Afganistán: seis muertos, entre ellos cuatro niños, por bombardeo de EEUU contra ISIS

Mundo

Washington atacó un vehículo del Estado Islámico, que llevaba explosivos. Mientras que una casa fue alcanzada por un cohete, causando la muerte de un mujer y un niño.

Al menos seis personas, incluidos cuatro niños, murieron este domingo a causa de un ataque "defensivo" lanzado por Estados Unidos en Kabul, dirigido contra un vehículo cargado de explosivos para eliminar la amenaza inminente" de un atentado del Estado Islámico del Khorasan (EI-K) contra el aeropuerto de la capital afgana.

El ataque dejó también cuatro heridos y destruyó dos vehículos y parte de una vivienda, según informó el canal de TV afgano Ariana News, citando a testigos.

https://twitter.com/jamalasiddiqui/status/1431985219670888450

"Las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo hoy un ataque aéreo defensivo con drones", lanzado desde fuera de Afganistán, "contra un vehículo en Kabul, que eliminó una amenaza inminente del EI-K contra el aeropuerto internacional" de Kabul, dijo Bill Urban, portavoz del mando central del Pentágono.

"Estamos seguros de haber dado en el blanco", agregó. "Estamos verificando la posibilidad de víctimas civiles", dijo, y especificó que "no tiene indicios en este momento" en ese sentido.

"Fuertes explosiones secundarias del vehículo mostraron la presencia de una cantidad significativa de material explosivo", agregó. "Permanecemos atentos a posibles amenazas futuras", reportó la agencia AFP.

El presidente estadounidense, Joe Biden, había dicho el sábado que un nuevo ataque era "altamente probable" después del atentado del jueves en el aeropuerto de Kabul, reivindicado por el EI-K y que dejó en torno a un centenar de muertos, incluidos 13 soldados estadounidenses.

En represalia, Estados Unidos llevó entonces a cabo un ataque con drones en Afganistán, matando a dos miembros del EI e hiriendo a un tercero, y advirtió que no sería "el último".

El suceso tuvo lugar tres días después de un sangriento atentado en el aeropuerto de la capital afgana, donde los países occidentales mantienen una carrera contrarreloj para evacuar la mayor cantidad posible de ciudadanos que quieren abandonar Afganistán, dominada desde hace dos semanas por los integristas talibanes.

https://twitter.com/karimi_shafi/status/1431995694865428485

Previo a que el Pentágono confirmara el ataque de Estados Unidos, fuentes anónimas citadas por la prensa señalaron que el objetivo del ataque eran supuestos combatientes de la rama afgana de Daesh, que se responsabilizó del atentado en el aeropuerto de Kabul del jueves último.

A su vez, otra agencia noticiosa informó que el ataque fue lanzado contra un terrorista suicida que iba en un vehículo presuntamente a atentar contra el aeropuerto.

Esta información fue difundida por la agencia Associated Press y recogida por Sputnik.

Biden y su esposa, Jill, asistieron esta mañana en la base militar de Dover, al este de Washington, a un homenaje a los militares muertos el jueves cuando se conoció la noticia del ataque aéreo.

En este contexto, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, aseguró hoy que los diplomáticos estadounidenses no permanecerían en Afganistán después del 31 de agosto cuando las tropas se hayan retirado totalmente.

"Nuestro plan actual es no tener una presencia continua de la embajada a partir del 1 de septiembre", ratificó Sullivan en declaraciones al canal CBS, según la agencia de noticias Sputnik.

Los diplomáticos estadounidenses abandonaron el edificio de la embajada en Kabul y trabajan en el aeropuerto de la capital ayudando a organizar la evacuación de miles de personas de Afganistán.

Estiman aun quedan en Afganistán entre 250 y 300 ciudadanos estadounidenses.

Sullivan hizo su declaración dos días después de que el movimiento talibán solicitara a Estados Unidos que mantenga su presencia diplomática en Afganistán incluso después de que finalice la evacuación de militares.

Los talibanes avanzan en el establecimiento de un régimen retrógrado y punitivo en Afganistán especialmente contra las mujeres, como prohibir las "voces femeninas" en las estaciones de radio y televisión de la provincia de Kandahar, mientras un exfuncionario denunció el asesinato de un cantante local.

En los últimos días, los talibanes prohibieron la música "porque así lo indica el Islam", afirmó un reporte del sitio web India Today, recogido por la agencia de noticias Ansa.

En tanto, hoy se conoció el asesinato a golpes de un popular cantante de folk y también la decisión de separar a mujeres y hombres en los cursos universitarios.

"Continuarán estudiando en clases separadas, como requiere la sharía", declaró el ministro interino de Educación Abdul Baqi Haqqani al canal de noticias afgano Tolo News.

El exministro del Interior afgano Masoud Andarabi denunció el asesinato por parte de los talibanes del cantante de folk Fawad Andarabi, informó el diario británico The Guardian citando un tuit del político.

El "brutal asesinato", informó, tuvo lugar en Andarab, en la parte sur de la provincia de Baghlan.

"No nos doblegaremos ante su brutalidad", escribió el exministro Andarabi.

Por otra parte, centenares de personas seguían hoy amontonándose en las puertas de los bancos de Kabul con la esperanza de retirar algo de dinero de los cajeros automáticos o de sus cuentas, que quedaron inaccesibles desde que los talibanes tomaron el poder en el país.

Casi todas las redes de internet y de telecomunicaciones en Panjshir fueron interrumpidas por los integristas, denunciaron fuentes de esa provincia del noreste del país devenida en centro de la resistencia contra los talibanes.

En tanto, fuentes del grupo radical confirmaron que el líder supremo de los talibanes, el mullah Haibatullah Akhundzada, viajó a Kandahar para reunirse con la cúpula del movimiento y avanzar en la formación de un nuevo Gobierno.

"Puedo confirmar que está en Kandahar. Ha estado desde el comienzo" y "aparecerá pronto en público", dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Fuentes de la cadena Ariana ya habían adelantado la visita del mullah, una figura profundamente enigmática desde su llegada al poder en 2016, a la capital homónima de la provincia-santuario de los talibanes, en el sur del país, donde habría permanecido por espacio de cuatro días.

Temas

Dejá tu comentario