Carrió arma bloque rural

Política

«Hay que volver a la estrategia parlamentaria.» El primer mandamiento de Elisa Carrió para el campo comenzó a ejecutarse ayer en la Cámara de Diputados. Los diputados de la Coalición Cívica, Francisco Ferro y Susana García, recibieron a técnicos de la Federación Agraria para encauzar puertas adentro del Congreso la protesta rural que el jueves terminó con un paro de seis días.

Carrió intenta ahora construir un megabloque rural y volver a sumar al menos 120 diputados en la sesión especial convocada para el miércoles de la semana que viene junto a la UCR de Oscar Aguad y el PRO de Federico Pinedo. Será un intento, previo al tratamiento del Presupuesto, de reflotar el fervor y el debate sobre las retenciones agropecuarias.

«En julio hubo 122 votos en contra del kirchnerismo, incluidos unos 20 diputados del Frente para la Victoria. Con 8 legisladores más tendríamos quórum propio para votar un proyecto de ley», se ilusionaban ayer los estrategas de la Coalición Cívica, comandados por Adrián Pérez.

  • Temas urgentes

    «La semana que viene vamos a volver al Congreso y visitaremos a los diputados de todas las bancadas, incluido el oficialismo. Sin embargo, hay temas como la lechería y la ganadería que exigen una solución urgente del Poder Ejecutivo», advirtió a este diario Néstor Roulet, vicepresidente de CRA. «Vamos a insistir con la estrategia parlamentaria. Es lo que venimos haciendo desde que se cayó la Resolución 125. Estuvimos con los radicales, el macrismo, la Coalición de Carrió y hasta con Felipe Solá», dijo Ricardo Buryaile, otro de los dirigentes de la Mesa de Enlace que se reunirá el próximo martes.

    La oposición cuenta con un piso fijo de 90 diputados, y con la ayuda de otras bancadas como Solidaridad e Igualdad de Eduardo Macaluse, monobloques como el de Claudio Lozano, la UCR cobista y el kirchnerismo díscolo, el quórum de 130 legisladores no resulta imposible de alcanzar. En julio, más de 20 diputados del Frente para la Victoria, encabezados por el entrerriano Gustavo Zavallo, la cordobesa Beatriz Halak, la pampeana Adriana García, el mendocino Enrique Thomas y el bonaerense Felipe Solá se sumaron al rechazo de la Resolución 125 sobre retenciones móviles. Si ese escenario se repite el martes próximo, los bloques opositores quedarán al borde de poder votar, aun sin el oficialismo en el recinto, un nuevo proyecto de retenciones.

    Existen iniciativas de todos los colores políticos. El PRO, la UCR, el peronismo díscolo y la Coalición Cívica presentaron ya proyectos propios. El principal problema es la paralización de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca, que preside el kirchnerista Alberto Cantero. Desactivada desde el voto «no positivo» de Julio Cobos a las retenciones, esa estratégica comisión apenas tiene autorización de la Casa Rosada para aprobar la transferencia de fondos para la Emergencia agropecuaria, único tema del que podría encargarse el Congreso en relación con el campo.

  • Estratega

    Mientras tanto, Carrió volvió a autoadjudicarse la autoría de la estrategia política de la dirigencia agropecuaria. En la Mesa de Enlace no cae del todo bien que la ex diputada se muestre como la jefa de la protesta rural pero saben que en este momento necesitan sumar aliados antes que disputarse cartelera política en la pelea con el gobierno.

    El lunes pasado, Carrió presentó un proyecto de ley propio que contempla una reducción de las retenciones a la soja de 35% a 25%, en tanto las de maíz y trigo se reducirían a 11%, el girasol abonaría 20% y el sorgo, 18%.

    Por otra parte, el proyecto pide se eliminen totalmente las retenciones a las frutas, el té y la yerba mate. Respecto de las carnes y los lácteos, la iniciativa establece que las retenciones sean de 10% durante un año, que luego se reduzcan a 5%, y se eliminen totalmente en tres años.
  • Dejá tu comentario