Uruguay: el gobierno recortó casi 800 asignaciones sociales a niños

Mundo

La medida se tomó a partir de un relevamiento de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

El gobierno de Uruguay decidió no renovar 791 asignaciones sociales destinadas a niños y adolescentes que no estaban yendo a estudiar a ningún centro de estudio. La medida surgió a partir de los datos que envió la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) al Banco de Previsión Social (BPS), con el detalle de cada una de estas personas que dejarán de ser beneficiarias.

Antes de terminar su mandato, el expresidente fallecido Tabaré Vázquez (Frente Amplio, izquierda) decretó la suspensión del programa para todos aquellos que dejaran de concurrir a su escuela, liceo o UTU. En cumplimiento con aquella disposición, la actual gestión del conservador Luis Lacalle Pou pondrá fin a la ayuda estatal para estas personas a partir de noviembre.

El recorte previo de 7.430 asignaciones familiares

No es la primera vez que ocurre esto: en octubre de 2021, en función del decreto de Vázquez, el gobierno uruguayo determinó un recorte de 9.000 menores de edad en el programa. Después, a causa de la pandemia del coronavirus, se decidió no efectivizar la medida.

En agosto de este año, de todas formas, el Ejecutivo anunció que se darían de baja alrededor de 11.500 de estas asignaciones familiares por la misma razón. Días más tarde, el ministro de Desarrollo Social, Martín Lema, informó que 4.084 niños y adolescentes –un 35,2% del total– regularizaron su situación producto del anuncio y, por lo tanto, no se les quitó la prestación.

“La cantidad de revinculaciones reafirma que el camino que elegimos es el correcto y es una señal justa para los 380 mil menores destinatarios de asignaciones familiares”, expresó en ese entonces el funcionario nacional en sus redes sociales.

En efecto, solo se eliminaron 7.430 de estas ayudas, a las que se suman las 791 bajas de este martes.

Temas

Dejá tu comentario