DEGs del FMI: en qué consistió el rulo financiero con el Banco Central y cuál es su impacto fiscal

Opiniones

El Ministerio de Economía emitió una aclaración respecto a la utilización de los DEG'S recibidos. Con el nuevo mecanismo realizado con el BCRA, se mantiene relativamente igual el nivel del pasivo, pero cambia su estructura, ya que se cancela deuda en pesos y se toma nueva deuda en US$ con el BCRA.

Argentina recibió US$4.334 millones provenientes de la asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI . Lo que se recibe no son dólares per se, sino DEGs, que es la moneda que usa el organismo (canasta de monedas).

Efectos fiscales de este ingreso

Dado que el BCRA recibe los DEGs del FMI por cuenta y orden del gobierno nacional, el tratamiento de los envíos puede ser el siguiente: el BCRA deposita el equivalente en pesos ($422.174.000.000) en la cuenta que el gobierno nacional tiene en el BCRA. Este último, concretamente el Tesoro Nacional, registra ese monto de dinero como un ingreso corriente. Constituye un ingreso extraordinario, porque no es algo que ocurra habitualmente. De hecho, la última asignación general de DEGs había ocurrido en agosto de 2009. En aquel año, el gobierno nacional recibió US$2.600 millones aproximadamente, que fueron contabilizados en la cuenta ahorro-inversión “sobre la línea” como un ingreso en concepto de Transferencias corrientes, por unos $9.400 millones de ese año.

Lo enviado este año se trataría de un ingreso equivalente a 1% del PIB, que tiene el potencial de mejorar los resultados de las cuentas públicas.

Si, por ejemplo, el gobierno decidiera usar todos esos “nuevos” recursos en pesos para devengar nuevo gasto (por ejemplo nueva obra pública), el resultado fiscal primario del sector público no se vería efectivamente alterado al finalizar el año, dado que ese ingreso extra crearía nuevo gasto.

Pero si el gobierno utiliza los pesos recibidos para pagar deuda en lo que resta del año (los vencimientos con el propio FMI llegan a unos US$4.000 millones aproximadamente), al momento de efectivizarlo va a hacer uso de los pesos que le transfirió el BCRA para que este último le otorgue los DEGs para concretar el pago. Esta amortización de capital no afectaría negativamente el resultado fiscal, puesto que se registra “debajo de la línea”. En este caso se contabiliza una mejora del resultado primario de 1% del PIB.

En síntesis, si el gobierno tenía previsto cumplir este año con la pauta presupuestaria de un déficit primario de 4,2% del PIB, la contabilización de los DEGs por el equivalente a 1% del PIB, le permitiría bajarlo a 3,2% del PIB, siempre y cuando se usen los pesos que le da el BCRA para cumplir con el pago de vencimientos de deuda (vía compra de los DEGs al BCRA).

Lo que se resolvió con el decreto 622

En el decreto 622 el gobierno mantiene la esencia del registro de los pesos que surgen de darles los DEGs al BCRA como un ingreso corriente, es decir sobre la línea. Pero determina que va a usar esos pesos para cancelar Adelantos transitorios del BCRA, es decir cancelar un pasivo que tiene con el BCRA. ¿Cómo va a pagarle entonces los vencimientos al FMI de acá a fin de año? Determinó emitir una letra intransferible que se la coloca al BCRA a cambio de los DEGs que necesita para pagarle al FMI. En la explicación previa, el uso de los DEGs permitía disminuir el pasivo del gobierno, concretamente con el FMI, usando los propios DEGs que le envió en agosto. Con el nuevo mecanismo, el gobierno también disminuye su pasivo: baja pasivo con BCRA cancelando Adelantos transitorios, crea pasivo con BCRA por la nueva letra que le coloca y cancela pasivo con el FMI. Se mantiene relativamente igual el nivel del pasivo, pero cambia su estructura, ya que se cancela deuda en pesos y se toma nueva deuda en US$ con el BCRA.

Efecto final neutro sobre las Reservas del BCRA

El otro efecto destacado es que el monto de DEGs implicó un aumento de reservas. Este aumento inicial irá disminuyendo en la medida que se hagan los pagos de vencimientos, básicamente este mes y en diciembre. Es decir que las reservas aumentaron inicialmente en unos US$4.334 millones, pero caerán con los pagos.

Reflexiones finales

El gobierno acaba de presentar el proyecto de ley de presupuesto para 2022, con un déficit primario 2021 del 4% del PIB para el sector público nacional no financiero. Este ingreso corriente extraordinario le permitiría disminuir este desequilibrio en un 1% del PIB, aproximadamente. Desde el punto de vista del financiamiento, el gobierno logra aumentar la capacidad potencial de financiamiento del BCRA, a partir de la cancelación de adelantos transitorios. Si hace uso de los adelantos transitorios que está cancelando, en ese caso se volverá a registrar un aumento del pasivo en moneda nacional.

Temas

Dejá tu comentario