El gobierno de Bolsonaro amenaza con enjuiciar a una revista por una parodia

Mundo

El Ministerio de Justicia brasileño instruyó a la Policía Federal para que inicie una pesquisa contra el semanario IstoÉ para determinar si hubo "crimen contra la honra" del presidente.

El gobierno de Brasil solicitó a la Policía Federal (PF) el inicio de una investigación contra el semanario IstoÉ por haber publicado en su portada una imagen del presidente, Jair Bolsonaro, con el bigote de Adolf Hitler.

"Ayer a la noche encaminé un documento a la PF solicitando la apertura de una investigación para determinar si hubo un posible crimen contra la honra del presidente Jair Bolsonaro, cometido por la revista IstoÉ ", posteó este jueves el ministro de Justicia, Anderson Torres.

En su comunicación a la PF el ministro solicita que las averiguaciones se concentren en la "última edición" de la revista publicada el "18 de octubre" y, eventualmente, se extiendan a otros artículos.

La portada de la revista está ilustrada con la imagen de Bolsonaro a lo Hitler junto a la palabra "Genocida".

La ONG Reporteros Sin Fronteras publicó en julio un informe que reseñó una serie de acciones del presidente Bolsonaro, al cual llamó "depredador de la prensa", contra medios y periodistas críticos al gobierno.

En su última edición IstoÉ publicó un reportaje sobre la política del mandatario ante la pandemia del coronavirus, a la que comparó con los métodos aplicados por los nazis.

La revista menciona las actitudes "abominables del mercader de la muerte" que durante la pandemia del coronavirus "estimuló que las víctimas sean tratadas como conejillos de indias".

El gobierno de Bolsonaro está acusado, por la comisión parlamentaria que investigó la gestión de la pandemia, de nueve delitos, entre ellos se mencionó las conexiones entre el ejecutivo y las operadoras privadas de salud en la promoción de medicamentos ineficaces para el "tratamiento precoz" del coronavirus.

Una de ellas es Prevent Senior, una operadora de salud para la tercera edad señalada de aplicar tratamientos experimentales sin consentimiento de los pacientes y de maquillar el número de muertos por coronavirus, entre otras. La Fiscalía de Sao Paulo investiga ese caso, que ha impactado a Brasil.

Temas

Dejá tu comentario