Fidel recibió a Jimmy Carter llamándolo "amigo de Cuba"

Mundo

La Habana (DPA, ANSA, EFE) - El ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, el político estadounidense de mayor relieve que visita Cuba desde que ésta se declaró socialista, y el jefe de Estado cubano, Fidel Castro, mostraron ayer en La Habana una cordialidad que no existía desde el 1 de enero de 1959, en momentos en que la histórica tensión entre ambos países suma un nuevo episodio por la acusación de la Casa Blanca de que Cuba desarrolla armas biológicas.

En breve discurso a su llegada al aeropuerto internacional José Martí, el más conciliador de los diez presidentes que han ocupado la Casa Blanca desde el triunfo revolucionario, dijo que llegó como «un amigo» del pueblo de Cuba, con la esperanza de conocer a «cubanos de diversas vertientes de la vida».

«Hemos llegado como amigos del pueblo de Cuba y tenemos esperanza de conocer a cubanos de diversas vertientes de la vida», dijo en español el ex presidente (1977-1981).

«Estamos deseosos de ver personalmente sus logros en salud, educación y cultura», destacó Carter. Antes, sólo en 1928 el presidente
Calvin Coolidge había visitado la isla.

El lunes pasado, el subsecretario de Exteriores,
John Bolton, acusó a Cuba de desarrollar armas biológicas, por lo que Castro invitó a Carter a visitar todas las instituciones biotecnológicas del país.

Castro manifestó públicamente estar dispuesto a escuchar «todas las críticas que (Carter) desee formular. Nosotros estamos convencidos de la ética moral y humana de la revolución». El estadounidense subrayó ayer que «también apreciamos la oportunidad de reunirnos con el presidente Castro, otros miembros del gobierno y representantes de grupos religiosos y otros».

• Puntos comunes

Carter, un abierto crítico del embargo (bloqueo para los cubanos), también dijo: «Comprendemos que sobre algunos de estos temas tenemos diferencias, pero agradecemos la oportunidad de intentar identificar algunos puntos comunes y algunas áreas de cooperación».

Para el sector más radical del exilio cubano, en su mayoría residente en Miami, la decisión de Carter de visitar La Habana «es decepcionante», según afirmó la representante republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, de Florida.

En tanto, la administración Bush -a través de Departamento de Estado- expresó oficialmente su deseo de que el ex presidente Carter «invite» a los dirigentes cubanos «a respetar los derechos del hombre y la libertad», durante su gira de seis días por Cuba,
mientras que el presidente George W. Bush anunció que viajará a Miami dentro de una semana para celebrar entre los exiliados anticastristas el centenario de la independencia cubana, en el marco del inicio de los esfuerzos electorales de cara a las legislativas de noviembre.

En La Habana, el ex jefe guerrillero durante la lucha armada contra el régimen del dictador
Fulgencio Batista y actual presidente, vistiendo un traje oscuro en vez de su tradicional uniforme verde oliva elogió la posición mantenida por Carter durante su mandato.

«Su nombre es visto con respeto por todos aquellos que fuimos testigos de su actitud», aseguró Castro. «Quien en medio de plena guerra fría y en las profundidades de un mar de prejuicios fue capaz de intentar una mejoría de las relaciones entre ambos países, merece respeto», señaló.

«Al darle la bienvenida con cálida y sincera amistad nuestro principal deseo es que su visita a Cuba no pueda ser tomada por nadie para cuestionar su patriotismo, disminuir sus méritos o hacer daño a la ayuda que su fundación ofrece a tantas personas necesitadas y desamparadas en el mundo», añadió.

Dejá tu comentario