Diputados a las trompadas en Asamblea venezolana

Mundo

Diputados oficialistas y opositores venezolanos se tomaron a golpes este jueves durante una sesión en el Parlamento en la que comparecían varios ministros del presidente Hugo Chávez y que era transmitida por todas las radios y televisoras del país.

La pelea se produjo después de que el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), Fernando Soto Rojas, interrumpió la intervención del diputado opositor Alfredo Ramos, que ya había superado el tiempo estipulado.

Contrariados por la brusca interrupción, que fue aplaudida por los oficialistas, un grupo de parlamentarios de oposición se acercó a reclamar a la tribuna de Soto Rojas y ahí se desató la trifulca.

Entre abucheos y gritos inaudibles, el diputado opositor Alfredo Marquina lanzaba golpes al aire y se enfrentó a otros diputados oficialistas, mientras sus compañeros de bancada trataban de calmarle y Soto Rojas instaba en vano a que retornara la calma.

Las radios y televisoras cortaron su transmisión durante el incidente, que duró varios minutos.

"Nosotros vinimos a trabajar en paz y espero que por lo que vayamos a decir no seamos agredidos (...) Les pedimos (a la oposición) respeto por la jornada que estamos desarrollando y que bajen un poco la agresividad", señaló el canciller Nicolás Maduro, presente en la sesión.

En tono jocoso, Maduro pidió "manzanilla con valeriana" para los opositores "para calmar los ánimos".

"Venezuela quiere ver un país en paz y espero que esto no se vuelva a repetir", lamentó el diputado opositor Miguel Cochiola.

Desde enero, la oposición venezolana ocupa 40% de los escaños en el Parlamento, lo cual ha avivado los debates y el diálogo entre partidos, a menudo inundado de incidentes.

En los últimos cinco años, los diputados oficialistas controlaron el poder legislativo después de que la oposición decidiera no presentarse a las elecciones de 2005.

Esta semana varios ministros de Chávez están compareciendo en el Parlamento para rendir cuentas sobre su gestión.

Dejá tu comentario