El Monotributo, el inminente alivio fiscal y la improvisación frente a importantes temas

Novedades Fiscales

La Ley 27.618, que reguló regímenes de transición -coyunturales y permanentes- en el Régimen Simplificado, se verá complementada en breve por una normativa cuyo texto presenta una serie de inconsistencias con sus disposiciones.

Como introito, podemos afirmar que los regímenes simplificados persiguen, por un lado, una disminución de la presión fiscal indirecta de los contribuyentes facilitando el cumplimiento de las obligaciones tributarias y por otro, mejorar la regularización de la economía informal tributaria, transformando el asistencialismo en planes de trabajo, según manifestáramos en nuestra conferencia del 2 de junio de este año en el CPCECABA en la Jornada por el Día del Graduado en Ciencias Económicas.

1| Normas que desconciertan

Coincidiendo con el distinguido tributarista Daniel G. Pérez (ver Suplemento Ámbito del 8/6/2021), el Régimen especial para pequeños contribuyentes (en adelante RS) se ideó y comenzó como un mecanismo de inclusión, y que, les permitiera a los trabajadores “informales” la oportunidad de acceder a beneficios sociales, pero la ley 27618 y sus reglamentaciones e imperfecciones crearon una crisis tributaria que nos conducen a enfatizar que dicha ley en lugar de simplificar, constituyeron un desconcierto para la situación de los monotributistas.

Tal fue la complejización, junto a las críticas de la doctrina, que el Poder Legislativo tuvo, pasados los dos meses después de sancionada la ley 27618, que darle sanción a una nueva ley denominada “Programa de fortalecimiento y alivio fiscal para pequeños contribuyentes” (al momento de este comentario, existe la media sanción por parte de la Cámara de Diputados). Si bien se trata de una norma de “alivio fiscal” mucho más simpática que la anterior ley, lamentablemente existen nuevamente incoherencias y falta de precisión en importantes temas.

En este contexto, pareciera ser que se ignoraron los principios tributarios de simplicidad, certeza, eficiencia, seguridad jurídica y los establecidos en la Constitución Nacional, donde destaco el artículo 28, que reza: “Los principios, garantías y derechos reconocidos en los anteriores artículos, no podrán ser alterados por las leyes que reglamenten su ejercicio.”

2| Algunas discordancias y reflexiones

En este breve comentario de lo sancionado, sólo mencionaremos algunas inconsistencias y dejaremos abierta la discusión sobre las demás disposiciones enrevesadas que contiene esta ley.

a) El art. 3° fija, a partir del 1 de julio de 2021, los parámetros de ingresos brutos anuales previstos en los párrafos primero y tercero del art. 8° del anexo de la ley 24977 (texto vigente). Y en el último párrafo establece que los parámetros dispuestos en dicho artículo deberán considerarse para la recategorización prevista en el citado Anexo, correspondiente al primer semestre calendario de 2021.

El problema es que no se prevé legalmente el modo de calcular el incremento de los parámetros y la incidencia en cada categoría para el año 2022 y siguientes. Esto debería definirse de inmediato.

b) En el art. 4° no se especifica qué ocurre si el monotributista pudiera quedar excluido por los otros requisitos impuestos por la ley 24977, distintos a los ingresos brutos devengados, por lo que interpretamos que aquéllos no deben considerarse.

Asimismo, al no mencionarse el método para determinar cómo se establecerá el valor en exceso de la máxima categoría, ¿podría interpretarse que deben considerarse los últimos 12 meses, como lo prevé la ley 24977?

Advertimos que no se contempla si por los hechos imponibles devengados en el IVA -para los sujetos que hayan sido excluidos del Monotributo por la AFIP- pudiera admitirse que se mantengan en el RS con efectos inmediatos o futuros.

Por otra parte, en caso de existir importes determinados e ingresados en concepto de IVA e Impuesto a las Ganancias por no incluirse en el RS, entendemos que dichos montos deberían ser aceptados compensables con las cuotas del Monotributo.

c) En el art. 11, se dispone que únicamente podrán acceder al Programa de Alivio Fiscal previsto en el título IV, quienes cumplan concurrentemente las condiciones allí previstas. Asimismo, los sujetos adheridos al RS deberán abonar en concepto de cuota especial por única vez (aclaración propuesta por el CPCECABA) y cuya categoría aplicable a su actividad al producirse la situación prevista en el título IV, sea alguna de las indicadas en los puntos:

1. Categorías E, F y G: el equivalente a una vez el valor mensual de la categoría respectiva -impuesto integrado y cotizaciones previsionales-. 2. Para el caso de las categorías H, I, J y K: el equivalente a dos veces el valor mensual de la categoría respectiva -impuesto integrado y cotizaciones previsionales-.

Dicha cuota especial será cancelada en los términos y condiciones establecidas por la AFIP, considerando los valores vigentes a julio de 2021.

Cabe señalar que si bien la norma no aclara si el pago por única vez deben hacerlo los sujetos incumplidores y también los cumplidores, una correcta hermenéutica del art. 4° nos conduciría a considerar que el pago sólo deberían realizarlo los sujetos incumplidores.

Asimismo, y dado que el programa de alivio fiscal no hace discriminación alguna, entendemos que deberían acceder a dicho programa todos aquellos que se encuentren por debajo de la categoría K y permitir el reingreso a quienes no superen en una vez y media los ingresos brutos de dicha categoría.

d) Como sostuvo la CSJN en autos Estado Nacional c/Sevel Argentina SA (FIAT), 10/10/96, tratándose de leyes sucesivas, que legislan sobre la misma materia, la ley posterior general

deroga tácitamente la ley general anterior, principio que reconocería excepción cuando las leyes anteriores hubieran sido dic-

tadas para regir una situación especial.

En función de lo expuesto, debería reformularse la redacción del artículo 13, en el sentido que las disposiciones de la presente ley deben prevalecer sobre

lo establecido en la Ley 27.618 que disponga algo incompatible con lo establecido en la norma sub examine.

3| Palabras finales

Concluyendo y remarcando que tan sólo expresamos someras críticas sobre esta nueva ley, hacemos nuestras algunas expresiones de un enfoque de 2011 del Institute For Fiscal Studies, donde se resumieron las características acerca de cómo deben verse los impuestos. Al respecto, se hizo hincapié que los mismos deben verse como sistema, con visión de futuro y no aisladamente, de forma tal de buscar soluciones coordinadas, equitativas, estables y eficientes; tratando de lograr la neutralidad impositiva. Y, por supuesto, priorizar la necesidad de financiar el gasto público, cumpliendo los objetivos redistributivos.

Esperemos que los legisladores cumplan con estas expectativas. Nuestro país las necesita.

(*) Ex Vocal del Tribunal Fiscal de la Nación

Dejá tu comentario