Tragedia en Ucrania: gobierno y prorrusos se culpan por caída de avión que dejó 298 muertos

Mundo

Un avión de Malaysia Airlines se estrelló con 298 personas a bordo en el este de Ucrania, en un hecho que disparó acusaciones entre separatistas prorrusos y las tropas del gobierno, que asegura que el avión fue derribado en lo que considera un "acto terrorista".

El accidente "no fue ni un accidente, ni una catástrofe", aseguró el portavoz del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

Mientras el gobierno central declaró no haber estado involucrado en el incidente y apuntó como responsables a los insurgentes, éstos aseguran no contar con los equipos necesarios para derribar objetos a 10.000 metros de altura.

"Tenemos solo sistemas antiaéreos portátiles capaces de golpear como máximo a una altura de 5 kilómetros", dijo el primer vicepremier de la autoproclamada república de Donetsk, Andrei Purghin.

"Unos testigos han visto el Boeing 777 atacado por un caza ucraniano. El avión comercial se rompió en dos y cayó sobre el territorio de la 'República de Lugansk'. Tras el ataque, el avión ucraniano ha sido derribado y también cayó", indicaron los milicianos en su página oficial.

Rebeldes ucranianos hallaron la caja negra del avión y se la darán a Rusia. Purghin dijo que "en Moscú hay expertos de alto nivel y ellos podrán determinar la causa" del siniestro, y volvió a insinuar que el aparato fue derribado por las Fuerzas Armadas ucranianas.

El avión de la aerolínea malasia recorría el tramo Ámsterdam-Kuala Lumpur cuando perdió contacto con los controladores aéreos a las 14:15 GMT de este jueves, estando a unos 50 kilómetros de la frontera con Rusia y a aproximadamente 10.600 metros de altura.

"Había 283 pasajeros a bordo y 15 miembros de la tripulación", declaró Huib Gorter, vicepresidente de la rama Europa de Malaysia Airlines, en conferencia de prensa en el aeropuerto de Amsterdam-Schiphol.

Indicó que 154 holandeses, 27 australianos, 23 malasios, 11 indonesios, seis británicos, cuatro alemanes, cuatro belgas, tres filipinos y un canadiense se encontraban a bordo, además de aquellos cuya nacionalidad todavía se desconocía.

El ministro de Asuntos Internos ucraniano, Anton Gerachenko, arremetió con las acusaciones y aseguró que la aeronave fue derribada con un misil disparado con sistemas de defensa antiaéreos desarrollados por militares soviéticos en la década del 80. Esos sistemas alcanzan objetivos a hasta 25.000 metros de altura.

Poroshenko respaldó esta acusación al afirmar que se trata del tercer caso registrado en días recientes, después de que dos aviones militares ucranianos fuesen derribados desde territorio ruso.

Eurocontrol, con sede en Bruselas, señaló que, si bien por el momento considera que se trató de un accidente, se recomienda a todos los pilotos evitar la región limítrofe entre Ucrania y Rusia.

Además, los controladores aéreos redirigieron vuelos que ya se encontraban en el aire, cita por su parte el Ministerio británico.

Unos 100 familiares de los pasajeros que viajaban en el avión se reunieron en el aeropuerto de Ámsterdam, desde donde había despegado el vuelo. La televisión local informó que cientos de parientes y amigos pedían desconsolados informaciones en los mostradores.

Las primeras informaciones e imágenes indican, no obstante, que no ha habido sobrevivientes entre pasajeros y miembros de la tripulación.

Una misión de especialistas de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) se encuentra camino al lugar donde se encuentran los restos de la aeronave y, ante las mutuas acusaciones en el marco del conflicto ucraniano, representantes de las principales potencias occidentales no demoraron en exigir que el caso se esclarezca a través de una investigación internacional.

"Sin querer prejuzgar los hechos de la caída del avión, instamos a todas las partes a poner fin a la pérdida sin sentido de vidas en el este de Ucrania, a abstenerse de cualquier acto que agudice (el conflicto) y a acordar un inmediato cese del fuego", dijo La representante de Política Exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton.

En un primer momento, los equipos de rescate no podían acceder al lugar de los restos por haber caído el avión en una región tomada por separatistas. Estos, sin embargo, ofrecieron horas más tarde un cese del fuego de tres días para permitir las labores.

Tanto Ucrania como Malasia ordenaron conformar equipos de investigación que indagen las causas del accidente. En el caso ucraniano, se invitará a especialistas internacionales a colaborar en la comisión.

• ¿Un misil contra Putin?

En tanto, según una fuente de la Aviación de Rusia citada por medios de ese país el misil ucraniano tenía por objetivo el avión del presidente ruso, Vladímir Putin.

La fuente, que pidió el anonimato, dijo a la agencia Interfax que existe la probabilidad de que el blanco de un misil ucraniano lanzado desde tierra o desde un caza ucraniano podría haber sido el avión presidencial ruso.

• Obama ofreció ayuda

El presidente de EE.UU., Barack Obama, conversó por teléfono con su homólogo de Ucrania, Petró Poroshenko, y con el primer ministro de Malasia, Najib Razak, sobre el siniestro de un avión de pasajeros en el este de Ucrania.

Obama hizo las llamadas telefónicas desde su avión presidencial de camino a Nueva York y ofreció a Razak su cooperación en la investigación internacional que ha anunciado el Gobierno de Malasia, según informó la Casa Blanca.

Poroshenko agradeció a Obama "la asistencia de los investigadores internacionales para asegurar una investigación completa y transparente del lugar del siniestro", poco después de que el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, anunciara que EE.UU. enviará un equipo a Ucrania para asistir en las pesquisas.

"Obama le aseguró (a Poroshenko) que expertos de EE.UU. ofrecerán toda la asistencia posible de inmediato", señaló la Casa Blanca en un comunicado.

"Los presidentes enfatizaron que todas las pruebas del lugar del siniestro deben permanecer en su sitio en el territorio de Ucrania hasta que los investigadores internacionales sean capaces de examinar todos los aspectos de la tragedia", agregó.

En su conversación telefónica con el primer ministro de Malasia, Obama "expresó sus condolencias al pueblo de Malasia por las terribles pérdidas en el avión MH17 de Malaysia Airlines en Ucrania, así como a todas las familias que perdieron a sus seres queridos en este suceso trágico".

Obama comunicó a Razak que "EE.UU. ha ofrecido asistencia inmediata para apoyar una investigación internacional inminente", aseguró la Casa Blanca.

"El presidente Obama subrayó la fortaleza de la amistad entre Estados Unidos y Malasia y destacó que EE.UU. está preparado para proporcionar cualquier asistencia o apoyo necesario", añadió.

• Preocupación del Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrará una sesión extraordinaria convocada de urgencia para este viernes por la caída de un avión de Malaysia Airlines en Ucrania.

El organismo se reunirá para tratar el tema por la mañana en Nueva York, según indicaron fuentes diplomáticas. Inicialmente se había barajado que el encuentro tuviera lugar por la tarde.

El gobierno de Reino Unido había solicitado la sesión al embajador de Ruanda, país que ocupa la presidencia rotativa mensual del consejo.

En la sesión, que aparentemente se celebrará a puertas abiertas, también participará el embajador ucraniano Yuri Sergueiev. De todas maneras es improbable que de allí se adopten decisiones.

Dejá tu comentario