Cobos quiere la paz con Cristina: ¿podrá arreglar?

Política

Tras pasar diez días recluido en un paraje escondido de Uspallata, donde fue a recuperar oxígeno luego del voto con el que dejó sin efecto las retenciones móviles, Julio Cobos regresa hoy al Senado. Después de tanta quietud, mantendrá una cumbre de radicales K con la idea de buscar una tregua con el kirchnerismo. Para el oficialismo, el vicepresidente sacudió con su decisión los cimientos del gobierno de Cristina de Kirchner, pero en el cobismo juran, en cambio, que resolvió los problemas de desabastecimiento agrícola, cacerolazos y cortesde ruta que inquietaban a la Casa Rosada. En la ficción de la Concertación Plural se escribirá hoy otro capítulo cuando el mendocino y sus aliados consulten a la Presidente sobre el futuro de ese espacio político, que ya sufrió nada menos que cinco bajas en el Ministerio de Planificación de Julio De Vido. Por las dudas, y con las puertas de la UCR cerradas, Cobos ya arma su Concertación paralela con peronistas disidentes como Felipe Solá, Carlos Reutemann, Juan Schiaretti y Jorge Busti.

Julio Cobos retornará hoy a su despacho en el Senado con un nueva esquema de la Concertación Plural. El experimento electoral que lo llevó a integrar la fórmula presidencial del oficialismo junto a Cristina de Kirchner se encuentra en pleno proceso de mutación luego del voto desempate del vicepresidente en contra de las retenciones móviles y el pedido de renuncia a cinco radicales kirchneristas en el Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido.

Por eso esta tarde Cobos analizará el rearmado de la agonizante Concertación Plural junto a su tropa de radicales de la Concertación, el subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cancillería, Horacio Quiroga, el intendente de Junín, Mario Meoni, y el jefe de los diputados de la UCR kirchnerista, Daniel Katz.

La prioridad del vicepresidente es intentar recomponer la relación política con Cristina de Kirchner para preservar la institucionalidad. Cobos llamará por teléfono -ver nota aparte- a la Presidente para agendar un cónclave y obtener allí algún tipo de definición sobre el futuro de la Concertación tras el despido del radical K Alejandro Rodríguez, subsecretario de Combustibles, y cuatro de sus directores de área del Ministerio de Planificación.

El escepticismo de Quiroga, Meoni y Katz contrasta con el entusiasmo de Cobos, quien hoy volverá al Senado luego de una semana de reclusión voluntaria en una cabaña cerca de Uspallata. Pero en caso de que los Kirchner no le concedan a Cobos una audiencia o dejen a los radicales aliados al gobierno en sus puestos pero en estado vegetativo, el radicalismo K impulsará un relanzamiento de la Concertación con otros sectores del peronismo, como el que encabezan el senador santafesino Carlos Reutemann, el entrerriano Jorge Busti o el gobernador cordobés Juan Schiaretti.

El nuevo esquema fue estudiado el sábado por la noche, en una reunión de radicales K de Mendoza, junto al diputado Enrique Thomas, del Frente para la Victoria, otro de los peronistas que votó contra el proyecto kirchnerista sobre las retenciones móviles.

Todos los barones del peronismo alternativo votaron, al igual que Cobos, en contra del proyecto sobre derechos de exportación que Cristina de Kirchner envió al Congreso. Muchos, como Reutemann y Romero, presentaron sus propias iniciativas en el Senado, pero la confluencia política más sólida se dio en la Cámara de Diputados.

Allí el vicepresidente instruyó a su diputada Laura Montero, ex ministra de Economía cobista en la gobernación mendocina, para que acuerde con los legisladores Felipe Solá, Gustavo Zavallo y Beatriz Halak, estos dos últimos alineados con Busti y Schiaretti respectivamente, la presentación de un proyecto de ley sobre retenciones móviles consensuado con las entidades rurales.

  • Relanzamiento

    Por eso, en caso de ser excluido del kirchnerismo, Cobos relanzará su Concertación Plural pero con sectores del PJ disidente cercanos al ex presidente Eduardo Duhalde. Fuera de ese esquema, por ahora, quedaría el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri. Ayer Busti, a través de un comunicado, criticó el personalismo del PRO y excluyó al alcalde de la Capital Federal de cualquier armado político a nivel nacional.

    «Si algunos compañeros consideran que la alternativa en el estilo de conducción es la figura de Macri, me empezaré a convencer que verdaderamente el peronismo está en el horno y en un punto de no retorno», disparó Busti.

    El presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos manifestó además su coincidencia política no sólo con el senador Reutemann, el gobernador Schiaretti, su antecesor José Manuel de la Sota, sino también con Duhalde, con quien compartió la semana pasada una exposición en el Movimiento Productivo Argentino. En respuesta a la invitación del bonaerense, Busti confirmó que se encuentra organizando la recepción de Duhalde para el próximo 15 de agosto en la ciudad entrerriana de Paraná.

    Más allá del optimismo de Cobos, su relación con Cristina de Kirchner podría empeorar si el radicalismo K no apoya el proyecto de reestatización de Aerolíneas Argentinas enviado por el gobierno nacional al Congreso. El peronismo díscolo cercano al vicepresidente ya adelantó a través de sus operadores que no votarán la iniciativa a libro cerrado. Si el PJ se termina de fracturar y la Casa Rosada no emite un indulto para Cobos, la Concertación Plural lanzada por Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2006 en Plaza de Mayo reencarnaría pero como un espacio opositor de radicales y peronistas rebeldes.
  • Dejá tu comentario