Vacaciones 2020: cómo sacarle jugo a febrero y abaratar costos 

Lifestyle

Enero es el mes más elegido para nuestro tan ansiado descanso. Motivo por el cual, febrero siempre se convierte en una gran oportunidad. Son muchos los beneficios de veranear en el mes más corto del año

Enero es, desde siempre, el mes más demandado durante la temporada estival. Pero aquellos que pueden resignar los primeros días del año y esperar a febrero, encontrarán grandes beneficios y oportunidades para abaratar costos. Meme Castro, de @muyviajera deja algunos tips para tener en cuenta a la hora de armar las valijas.

Ciclo lectivo: las clases cada vez empiezan más temprano. Muchos colegios privados ya comienzan a fin de febrero y las familias están obligadas a preparar con antelación la vuelta a clase. Ni que hablar si les sumamos los chicos que se llevaron previas y tienen que estudiar para volver a rendir.

Activaciones: durante enero las grandes marcas (y aquellas que quieren instalarse) suelen llevar a cabo acciones gratis en los puntos de veraneo, coincidiendo con la mayor afluencia de turistas. Otro espiral más que conspira con la alta demanda y los precios por las nubes.

Temperatura: en general, los argentinos prefieren la playa para sus vacaciones de verano y por eso apuntan a enero, donde el registro histórico marca las temperaturas más altas. Otra buena que ayuda a alejarte de las multitudes.

Bienvenido el regateo: así como con los alquileres los propietarios prefieren ceder en el valor antes de tener el inmueble vacío, en febrero las carpas también bajan sus precios para asegurarse el ingreso. En ese sentido te recomiendo perder la vergüenza y estar dispuesto a negociar. Nunca te olvides que hay nada peor que cerrar una mala temporada.

Sin abogados: muchos gremios, entre las que se destacan judiciales y docentes, están obligados a tomarse vacaciones durante enero. Por eso, pasado el hormiguero en el que se transforman los destinos turísticos durante el primer mes del año, febrero ofrece inmejorables opciones a la hora de alquilar. La ecuación es simple: menor demanda, mejores precios.

Momento de shopping: no sólo bajan los precios de los alquileres y las carpas, en febrero también surgen muchas ofertas en locales comerciales. Aquellos que no tuvieron mucha salida, comenzarán a liquidar stock y ofrecer rebajas. Y quién te dice, por ahí además de tomar sol y descansar un poco, hasta te podés comprar un buzo con capucha y el best-seller del que hablan todos.

Pasajes accesibles: y si algo le faltaba al mes de los enamorados, no sólo vas a encontrar pasajes sino también paquetes de todo tipo más baratos. Registrate en todos los portales y aplicaciones de turismo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario