Economía

PIMCO se habría quedado en pesos: bonos ajustables por CER y Badlar

El Tesoro pagó el cupón de renta del BoPoMo por $24.900 millones, y otros $2.800 millones por un Bono de la Nación 2020 en moneda local (AD20). Del primero, PIMCO tendría 40%.

El fondo de inversiones PIMCO habría optado por mantener en pesos la renta que cobró ayer por el cupón de los BoPoMo (TJ20), bono que ajusta por la tasa de política monetaria del Banco Central (BCRA), que se determina con el rendimiento de las Leliq.

Según varias fuentes del mercado, la decisión del fondo californiano fue la de quedarse en pesos, privilegiando la compra de títulos públicos en moneda nacional ajustables por tasa Badlar o por el CER, en desmedro de la compra de divisas.

Ayer el Tesoro pagó el cupón de renta del BoPoMo por $24.900 millones, y otros $2.800 millones por un Bono de la Nación 2020 en moneda local (AD20). Del primero, PIMCO tendría 40%. La apuesta del fondo parecería ser la de continuar con las inversiones en Argentina y en moneda local, con la posibilidad de recortar la pérdida que le hubiera representado convertir los pesos a dólares y enviarlos a Estados Unidos.

En realidad, el quebranto por la suba del dólar luego de las PASO fue acotada, ya que el fondo tendría cubierto el riesgo a través de operaciones de compras de dólar futuro. Pero no del todo, ya que los futuros son negociados bajo la modalidad NDF (Non Deliverable Forwards), que no implica la entrega y cobro de las divisas en el plazo establecido, sino la compensación en pesos de las diferencias de precio, para lo cual se toma el tipo de cambio de la circular A3500 del BCRA. Es decir, el dólar mayorista oficial.

PIMCO tendría entonces cubierta la diferencia entre el dólar de $45,25 del 9 de agosto y el de $56,92 del cierre de ayer. Pero le quedó sin hedge por la diferencia entre ese último precio y el contado con liquidación (CCL), que ayer cerró con una baja del 2%, en $67,50. Una brecha del 18,6%.

Esa distancia la semana pasada superaba 23 puntos porcentuales, razón por la que hubo ayer insistentes versiones desde la apertura de los negocios, sobre una supuesta intervención oficial a través de la venta de títulos públicos, que favoreciera el tipo de cambio para el dólar puesto afuera del país. La versión cobraba cuerpo a raíz de la tendencia declinante de los bonos en dólares, la correspondiente baja en el precio del dólar Bolsa y del (CCL), que es la vía que el fondo californiano debería utilizar para sacar las divisas del país en caso haber decidido dar vuelta la página con las inversiones financieras en Argentina.

La baja de los soberanos por momentos superó 3% en la jornada, y la caída de casi 2 puntos en el precio del CCL alentó las suspicacias.

También llamó la atención de algunos traders el fuerte aumento de volumen de negocios en el mercado secundario de las Letes. Otro de los rumores es que los pesos del TJ20 habrían sido destinados a las letras en dólares reperfiladas. La reprogramación unilateral de estos papeles hace que se cobre 15% al vencimiento original, 25% a los 3 meses y el 60% restante a los 180 días. Algunos ejercicios sugerían la posibilidad de comprar dólares en tramos con precios relativamente atractivos, si se acepta el cumplimiento del pago según ese esquema: un dólar promedio de $40. O de $85 si solo se honrara el 40% de la Lete.

Esta estrategia fue descartada por otros operadores normalmente bien informados, que bajo la condición de no revelar sus identidades, aseguraban que la elección de PIMCO fue la de comprar bonos en pesos. Las especies elegidas serían el soberano que sigue a la tasa Badlar, como el AD20 que también pagó ayer el cupón de renta trimestral, o los Boncer, que siguen al coeficiente de estabilización de referencia CER, es decir, la tasa de inflación. Estos títulos ayer terminaron con subas de entre 3% y 4% en el día.

El rendimiento que dejan estos títulos está en el rango del 5% a 6% mensual, lo que permitiría al fondo recuperar en un par de meses la diferencia entre el dólar oficial y el CCL. Si es que este último mantuviera su cotización hacia mediados de noviembre. Si se ampliara la brecha, posiblemente PIMCO debería continuar con la inversión en moneda local un tiempo más.

Un experimentado estratega le restó importancia al factor tiempo y justificó la decisión: “La inversión en este título la fueron manejando día a día. Calculo que en la cartera del fondo debe representar el 0,1%. Prácticamente inexistente. Perdido por perdido, sin dudas la opción de PIMCO es seguir jugando el partido en pesos”. Aunque aclaró que habrá que monitorear la actitud de Morgan Stanley Capital Investment (MSCI) respecto del status de la Argentina, a partir de los controles de cambio introducidos este mes. Si decide recategorizar al país y bajarlo del grupo de los mercados emergentes, podría cambiar para peor la situación, ya que los fondos tienen en cuenta esos índices de mercado de valores y deuda para decidir el destino de sus inversiones.

alejandrocolle@gmail.com

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario