Bolsonaro fue denunciado por genocidio por su gestión del coronavirus

Mundo

El presidente de Brasil fue acusado por una red de médicos ante la Corte Internacional de La Haya por su "negacionismo", el cual colaboró con propagar el Covid-19 por el país.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue denunciado por genocidio ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya debido a su mal manejo de la pandemia de coronavirus, que convirtió al país en el segundo con mayor número de muertos en el mundo.

"La omisión del gobierno caracteriza un crimen contra la humanidad y genocidio. Es urgente la apertura de un procedimiento investigativo ante la CPI para evitar que una parte de los 210 millones (brasileños) sufra las consecuencias de los actos irresponsables del señor Presidente", alega la acusación.

Bolsonaro demostró "menosprecio y negacionismo" ante el coronavirus dando lugar a la "diseminación" de la enfermedad junto al "total estrangulamiento de los servicios de salud" de Brasil, plantea el documento presentado ante el tribunal internacional.

La denuncia fue elaborado por la Red Sindical UniSaúde, que representa a cerca de un millón de médicos, enfermeros y trabajadores de la salud de 18 estados del país y Brasilia, y cuenta con el apoyo de entidades internacionales como UNI Américas.

"El gobierno de Bolsonaro debería ser considerado culpable por su insensible actuación ante la pandemia y por rehusarse a proteger a los trabajadores de la salud y a la población brasileña", planteó Marcio Monzane, secretario de UNI Américas.

El texto de 64 páginas, presentado este domingo, sostiene que el mandatario ultraconservador ignoró las recomendaciones de sus exministros de Salud y violó los protocolos para impedir el contagio de la enfermedad.

En abril Bolsonaro destituyó al ministro Luiz Henrique Mandetta y en mayo a su sucesor, Nelson Teich, quien fue reemplazado por el general Eduardo Pazuello, sin experiencia sanitaria.

Los médicos Mandetta y Teich defendían alguna forma de aislamiento social para evitar la propagación del coronavirus y cuestionaron la prescripción de la hidroxicloroquina como tratamiento.

En cambio Bolsonaro atacó a los gobernadores que implementaron la cuarentena -este fin de semana volvió a reprobar el aislamiento-, y participó en actos públicos sin el barbijo.

Finalmente, el mandatario de Brasil contrajo, a inicios de este mes, coronavirus y, en una nueva demostración de su menosprecio a las normas de higiene y seguridad, se quitó el barbijo durante la conferencia de prensa en la que anunció su contagio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario