La inestabilidad y la temperatura no es lo único en alza

Política

Sin duda, las primeras semanas de enero se ubicaron entre las “más calientes” para el país, y no sólo por las muy altas temperaturas que, además, causaron daños irreversibles en muchas producciones (menores ingresos para el país), y cortes masivos de energía, otra vez con muy alto costo político, sino que el cierre anual de la inflación 2021 con 50,9%, y la inestabilidad alcista del dólar, que en su versión “blue” terminó el viernes en $219, provocaron la misma conmoción que las tormentas, inundaciones puntuales (como la de Ezeiza), y periódicas mangas de piedras que vienen castigando a buena parte del país.

Por supuesto que para hombres de negocios, funcionarios, y legisladores, las negociaciones con el FMI fueron el eje de casi todas las conversaciones. Primero las idas y vueltas del Martín Guzmán con varias reuniones internas que, finalmente, alcanzaron al Congreso, ya que se suspendió a último momento.

Y, mientras algunos lo atribuyeron a una negación del propio Poder Ejecutivo (calcularon que el encuentro sería menos “tranquilo” que el de los gobernadores), otros le asignaron la marcha atrás a la oposición en el Congreso que insiste con tener la “Carta de Intención” con el organismo internacional para analizar los compromisos que estaría acordando el país para su deuda externa por los próximos años.

Los más extremos, a su vez, creen que una parte del Gobierno busca “coparticipar” la decisión sobre el compromiso internacional (que seguramente tendrá costo político por los recortes y ordenamiento que impondría un acuerdo con el organismo internacional), y que eso es justamente lo que la oposición viene tratando de evitar. Para los que viajan o miran al exterior con ansiedad, hubo comentarios en los quinchos sobre noticias que llegan desde Nueva York.

Por ejemplo, se confirmó que a quienes visitan esa ciudad ya les están pidiendo vacunación completa más el refuerzo para ingresar a distintos lugares. La obligación comenzó a regir el 17 de enero, por ejemplo, para ingresar al Metropolitan Opera. Hubo programación en enero con Tosca, Rigoletto y Le Nozze di Figaro, pero para disfrutarlo los argentinos tuvieron que mostrar las tres vacunas aplicadas. Otro relato de los regresados de EE.UU. que sorprendió el fin de semana fueron los carteles en las vidrieras de cafés y negocios que proclaman “We’re hiring” o “Help wanted”. Así piden empleados ante una realidad preocupante: con las ayudas de cheques por la pandemia muchos estadounidenses vieron sus necesidades mínimas satisfechas y no quieren volver a trabajar. Parece casi una exportación argentina.

Dejá tu comentario