Obama consolida ventaja en carrera hacia la Casa Blanca

Mundo

Las últimas encuestas a nivel nacional dan una sólida ventaja a Barack Obama de cara a las presidenciales del 6 de noviembre, sobre todo en los estados clave que pueden decantar la balanza a su favor para lograr un segundo mandato.

El presidente gozaba de una ventaja de 10 puntos frente a su rival en un sondeo de CBS/The New York Times en términos de política exterior antes de que estallara la crisis en Oriente Medio.

A ocho semanas de la votación y a tres del primer debate presidencial, Obama ha logrado hacer una efectiva campaña en los estados clave de Nevada, Colorado, Ohio, Florida, Wisconsin y Virginia, que se refleja en los resultados obtenidos en los sondeos.

La encuesta del sábado de Gallup concedió a Obama 49% de la intención de voto frente al 45% de Romney, mientras que RealClearPolitics dio una ventaja de tres puntos porcentuales al demócrata.

En otro sondeo de The Wall Street Journal/NBC/Marist College, Obama iba por delante en Florida, Ohio y Virginia.


Si se confirman los datos de las estadísticas el día de las presidenciales, Obama lograría con facilidad la reelección.

Pero, aunque el demócrata también lidera las encuestas sobre el manejo de la economía, los analistas consideran que datos catastróficos de empleo en octubre aumentarían la presión sobre Obama.

Los consejeros del mandatario creen que todavía debe pasar al menos una semana más para hacerse una idea clara del panorama electoral, aunque se sienten animados por los resultados de los sondeos.

Por su parte, los republicanos no están transmitiendo en público una imagen de pánico.
El director de comunicación de la Convención Nacional Republicana Sean Spicer predijo el viernes que la posición de Romney mejorará, ya que cada vez más votantes ven una "clara y crítica diferencia" entre los planes económicos de ambos candidatos.

Pero el republicano está luchando por reafirmar su posición desde la convención de su partido a finales de agosto.

Las críticas de Romney a la gestión de Obama en la crisis de Oriente Medio llevaron al presidente a calificar a su rival de candidato que "dispara primero y apunta después" y a reiterar que el republicano no está preparado para asumir un papel en la escena internacional.

Pero el impulso del presidente puede verse truncado si las protestas que proliferan en los países árabes cobraran nuevas vidas estadounidenses.

De momento, Obama no ha cometido errores de gestión tras la muerte el martes de cuatro funcionarios estadounidenses -incluido el embajador en Libia, Chris Stevens- durante el ataque a la misión diplomática en Bengasi en reacción a un film antiislámico, lo que hubiera minado sus promesas electorales de garantizar la seguridad nacional frente a las críticas de Romney.

El equipo de campaña de Obama preferiría pelear las presidenciales defendiendo en el campo más llevadero de seguridad nacional que en el de la aletargada economía, que es responsabilidad del mandatario.

"Pero si esto crece rápidamente (las manifestaciones antinorteamericanas en países árabes) y vemos gente atacando los intereses de Estados Unidos, entonces sí, la política exterior ganaría peso en la agenda de estas elecciones", afirmó Michele Dunne, director del Consejo Atlántico del Centro Rafik Hariri para Oriente Medio.

Sin embargo, Dunne considera que es poco probable que la economía deje de ser el tema dominante de los comicios aunque la violencia en el mundo árabe continúe.

Dejá tu comentario