Take away plus: una propuesta innovadora de San Isidro en cuarentena

Municipios

El municipio gobernado por Gustavo Posse pondrá en marcha un plan de acción que busca favorecer a los locales gastronómicos bajo estrictas medidas de bioseguridad.

A horas de que se anuncie una nueva extensión de la cuarentena, el municipio de San Isidro pondrá en marcha un sistema para que los vecinos disfruten de momentos al aire libre siguiendo protocolos y bajo estrictas medidas de bioseguridad.

En esta búsqueda de cuidar la salud mental y física de los vecinos, el municipio avanzó en la implementación del take away plus, un sistema por el que bares, cafés y restaurantes (uno de los sectores económicos más castigados por la cuarentena) puedan poner bancos al aire libre, convenientemente separados entre sí a dos metros de distancia, y ofrecer sus menús para que se pueda comer en el lugar.

Para dejar en claro cómo será el sistema implementado, desde el municipio aclaran que no se permitirán mesas y no habrá venta de alcohol.

De esta manera, San Isidro le cambia el marco a la cuarentena sin descuidar la economía de los comercios locales.

Hasta ahora, los locales de gastronomía estaban habilitados por el municipio para enviar los pedidos o prepararlos y que los clientes los buscarán por el lugar (pick up). Pero el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, consideró que sin romper las medidas nacionales y provinciales vigentes, esta nueva modalidad, “sigue la línea del autocine, es decir ofrecer a los vecinos una salida recreativa que está súper regulada y al mismo tiempo descomprime la ansiedad y angustia del encierro que vienen siguiendo hace más de 4 meses”.

Como indicó el intendente, en San Isidro cada actividad habilitada (comercios, industrias, peluquerías…) sigue un protocolo que elabora la Secretaría de Inspección, Registros Urbanos y Tránsito, que garantiza que las actividades económicas o productivas y también las recreativas se hagan con normas de bioseguridad para evitar contagios.

De igual manera, el Take Away Plus tiene un protocolo detallado y a medida, que entre otros requisitos determina:

-Funcionará de lunes a domingo en horarios de 7 a 20 durante la semana y de viernes a domingo, de 8 a 0.

-El consumo podrá ser en el lugar en espacios abiertos públicos y privados.

-El material que se use debe ser absolutamente descartable y se deberán desechar luego de usarse.

-No habrá elementos de uso común como aceiteras, saleras, servilleteros.

-Las “cartas” o menús tradicionales se deberán reemplazar por sistemas de código QR o letreros visibles, o cualquier modalidad que no implique manipulación.

-La distancia entre los “comensales” deberá ser de al menos dos metros.

-Los clientes no podrán ingresar al local

Aquellos locales que no acaten las medidas serán sancionados por el municipio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario