Vialidad: defensa de Cristina Kirchner desarmó la teoría del "plan limpiar todo"

Política

La defensa de la Vicepresidenta continuó por segundo día con su alegato final en el juicio que se le sigue a la Vicepresidenta y a otros 12 acusados por supuestos delitos con la obra pública nacional en Santa Cruz.

En la segunda jornada de alegatos de la defensa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa Vialidad, el abogado Carlos Berardi mostró que la teoría de la fiscalía sobre un supuesto plan para pagarle todo a Lázaro Báez antes de dejar el poder fue un “relato armado”.

Con documentación oficial, Beraldi mostró que no es verdad que se le haya pagado toda la deuda a Austral Construcciones a fines de 2015. Incluso, exhibió las planillas oficiales de la Dirección Nacional de Vialidad donde consta una deuda con el grupo de Lázaro Báez. Es decir, que lo que sostuvieron los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola en el alegato no fue probado durante el juicio.

En ese sentido, el defensor dijo que el uso de las desgravaciones del celular del exsecretario de Obras Públicas, José López fue parcial, ya que “de 26 mil mensajes seleccionaron sólo cuatro o cinco” y en ninguno de ellos interviene en forma directa CFK.

“Dicen que eso prueba que hubo una intención directa para beneficiar a Báez”, señaló Beraldi. Y advirtió que ella no habla en ningún mensaje. “El punto más cercano es una reunión de un secretario de ella”, dijo. Pero advirtió que la propia fiscalía reconoció que una supuesta reunión en sí misma no prueba ningún delito.

Según el abogado, entonces, Diego Luciani y Sergio Mola construyeron un “relato” para buscar darle contexto a esos chats. Pero, sin embargo, la historia armada no se condice con la realidad y los expedientes muestran que no se le pagó todo a Báez antes de dejar el poder en diciembre de 2015.

Reunión Báez-CFK

Beraldi afirmó que los fiscales inventaron una reunión entre Cristina y Lázaro Baez en base a los mensajes del teléfono de López.

Aseguró que Luciani y Mola señalaron que la vicepresidenta tuvo un encuentro con el empresario para borrar pruebas de irregularidades en la obra pública, el 30 de noviembre de 2015, día que la entonces presidenta estaba encabezando un acto político en Río Negro. Es decir, que CFK no estaba en Santa Cruz como había dicho la fiscalía.

Beraldi recordó que el fiscal había señalado que el avión presidencial TANGO 01 ese 30 de noviembre había realizado un vuelo rasante en Santa Cruz. Pero, según acreditó el abogado, eso había sucedido el día anterior y no cuando lo había apuntado Luciani en su alegato.

“Vamos a tratar de inventar para ver cómo construimos un relato para que la asociación ilícita que ha muerto, vuelva a nacer”, ironizó Beraldi sobre el plan de la fiscalía de usar los chats del exsecretario.

En esa dirección, la defensa exhibió documentos que muestran que es falso que el exministro de Planificación, Julio De Vido haya aumentado la partida a las obras de Santa Cruz al final de su mandato. Incluso, mostró una resolución de la DNV que prueba que se habían reducido las partidas.

Por otra parte, con planillas del sistema oficial denominado SIGO el abogado demostró que no se le pagó 500 millones de pesos a Austral como dijo la fiscalía. Dicho pago no figura en el sistema oficial ni el 25 de noviembre de 2015 -como señaló Luciani- ni tampoco los días subsiguientes.

“El sistema SIGO muestra que no le habían cancelado la deuda a Báez”, afirmó Beraldi. Y exhibió cómo con la prueba que usó la propia fiscalía se ve que a Austral le debían plata.

Beraldi recordó, además, que se comprobaron las mentiras de José López cuando quiso convertirse en arrepentido en otra causa involucrando a CFK en el origen de los casi 9 millones de dólares que había intentado esconder en un convento. “Me meten por la ventana la declaración de López” -dijo Beraldi-. Pero recordó que en aquella declaración -en la que mintió- López decía que Cristina se enteró en 2011 de todo lo que estaba pasando. “Pero ¿cómo?! ¿No era la jefa de la asociación ilícita? ¿En qué quedamos?”, se preguntó el defensor.

Visita en patrullero

Beraldi dejó expuesto que la fiscalía tomó como prueba de los supuestos pagos preferenciales a Báez la firma de un acta por parte de una exfuncionaria de Vialidad Santa Cruz que decía que a Austral no se le debía ningún pago. Lo que soslayó Luciani es que la mujer declaró en este juicio que firmó porque se sintió intimidada por Javier Iguacel.

Fue una de las audiencias más resonantes tuvo lugar el 28 de octubre, cuando una testigo declaró que los exfuncionarios macristas la forzaron a firmar un documento que luego fue utilizado para iniciar la causa. Se trata de la diputada Laura Hindie, quien dijo que Iguacel y el extitular de Jurídicos de Vialidad, Ricardo Stoddart, llegaron en un patrullero de la Policía Federal para pedirle que firme. “Le soy sincera, no corroboré nada y firmé”, reconoció.

“Entonces, ¿cómo pueden presentar esa nota como prueba?”, se preguntó Beraldi.

Sobreprecios y perito tuitero anti K

Para los representantes de Cristina no se probaron los sobreprecios en las obras. Resaltaron que no se solicitó ningún estudio pericial amplio como reclamaron las defensas desde el inicio de la causa. Y recordaron que se designó para el estudio parcial de sólo cinco obras a un perito oficial que resultó ser un tuitero que replicaba y daba likes a mensajes de odio contra su defendida. Se trató de Pablo Eloy Bona, quien fue recusado por la defensa de CFK por parcialidad manifiesta, pero ratificado por el Tribunal. “Qué puedo esperar yo de un perito que se manifiesta así”, se quejó Beraldi. Al final del estudio, Bona fue uno de los dos peritos que concluyó sobreprecios.

En la voz del abogado Ary Llernovoy la defensa mostró técnicamente las inconsistencias de los métodos utilizados por Bona y por el otro perito, Roberto Panizza y habló de “falta de objetividad”.

El abogado advirtió que fue elocuente que la fiscalía, en nueve audiencias de alegatos, sólo le dedicó quince minutos al estudio pericial.

Otros ejes de la defensa

La defensa de CFK refutó uno a uno los diferentes ejes acusatorios:

* Habló de las causas Hotesur-Los Sauces, que la fiscalía buscó introducir en este juicio. Afirmó que CFK ya está sobreseída en esos expedientes y que se demostró que no hubo ilícito, sino operaciones comerciales en blanco y a valores de mercado.

* Beraldi refutó, además, la teoría de lazos espurios entre su defendida y Báez a partir del testimonio de un portero del edificio de las oficinas del patagónico en Bs As, quien dijo haber visto una boleta de ABL a nombre de Cristina. El testigo dijo que la boleta se la dio un tal José Sofo, pero Beraldi advirtió que el Tribunal no los dejó llamar como testigo a Sofo para que corrobore o desmienta los dichos del portero. “Es mentira. Cristina no tiene ninguna propiedad en Puerto Madero”, afirmó Beraldi.

* El abogado, por otra parte, buscó dejar asentado que los contratos de obras por convenio eran habituales en todo el país y no formaron parte de una maniobra delictiva, como asegura la fiscalía. “Se utilizó un instrumento legal para hacer una maniobra ilegal”, había dicho Luciani. Sin embargo, Beraldi mostró los numerosos testimonios del juicio que señalaron que es un mecanismo habitual y que se lleva a cabo en todos los distritos. En el lapso investigado hubo un total de 903 obras por convenio en todo el territorio. Incluso, el propio Ricardo Stoddart dijo bajo juramento que los convenios con provincias y municipios eran una práctica “absolutamente normal” y siguieron vigentes durante el macrismo.

* La defensa resaltó que todos los testigos que declararon negaron enfáticamente haber recibido alguna orden para hacer o dejar de hacer algo para beneficiar a Austral Construcciones. Para eso, mostró los videos de las declaraciones de una decena de empleados de carrera de Vialidad que uno tras otro fueron señalando que no hubo directivas en esa dirección.

* El abogado refutó la teoría de la asociación ilícita a partir del nombramiento de funcionarios/as de confianza cuando los Kirchner llegaron al Gobierno Nacional. “¿Nombrar secretarios y ministros de confianza es un delito?”, se preguntó. “Hay que tener algún grado de seriedad”, reclamó.

*Los abogados también advirtieron que hubo una maniobra para desmembrar la causa Vialidad e impedir que declaren un sinnúmero de testigos. Para Beraldi hubo una “deliberada mutilación de la causa” y se armaron tres tramos. Y advirtió que pasaron seis años y los otros tramos del expediente tienen a sus imputados -que podrían haber sido testigos de parte en este juicio- en una suerte de limbo ya que “ni siquiera están indagados”.

* También la defensa desmintió que haya habido una auditoría de la AGN que haya concluido irregularidades. “Lo de Leandro Despuy fue solo una opinión”, relativizó Beraldi. Y mostró un testimonio de Alejandro Nieva, también de la AGN que mostró un contraste evidente con sus dichos en un programa de televisión del canal La Nación+ en el cual hablaba de direccionamiento de partidas, pero bajo juramento no pudo sostener esa afirmación. “Hay un proceso judicial acá y un proceso judicial ficticio que se lleva adelante fuera de los Tribunales”, sentenció Beraldi.

“¿Cuál es la imputación a CFK y su participación en los hechos?”, se preguntó el defensor de CFK. Recordó que no existe ninguna norma que imponga al presidente/a el deber de controlar las obras personalmente. “¿Entonces qué obligación omitió Cristina?”.

Tras casi nueve horas de exposición, Beraldi anunció al Tribunal que en las próximas horas presentarán un escrito en el que Cristina Kirchner asumirá su propia defensa junto a él para hablar el próximo viernes, a partir de las 9:30 de la mañana durante la última audiencia de su del alegato.

Dejá tu comentario