Pakistán: 14 muertos en un posible ataque de Al-Qaeda

Mundo

Islamabad y París (AFP, Reuters, ANSA) - Catorce personas -once ciudadanos franceses y tres paquistaníes-murieron y otras 23 resultaron gravemente heridas en un atentado con coche bomba cometido ayer frente a un hotel en Karachi, Pakistán. El presidente francés Jacques Chirac reaccionó de inmediato y envió a su ministra de Defensa, Michelle Alliot Marie, para investigar ese atentado «asesino, cobarde y odioso». Enseguida se encendieron las alarmas y se volvió a mirar hacia la organización Al-Qaeda, que comanda el terrorista saudita Osama bin Laden.

Voceros policiales pakistaníes, sin embargo, apuntaron también hacia el enemigo histórico de ese país, la India. El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, condenó el hecho y estimó que su país está «sometido a una campaña de asesinatos sistemáticos» para «debilitar su defensa nacional debido a su posición valerosa contra el terrorismo internacional».

• Enviada

La flamante ministra Michelle Alliot Marie, la primera mujer en ocupar el cargo en la cartera de Defensa en la historia de Francia, viajó a Pakistán enviada por el reelecto presidente Chirac, para interiorizarse de las circunstancias en que murieron estos once franceses, diez de ellos empleados de la construcción naval que brindaban asistencia en la fabricación de un submarino y residían en el hotel Sheraton de esa ciudad portuaria.

Chirac expresó su «consternación» tras el atentado y condenó «sin reservas ese acto in-noble», al tiempo que pidió a las autoridades paquistaníes que velen por la seguridad de la comunidad francesa. Desde Washington, el Departamento de Estado condenó «el feroz ataque contra dos de nuestros más cercanos aliados contra el terrorismo; Francia y Pakistán».

La Dirección de Construcción Naval (DCN, empresa pública francesa), uno de cuyos equipos fue blanco del atentado, anunció la decisión de repatriar a todos los empleados suyos que trabajan temporalmente en Pakistán. El máximo responsable de DCN,
Jean Marie Poimboeuf, dijo que no había sido informado de ninguna amenaza.

• Investigación

Asimismo, la Fiscalía de París abrió una investigación sobre el atentado por haber víctimas de nacionalidad francesa. Respecto a los responsables del atentado, el inspector general de la policía de la provincia de Karachi, Mais Kamal Shah, anunció que sospecha de la India, enemistada desde hace cincuenta años con Pakistán por la región de Cachemira, aunque no descarta tampoco una probable implicación de la red Al-Qaeda.

También el jefe del estado mayor de las fuerzas armadas francesas,
Jean Pierre Kelche, admitió la posibilidad de que la red terrorista Al-Qaeda esté involucrada en el atentado.

El general Kelche advirtió que «Occidente y las naciones que participan en la coalición internacional contra el terrorismo que lidera Estados Unidos en Afganistán pueden ser blancos de atentados».

• Conmoción

Interrogado al respecto por la policía paquistaní, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld declaró: «No sé nada de eso. En este momento no sé», respondió. Por su parte, el nuevo primer ministro Jean-Pierre Raffarin manifestó su «conmoción» por lo ocurrido y transmitió sus «condolencias» a las familias de las víctimas.

Según testigos, la explosión, sumamente poderosa, fue provocada por un coche bomba -al parecer un taxi-que se estrelló contra un colectivo que recogía al personal de la DCN y se dirigía en ese momento del Sheraton al Pearl Continental.

La explosión lanzó restos humanos en un amplio perímetro en torno al Sheraton, donde la policía estableció un cerco. Del colectivo sólo quedó un amasijo de hierros.

Dejá tu comentario