Ordenan el arresto para esposa de exdirectivo de Nissan y Renault, tras huir en Japón

Mundo

La fiscalía emitió la orden de detención acusando a Carole Ghosn de "falso testimonio". Esto fue en su declaración en un tribunal de Tokio, en el que hablo sobre encuentros con un individuo, cuya identidad no se reveló.

La fiscalía japonesa emitió este martes una orden de dentención contra Carole Ghosn, esposa del expresidente de Nissan y Renault, huido de Japón a Líbano para evitar a la justicia nipona, que lo acusa de malversación financiera.

La orden fue emitida en medio de las repercusiones de la huida de uno de los supuestos delincuentes de mayor perfil de Japón y que ha llevado a las autoridades a plantear la introducción de controles fronterizos más estrictos. También hizo que requisaran una fianza que dejó al huir del país a finales de diciembre, con destino a Líbano, donde se reunió con su esposa.

Según un comunicado, la fiscalía emitió la orden de detención acusando a Carole de "falso testimonio" en su declaración en un tribunal de Tokio sobre encuentros con un individuo, cuya identidad no se reveló.

Carole Ghosn, que hasta hace poco era una influyente pero discreta figura en el mundo de la moda en Nueva York y que al igual que su esposo tiene nacionalidad libanesa, lideró una campaña internacional para liberarlo, pero no está claro el papel que jugó en su huida.

Carole, que pasó la mayor parte de su vida en Estados Unidos, se reunió con su esposo la semana pasada.

Tras más de 100 días detenido, Carlos Ghosn obtuvo la libertad condicional con estrictas restricciones, como la prohibición de hablar con su esposa, una de las razones que le habrían llevado a huir del país en un elaborado plan que ha indignado a las autoridades niponas.

Carole, la segunda esposa de Ghosn, había liderado la campaña mundial para liberar a su esposo, en defensa de su inocencia y con una crítica a la justicia japonesa. Esto se dio ya que consideraba un maltrato infligido a su esposo tras la sorpresiva detención a bordo de su avión privado el 19 de noviembre de 2018 cuando se disponía a abandonar el país.

La esposa del entonces todopoderoso magnate de la industria automovilística movió cielo y tierra y pidió entre otros al presidente francés, Emmanuel Macron y a la Casa Blanca que intercedieran para liberar a su marido.

Carlos Ghosn, por su parte, acusa a los directivos del fabricante Nipón Nissan de pergeñar las acusaciones contra él en un intento de evitar una mayor integración con su socio de alianza, el francés Renault.

La orden de detención contra Carole llega cuando todavía no se han reconstruido todas las piezas de la huida de Ghosn, que estaba en principio bajo estrecha vigilancia.

Retazos aislados sugieren que recibió ayuda de un experto en seguridad y se aprovechó de los vacíos de seguridad en el aeropuerto japonés de Kansai.

Según las cámaras de seguridad, salió solo de su residencia de Tokio. Después se habría encontrado con dos ciudadanos estadounidenses, con los que viajó en un tren de alta velocidad hasta Osaka el 29 de diciembre.

En Osaka, habría salido escondido en una caja embarcada en el avión privado que voló hasta Estambul.

En base a las normas de seguridad aeroportuarias, los grandes bultos que entran en un avión privado están exentos de escrutinio, un vacío que podría haber ayudado a Ghosn a escapar sin ser visto.

En Estambul, abordó un segundo avión que le llevó a Líbano, donde entró con un pasaporte francés.

Según sus condiciones de arresto, los tres pasaportes de que dispone, francés, libanés y brasileño fueron confiscados y estaban en poder de sus abogados. Más allá de esto, le permitieron mantener consigo un segundo pasaporte francés, en un caja bloqueada por sus abogados, con su visado de corta duración por si viajaba por Japón, lo que podía hacer por un máximo de tres días.

Sus abogados en Japón aseguraron que no tenían la menor idea de los planes de Ghosn.

Interpol, el organismo de cooperación policial internacional, ha emitido una "alerta roja" para la detención de Carlos Ghosn, pero Beirut y Tokio no tienen tratado de extradición.

No está claro si una orden similar podría ser emitida para Carole Ghosn.

La sorpresiva detención del máximo ejecutivo sorprendió a la industria del automóvil, donde llegó a ser una eminencia con el crédito de dar revertir la caída de Nissan.

Ghosn tiene previsto ofrecer una conferencia de prensa en Beirut el miércoles y dijo a Fox Business que tiene "pruebas" que demostrarán que los cargos contra él son en realidad un complot.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario