13 de octubre 2008 - 00:00

Comentarios políticos de este fin de semana

Cristina Kirchner
Cristina Kirchner
WEINFELD, MARIO
«Página/12»


Deberá moderar la prosa de este columnista la ingesta de levadura. Dedica dos páginas de su diario a decir lo que podría decir en un cuarto. Habitualmente, Weinfeld tiene buena información del gobierno, aunque a veces la malversa por su pasión por defenderlo. Por ejemplo, cuando señala a los medios que le observan los discursos antiglobales a Cristina de Kirchner de «pavota y taimada». Esa prensa señala en la Presidente que hable con el mismo tono crítico del sistema financiero que un John Mc-Cain; ¿debieran cancelarse las críticas por pedido del propio gobierno? Eso lo completa el columnista con la acusación de que esa prensa «excita el pánico», aunque quien lo hace sea quizás Cristina de Kirchner cuando dice que «allá salvan a los bancos y acá le prestamos al público». Debería pensar en qué diría si en algún momento su gobierno debiera promover algún auxilio a los bancos que, de paso, le prestan bien poco al público.

Una curiosidad: el columnista emplea la misma idea socrática de la virtud de la sabia ignorancia que empleó ayer Mariano Grondona. Los dos lo hacen para transmitirle al lector que, sobre la crisis financiera nadie sabe nada y que quienes hablan como si supieran debieran callarse. Eso no le impide a Weinfeld consignar en su columna un lugar común en peñas políticas de bares y billar, que no puede admitirse como análisis serio: que en la Argentina sólo puede gobernar el peronismo. Con esta crisis, «¿se imagina a Lilita o a los radicales gobernando?», le hace decir a un funcionarios del gobierno. Esta chanza, que pertenece al refranero de la chicana política, podría completarse con un «con esta crisis, ¿se imagina a Duhalde o a Kirchner gobernando?».

Más atinado parece su ensayo de los tres comienzos del gobierno de Cristina de Kirchner. Uno cuando juró, el otro cuando la derrotó el campo, el tercero, la crisis de Wall Street. Como lo escribe con simpatía al oficialismo, parece una inocentada. Pero que un cronista que adhiere confesamente al kirchnerismo diga que su presidente ha debido arrancar tres veces en menos de un año es una crítica que Olivos no va a dejar pasar gratuitamente. El resto es repaso de la prensa de la semana que pasó, no de la política. Se ríe el columnista del proyecto de repatriación de capitales, que imagina un ardid de los usureros para lavar dinero del narcotráfico, cuando en realidad es una iniciativa que sale de la Casa de Gobierno. También de las aspiraciones presidenciales del primer competidor en el peronismo que le ha salido a los Kirchner, Mario Das Neves, cuyas pretensiones, imagina, caerán arrastradas por la baja del precio del petróleo. ¿Cree el columnista que se salvarán otros mandatarios, provinciales o nacionales, si esos precios se derrumban?

MORALES SOLA, JOAQUIN
«La Nación»


Es difícil ser genial todos los domingos. Eso explica que el columnista haya elegido para comenzar su servicio de ayer una frase digna de Almafuerte: «El mundo flota como puede en un mar demasiado enfurecido. No hay que hacer más olas. En esa posición casi fetal quedaron todas las sociedades conocidas, incluida la argentina». ¿Ampliará el columnista en futuras entregas el análisis de los efectos de la crisis a las sociedades noconocidas?

Ese es el preámbulo a la enumeración de los desaciertos que Morales Solá adivina en el gobierno, que son los conocidos: el bolivarismoen relaciones exteriores,el morenismo en materia de precios.

También señala, entre los desaciertos, sostener en el gabinete a funcionarios como Eduardo Sigal, por haber opinado que «Pepe» Mujica es mejor candidato a presidente del Uruguay que Danilo Astori. Antes, Néstor Kirchner opinó que Tabaré Vázquez era mejor candidato que todos los demás y hasta puso medios públicos para ayudar a que ganase el actual mandatario de ese país. No es simpático lo que hizo Sigal, porque no se le paga el salario de subsecretario en la Cancillería para que atienda asuntos uruguayos. Pero tampoco su deber es hacerles fácil la vida a los vecinos rioplatenses. Seguramente, este Sigal ya se ha empapado de las costumbres de los diplomáticos profesionales, entrenados toda la vida para complicarles las cosas a los demás países para mejorar la vida en el propio. Esos gestos llaman la atención en un país como la Argentina en donde el gobierno es, por ejemplo, un mejor representante del chavismo en el país que la Embajada de Venezuela. O donde los intereses de Cuba están mejor defendidos por el gobierno de Buenos Aires que por el de La Habana.

Importante que señale el columnista cómo calladamente el gobierno va aumentando tarifas de servicios públicos, cancelando pagos a proveedores y paralizandoobras públicas, todo con el propósito de prevenirse de la crisis financiera ajena, y también de la propia, que no comenzó en Wall Street, sino que ya fue en marzo pasado el motivo de la pelea con el campo. «Los Kirchner -remata el columnista- han salido del infierno para entrar en la inopia.»

VAN DER KOOY, EDUARDO
«Clarín»


También innova en lo expresivo este columnista cuando hace debutar un neologismo que hará camino en el léxico político: «Estados Unidos sigue 'desnortado'» (sic), afirma para describir los efectos de la crisis financiera global. También innova en lo conceptual cuando señala que «el desenlace de la crisis mundial parece depender más de las manos de los dioses que de los políticos». ¿Un Van der Kooy politeísta? Al multimedios para el cual escribe se le han hecho muchas acusaciones, hasta que algunos directivos profesaban la religiosidad de las sectas escenias de la era proto-cristiana. Pero nunca se lo acusó de politeísmo. ¿No hubiera sido más práctico que el columnista hubiera declarado su sabia y socrática ignorancia, como hicieron ayer sus colegas Mario Weinfeld y Mariano Grondona?

En el retrato de la coyuntura del gobierno, sin embargo, aporta nuevos rasgos: por ejemplo, imagina que Carlos Fernández está tapado de trabajo -no lo aparenta, al menos por lo que expresa este silente ministro de Economía, que parece una estrella del cine mudo, se expresa por los gestos, las miradas, el giro de sus ojos y el lenguaje de sus cejas-. Lo cree urgido por problemas de su especialidad, las cuentas fiscales. Confirma que en algún momento el país hará avanzar el demorado pago al Club de París, aunque no así la reprogramación de la deuda impaga con los holdout. También a este Fernández lo cree comprometido en una reducción del gasto público que el gobierno cree imprescindible para asegurarse en la silla.

Mortifica a los Kirchner y al gabinete, además, cuando relata que los ministros que asistieron a la cena de homenaje a Alberto Fernández, en la Embajada del Uruguay, el lunes pasado, le debieron pedir permiso al matrimonio Kirchner.

Dejá tu comentario

Te puede interesar