Holanda: liberales proeuropeos ganan las elecciones legislativas

Mundo

El partido liberal de derechas (VVD) del primer ministro holandés, Mark Rutte, sigue a la cabeza de las elecciones legislativas en Holanda y escrutado el 78,2% de los votos logran 41 escaños, seguidos por los laboristas del PvdA, según los datos publicados por la televisión pública NOS.

Con ese porcentaje de voto contado, los laboristas del PvdA, que lidera Dierik Samson, se hicieron con 39 de los 150 escaños que componen el Parlamento holandés, y que suponen, como en el caso del VVD, nueve más que los que cada uno de ellos tenía, respectivamente, en la anterior legislatura.

Los holandeses dieron así su respaldo a dos opciones europeístas y ubicadas en la zona central del espectro político, mientras que la representada por el eurófobo y antimusulman Geert Wilders y su Partido por la Libertad (PVV) se quedó con 15 asientos en esa cámara, nueve menos que los que logró en los comicios de 2010.

Casi trece millones de holandeses acudieron el miércoles a las urnas para elegir un nuevo Parlamento entre once opciones políticas.

Según datos distribuidos por la agencia ANP, el recuento de los votos, que está siendo lento porque se hace a mano y no con ordenadores, ha concluido en 336 colegios electorales, mientras que aún quedan por conocerse los de otros 79 y de otro disponen únicamente de resultados parciales.

Los partidos euroescépticos de derecha y de izquierda son los grandes perdedores de la noche electoral holandesa, lo que permitirá que el actual primer ministro, Mark Rutte, de 45 años, esté en disposición de formar de nuevo un gobierno de coalición.

El resultado "es un empujón para seguir con nuestra política en materia de seguridad, de inmigración, y seguir con el curso político de los últimos dos años", afirmó Rutte después de que se conocieran los primeros datos que le dan una ajustada victoria electoral y solo un escaño de diferencia con Samsom.

Liberales y laboristas han conseguido capitalizar el voto de otras formaciones más pequeñas como los democristianos y los verdes para crecer con fuerza con respecto a las elecciones de hace dos años.

Las dos formaciones, según coinciden los analistas, están llamadas a ponerse de acuerdo para formar un nuevo Ejecutivo, cuya composición sería extremadamente compleja en caso contrario.

Poco después de conocerse los primeros resultados, el líder laborista, Diederik Samsom, se mostró dispuesto a apoyar una coalición estable "siempre y cuando los resultados electorales se traduzcan en un programa de Gobierno".

Los avances de los dos partidos políticos son un triunfo del europeísmo más tradicional, frente al discurso abiertamente contrario al euro de otras fuerzas, como el PVV del polémico Wilders, que defendía la salida del euro, y que seguirá siendo la tercera fuerza del país.

Wilders reconoció su derrota y señaló que "el votante ha hablado y los ha elegido a ellos. Nuestra campaña optó por Holanda pero no hemos tenido éxito. Mañana curaremos nuestras heridas", mientras que su número dos, Fleur Agema, en declaraciones a la prensa, se mostró "sorprendida" por haber bajado de los 24 escaños de la anterior legislatura.

Los socialistas radicales del SP, que con su programa crítico hacia la política de austeridad europea dominaron el inicio de la campaña, mantienen los 15 escaños que tenían.

La participación en los comicios fue menor que en anteriores convocatorias y se quedó en el 74,6 %, frente al 75,4 % de 2010, que ya fue el dato más bajo desde 1998.

Dejá tu comentario