Piden investigar a Lula por presunta implicación en escándalo de corrupción

Mundo

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue el centro de los reclamos de políticos opositores, que piden que se investiguen presuntas declaraciones en su contra realizadas por el empresario Marcos Valério, acusado de ser el operador financiero del escándalo que sacudió su primer mandato.

En declaraciones a la revista "Veja", Valério, condenado por la Corte Suprema por delitos que pueden sumar hasta cien años de prisión por su participación en el fraude, dijo a "familiares, amigos y asociados", a quienes el medio cita como fuentes, que Lula da Silva no sólo conocía el esquema, sino que era su "jefe y fiador".

Pese a que el abogado del empresario, Marcelo Leonardo, negó las presuntas declaraciones de su cliente, varios políticos opositores al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula manifestaron preocupación por la denuncia y evaluaron oportuno que se investigue.

Uno de los demandantes es el candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la alcaldía de Sao Paulo, José Serra.

En declaraciones que reproduce el diario "Folha de Sao Paulo", Serra, quien disputa la administración de la metrópolis con el candidato del PT, Fernando Haddad, sostuvo que sería "oportuno" que la denuncia de la revista sea investigada por el Ministerio Público Federal (Fiscalía) y por la Justicia.

"Ahora hay elementos nuevos que deben, sí, ser investigados. Todo lo que es indicado en la revista debe ser investigado", enfatizó Serra, quien está técnicamente empatado con Haddad en intenciones de voto, según las últimas encuestas.

Por su parte, el presidente del PSDB, Sérgio Guerra, dijo que lo reportado por la revista "es grave". "Se debe aclarar todo cuanto antes. Si no se aclara todo, el expresidente Lula tendrá que responder en un juicio por lo que hizo", expresó.

En la misma línea, el presidente del conservador partido Demócratas (DEM), José Agripino Maia, manifestó a través de un comunicado de prensa: "Lo que eran sospechas se exponen ahora como objeto real de investigación por las revelaciones atribuidas a Marcos Valério, principal agente operador del 'mensalao'. (...) Brasil espera explicaciones".

Agripino evalúa que en caso de comprobarse lo informado por Veja, quedará "en evidencia" que el esquema denominado "mensalao", por el que el PT pagaba sobornos mensuales a legisladores a cambio de apoyo al Ejecutivo en el Congreso, "estaba instalado" en la Presidencia de la República y en la residencia oficial del presidente, "símbolos del poder de la República".

En tanto, el líder del Partido Popular Socialista (PPS) en la Cámara de Diputados, Rubens Bueno, consideró "obvio" que Lula, en calidad de presidente, sabía y avalaba el esquema, que se alimentaba de dinero obtenido en forma ilícita.

"En un esquema creado en el corazón del gobierno es evidente que el presidente sabía y avalaba", dijo Bueno, citado por la versión electrónica de "Veja".

Según la acusación, dos empresas de Valério, en combinación con entidades financieras, daban soporte a la cadena de recaudación de dinero que servía para "comprar" votos de legisladores y financiar campañas electorales.

La "caja negra" del PT, según la Fiscalía, llegó a recaudar unos 64,5 millones de dólares, pero Valério, según "Veja", dijo que ese total rondaría los 175 millones de dólares.

Del lado del PT, las denuncias fueron desestimadas. Referentes del partido, como el diputado Jilmar Tatto y el presidente Rui Falcao, descalificaron a Valério y consideraron que sus dichos son propios de alguien "desesperado" porque sabe que va a prisión.

Dejá tu comentario