La información es indispensable para proteger el interés económico general

Opiniones

El Estado concentra sus esfuerzo en revisar la situación de competencia para detectar situaciones que alteren el funcionamiento de las cadenas de valor.

El Estado necesita contar con información certera y pertinente para conocer en profundidad los mercados, para realizar un análisis integral de las cadenas de valor y, finalmente, para tomar decisiones que permitan mejorar la competitividad, proteger el interés económico general, en particular, de los eslabones más débiles de la cadena hasta llegar a las y los consumidores para evitar que los grandes formadores de precios cometan abusos.

Esta es la premisa que prima en la gestión actual de la Secretaría de Comercio Interior y en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), desde donde monitoreamos los diversos mercados y sectores productivos para entender su comportamiento, hacer un seguimiento a las problemáticas que presentan, dialogar con sus principales actores y regular desde el Estado cuando corresponda.

En el proceso de monitoreo de la evolución de los costos de diversos bienes de consumo masivo producidos en el país, detectamos que en 2021 se registró una aceleración en los precios de los insumos básicos. En diversas reuniones con las grandes empresas productoras de estos bienes, las autoridades señalaron que la suba en los valores finales de venta tiene origen en el incremento sufrido por insumos básicos como aluminio, cartón, vidrio y tetrabrik, es decir, aquellos que utilizan para envasarlos. Estas alteraciones en los costos no se corresponderían con ninguna variación en el índice de precios.

ALUMINIO
EEUU tiene previsto tomar una decisión final en abril de 2021.

EEUU tiene previsto tomar una decisión final en abril de 2021.

La participación del valor de los envases y embalajes en la estructura de costos dista mucho entre un producto y otro. Sin embargo, hay algunos casos donde el porcentaje es relevante, como por ejemplo en la lavandina que es del 50 % o en las latas de tomate y salsa que es del 30%.

Los bienes de consumo masivos se compran diariamente en los hogares de las familias argentinas y forman parte de la canasta básica. Cuidar la mesa y el bolsillo de las y los consumidores es nuestra prioridad como Estado presente. Por eso, la Secretaría de Comercio Interior, a través de la Subsecretaría de Políticas para el Mercado Interno, instruyó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) la apertura de una investigación de mercado para detectar posibles conductas anticompetitivas en sectores proveedores de bienes utilizados para el envasado, embalaje y distribución de alimentos, bebidas, elementos de perfumería, higiene personal y limpieza del hogar. Este trabajo dará luz sobre la estructura competitiva y la concentración de estos mercados, analizará cómo esta afecta a la competitividad y los precios de estos bienes y determinará su impacto sobre la cadena productiva. La información con la que contaremos gracias a este proceso, nos permitirá encontrar herramientas para mejorar la competitividad, reordenar y regular el mercado.

Enfocamos nuestros esfuerzos en revisar la situación de competencia de los actores involucrados para detectar situaciones que alteren el funcionamiento de las cadenas de valor y, en caso de detectar indicios de prácticas anticompetitivas, abrir las conductas correspondientes en el marco de la CNDC.

En definitiva, vamos a seguir profundizando nuestros trabajos y recabando la información necesaria para evitar abusos. De esta forma, apostando a poner en valor la cadena productiva nacional, podremos mejorar en beneficio de los argentinos y las argentinas, y tener un punto de partida para el país que viene.

Secretaria de Comercio Interior de la Nación.

Dejá tu comentario