Brasil: bolsonaristas acusaron de "infiltrados" a jóvenes y los atacaron a golpes en las movilizaciones

Mundo

Seguidores del presidente ultraconservador atacaron a jóvenes en Brasilia por considerar que eran "infiltrados" y la policía arrojó gases lacrimógenos frente a la Cancillería. Los actos, que coinciden con el Día de la Independencia, fueron presentados como un ultimátum al poder judicial.

Brasil celebró este martes su Día de la Independencia bajo alta tensión, debido a las manifestaciones convocadas por el presidente ultraconservador Jair Bolsonaro, pero también por sus opositores.

Bajo importantes operativos de seguridad para proteger los edificios públicos y prevenir episodios de violencia, Brasilia y San Pablo recibieron actos masivos articulados por los seguidores más radicales del presidente.

Embed

En Brasilia, que está protegida por 5.000 agentes, los efectivos arrojaron gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que lanzó pirotecnia contra el palacio de Itamaraty, sede de la cancillería.

De acuerdo a Folha de Sao Paulo, cuando a los seguidores de Bolsonaro se les impidió acceder a la Plaza de los Tres Poderes, donde se encuentran el Congreso, el Supremo Tribunal y la Presidencia, comenzaron a rezar por la policía. Otros reportes, en tanto, dieron cuenta de que los efectivos tuvieron un rol pasivo en la Explanada de los Ministerios, donde posteriormente pronunció su discurso el presidente.

Embed

Además, O Globo reportó que dos jóvenes fueron atacados a golpes por los seguidores de Bolsonaro que los acusaron de ser infiltrados en la manifestación.

https://twitter.com/Estadao/status/1435236789288161290

Cientos de manifestantes se concentraron desde el lunes por la noche en la región central. Tras romper un bloqueo policial, muchos de ellos ingresaron con camiones y otros vehículos por la avenida que conduce al Congreso, al Supremo Tribunal Federal y otros edificios del gobierno.

"¡Acabamos de invadir! La policía no pudo contener al pueblo! Y mañana vamos a invadir el STF", gritaba uno de los partidarios de Bolsonaro en un video difundido por los medios locales.

Algunos de los seguidores del mandatario de Brasil incluso pidieron una "intervención militar" comandada por Bolsonaro, de 66 años, un excapitán del Ejército y nostálgico de la dictadura militar (1964-1985).

Seguidores Bolsonaro

El rumbo que tomarán las movilizaciones es incierto y ha acaparado el debate público en Brasil, inclusive con alertas para evitar algo similar a la invasión en enero pasado del Capitolio de Estados Unidos por partidarios del entonces presidente Donald Trump.

Más de 150 intelectuales y personalidades políticas de 26 países, concentrados en la Internacional Progresista, firmaron una carta abierta este lunes denunciando una "amenaza inminente a la democracia brasileña".

La jornada comenzó con el acto oficial del izamiento de bandera a las en el Palacio de la Alvorada, la residencia del jefe de Estado en Brasilia.

"Quiero decirle a aquellos que quieren verme inelegible, allá en Brasilia, que sólo Dios me saca de allá", señaló Bolsonaro ante miles de seguidores reunidos en la Avenida Paulista, en San Pablo, al apuntar contra los jueces que lo investigan en el Tribunal Superior Electoral por presuntas irregularidades en los comicios de 2018.

Bolsonaro ofreció una "demostración de fuerza" para ganar un nuevo impulso para las elecciones presidenciales de 2022, en las que según los sondeos sería ampliamente derrotado por el expresidente izquierdista Lula da Silva, quien todavía no ha confirmado su candidatura, coinciden los expertos.

Según una encuesta publicada el domingo por el periódico O Globo, el 30% de los policías tenían la intención de salir a las calles este martes, aunque el reglamento les impide involucrarse en manifestaciones políticas, incluso en sus días libres.

Bolsonaro criticó abiertamente la semana pasada a aquellos jueces y gobernadores que anunciaron medidas para evitar que los policías acudieran a las marchas.

Dejá tu comentario