» de la Justicia, la mujer decidió instalar una carpaen la vereda de la fiscalía de Morón. El cuadro comenzó entonces a preocupar a
Nieva Woodgate. Alertados de la existencia de cuatro causas contra Barrera (tres por amenazas y un atentado durante la última campaña electoral), el titular de la UFI 8 envió un emisario. Una secretaria le ofreció a Barrera una custodia personal durante 30 días, las 24 horas, a cambio de levantar la protesta. Obvio, la mujer se negó a la extorsión y mantuvo su reclamo.

Vino, entonces, el turno de la UFI 1 y del también inefable
Andrés de los Santos. No podía ser menos el fiscal. La invitó a su despacho y le entregó una copia completa (de regalo) de una de las causas que se investigan en esa fiscalía. Gentil, De los Santos ofreció «usar sus contactos para que un medio nacional cubriera mi reclamo».

• Ofrecimiento

«Por supuesto, el ofrecimiento era a cambio de levantar mi protesta. Luego de una acalorada protesta, el fiscal volvió a la carpa, esta vez para llevarme ante el fiscal Nieva Woodgate», contó Barrera.

El fiscal general instruyó a la mujer y le explicó que en ninguna de sus denuncias había delito, y que retardo y omisión en los expedientes del Concejo Deliberante era algo de los tiempos propios del Legislativo. Y que tampoco era delito la instalación del equipo de rayos X.

Luego de estos inapropiados encuentros, Barrera dejó de tomar líquidos. Durante 4 días y 3 noches no recibió el control de ningún médico. Así fue que denunció el estado de indefensión en que se encontraba. La respuesta no se hizo esperar. La fiscalía le envió un médico psiquiatra, quien le ordenó tomar líquidos y levantar la carpa bajo la amenaza de declararla insana. De esta forma, la Justicia de Morón se deshizo de un caso que quemaba.

Dejá tu comentario