18 de junio 2024 - 19:12

Comenzó el ciclo de baja de tasas, ¿qué puede pasar con el dólar y en la economía?

Lo que puede afectarnos hoy de manera más directa es cómo reacciona el dólar a las decisiones de la FED. Nunca viene mal un contexto internacional más favorable.

La estrategia de la administración actual es recuperar el acceso a los mercados internacionales de deuda para refinanciar parcial o totalmente los vencimientos.

La estrategia de la administración actual es recuperar el acceso a los mercados internacionales de deuda para refinanciar parcial o totalmente los vencimientos.

Noticias Argentinas

Si bien es cierto que varios Bancos Centrales de Países Emergentes ya han comenzado sus ciclos de baja de tasas -siendo América Latina una de las regiones adelantadas- en el último mes algunos Bancos Centrales de Países Desarrollados se han sumado.

El Banco Nacional de Suiza, el Banco Central Europeo y el Banco de Canadá han realizado la primera baja de sus tasas de referencia. Incluso, esta semana se reúnen el Banco de la Reserva de Australia (18-06) y el Banco de Inglaterra (20-06) por lo que podría haber novedades, aunque el mercado le asigna, en ambos casos, mayor probabilidad al escenario de que no habrá movimientos en las tasas. El Banco de Japón también se sumó al ciclo de normalización de tasas, pero, paradójicamente, en su caso ello implica subir la tasa en lugar de bajarla. Y, como siempre, la atención se concentra en la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos dónde hubo reunión y varias novedades el pasado miércoles 12 de junio.

En primer lugar, la decisión de política monetaria; la FED decidió mantener la tasa inalterada dentro del rango de 5.25%-5.50% (YTM). En segundo lugar, los miembros del FOMC actualizaron sus proyecciones económicas trimestrales, manteniendo la tasa de crecimiento interanual y de desempleo inalteradas para el 2024 en 2.1% y 4.0% respectivamente.

Sin embargo, la novedad vino por el lado de la inflación, ajustando al alza sus expectativas para el corriente año tanto para la versión general como la núcleo que obligó a repensar la cantidad de bajas de tasas. Mientras que en marzo la mediana del FOMC proyectaba 3 bajas de tasas para el 2024, ahora esperan que haya sólo una.

A su vez, aumentaron de 3 a 4 (de 75 a 100 bps de baja de tasa) la cantidad de bajas para 2025. El escenario base sigue siendo que el próximo movimiento de la FED, cuando sea que ocurra, sería una baja de tasas. Y acá es donde entran en juego los datos económicos y la expectativa del mercado.

mercados-wall-street-acciones-bolsas-inversiones-finanzas-fed-reserva-federal

La FED está en modo data dependant. Esto es relevante porque el mismo miércoles que la FED actualizaba sus proyecciones, se conoció el dato de inflación CPI del mes de mayo en Estados Unidos. Tanto la versión general como núcleo se ubicaron por debajo de la mediana de las proyecciones de los economistas. El mercado tomó nota de ello y, pese al sesgo más contractivo de la FED (proyectando mayor inflación y menos recortes de tasas para el 2024), volvió a adelantarse al ciclo descontando que en 2024 tendremos 2 bajas de tasas, siendo el mes de septiembre el más probable para que llegue la primera baja.

Dado los niveles de tasas actuales, la expectativa sobre el ciclo de política monetaria y lo que el mercado descuenta en precios es que se ve valor en la Renta Fija tanto de corta como larga duration. Se ve aún más valor para carteras multiactivos con exposición a acciones del mercado de Estados Unidos porque la Renta Fija podría funcionar como una cobertura. En un contexto de desaceleración o contracción económica, las acciones podrían verse afectadas negativamente, mientras que ello podría significar un ciclo de baja de tasas más agresivo y, por lo tanto, la Renta Fija compensar parte de la pérdida que las acciones podrían generar. Se ve valor en la Renta Fija por los fundamentos propios del activo, pero también por el valor relativo respecto a otras clases de activos.

¿Qué puede pasar en Argentina con las tasas?

Por ahora nos afecta de manera tangencial. El Riesgo País arriba de 1.300 puntos básicos significa que los activos argentinos tienen un elevado componente de riesgo idiosincrático en sus valuaciones. Esto quiere decir, que todavía hay mucho trabajo por hacer puertas adentro antes de pensar como el contexto internacional pude favorecernos o no.

Sin embargo, la estrategia de la administración actual es recuperar el acceso a los mercados internacionales de deuda para refinanciar parcial o totalmente los vencimientos -para ello es necesario que el Riesgo País continúe su sendero descendente-. Pero, que Argentina pueda acceder a los mercados en un contexto de baja de tasas de interés contribuye a pensar en un sendero de deuda más sustentable. Nunca viene mal un contexto internacional más favorable.

Lo que sí puede afectarnos de manera más directa hoy es cómo reacciona el dólar norteamericano a las decisiones de la FED. Desde 2021, el dólar viene apreciándose sostenidamente contra el amplio espectro de monedas. Lo que comenzamos a preguntarnos entonces es cuando -si es que ocurre- se revertirá ese ciclo de apreciación porque, potencialmente, será una gran noticia para los Países Emergentes. Especialmente para aquellos que exportan commodities como Argentina. Una actividad económica más débil y tasas más bajas en Estados Unidos podrían contribuir a que se materialice ese escenario.

En ese caso, quizás el mediano plazo pueda ser doblemente favorable -tasas más bajas y dólar más débil- para los Países Emergentes en general y para Argentina en particular.

CFA y Fund Manager de Schroders Argentina.

Dejá tu comentario

Te puede interesar