Brasil, peor: denuncian faltante de sedantes para intubar pacientes por Covid-19

Mundo

Ambos estados dieron la voz de alarma por la escasez de dichos medicamentos. El secretario de Salud de Sao Paulo dijo que la capacidad de la ciudad para atender a los pacientes gravemente enfermos de COVID-19 está al borde del colapso.

Los hospitales de Brasil se estaban quedando sin los medicamentos necesarios para sedar a los pacientes el jueves, con informes de enfermos graves atados e intubados sin calmantes eficaces.

Las escenas que se están produciendo en Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia del COVID-19, están ejerciendo una creciente presión internacional sobre el presidente Jair Bolsonaro.

El grupo de ayuda Médicos Sin Fronteras (MSF) dijo que la "fracasada respuesta" de Brasil había provocado miles de muertes evitables y había creado una catástrofe humanitaria que aún podría empeorar.

Brasil ha reportado un total de 361.884 muertes por coronavirus, sólo por detrás de Estados Unidos.

Actualmente, mueren más brasileños por el virus cada día que en cualquier otra parte del mundo. Bolsonaro se ha opuesto a los confinamientos y ha celebrado grandes actos en los que a menudo no lleva mascarilla. Sólo recientemente ha abrazado las vacunas como una posible solución.

Los hospitales de Brasil están luchando para hacer frente a la situación.

Río de Janeiro y Sao Paulo han dado la voz de alarma por la escasez de sedantes y el secretario de Salud de Sao Paulo dijo que la capacidad de la ciudad para atender a los pacientes gravemente enfermos de COVID-19 está al borde del colapso.

"Nunca pensé que viviría algo así después de 20 años trabajando en cuidados intensivos", dijo a Reuters Aureo do Carmo Filho, médico de una UCI de Río.

"Utilizar sujeciones mecánicas sin sedantes es una mala práctica (...) el paciente es sometido a una forma de tortura", dijo.

Los pacientes graves de la COVID-19 que luchan por respirar son sedados para ponerles respiradores, una práctica intrusiva a la que el cuerpo se resiste de forma natural.

Con las camas de la UCI al límite de su capacidad o casi en todo el país, los hospitales se ven obligados a crear camas de cuidados intensivos improvisadas que a menudo carecen de equipos o de experiencia profesional.

La cadena de televisión Globo informó el miércoles de casos de un hospital de Río en los que los pacientes fueron intubados atados a las camas por la falta de sedantes.

El hospital Albert Schweitzer, a través de la oficina de prensa de la ciudad de Río que lo gestiona, dijo que había una escasez de medicamentos para la intubación, pero que se estaban utilizando sustitutos para garantizar que la atención médica no se viera comprometida. También dijo que las sujeciones mecánicas sólo se utilizaban cuando las prescribía un médico.

La ciudad de Río añadió que un lote de medicamentos para la intubación iba a llegar el jueves.

El ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, dijo que están negociando con otros países para obtener medicamentos para la intubación de pacientes de COVID-19 ante una "situación de emergencia" por la escasez de los productos.

Queiroga destacó en una conferencia de prensa, un acuerdo ya cerrado con España, además de una compra internacional realizada por el ministerio a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El ministro no detalló las cantidades ni los valores de las compras.

"El Ministerio de Salud, en alianza con la OPS, realizó una compra internacional de estos insumos que tienen como objetivo recuperar nuestro inventario. Además de esta acción con la OPS, la relación bilateral de Brasil con otros países, aquí destaco a España, también aportará medicamentos a corto plazo para servirnos en esta situación de emergencia", dijo.

"Respuesta fallida"

Médicos Sin Fronteras dijo que el gobierno de Bolsonaro no había hecho lo suficiente para prevenir la tragedia.

"A más de un año de la pandemia de COVID-19, la respuesta fallida en Brasil ha causado una catástrofe humanitaria", dijo Christos Christou, médico y presidente de Médicos Sin Fronteras.

"Cada semana hay un nuevo y sombrío récord de muertes e infecciones: los hospitales están desbordados y, sin embargo, todavía no hay una respuesta centralizada coordinada", dijo Christou en una reunión informativa con periodistas, y añadió que se esperaba que la situación fuera aún peor en las próximas semanas.

Bolsonaro ha luchado abiertamente contra los gobiernos estatales y locales que buscan imponer cuarentenas diciendo que los brasileños necesitan seguir con la vida normal y que la pérdida de empleos es más peligrosa que el virus.

La directora general de MSF, Meinie Nicolai, dijo que el aumento de los casos no puede atribuirse únicamente a la contagiosa variante brasileña del COVID-19, conocida como P.1.

"La variante P.1 es ciertamente un problema, pero esto no explica la situación en Brasil", dijo.

Dejá tu comentario