"El reglamento de la ANSeS prohíbe que el recurso de los jubilados puedan ser timbeados en el mercado"

Política

La presidenta Cristina Kirchner cuestionó ayer el sistema de las AFJP al afirmar que es "riesgoso" dejar los recursos previsionales en manos privadas ante las crisis de mercados mundiales, mientras que destacó que "el sistema público de jubilaciones no abandona a nadie".

"En momentos de inestabilidad de los mercados desaparecen los bancos, desaparecen las AFJP, pero lo que nunca desaparece es el Estado, la República Argentina", enfatizó la madataria en una nueva ferviente defensa del proyecto oficial de traspaso de las jubilaciones privadas al Estado.

En ese sentido, la jefa de Estado señaló que dejar los recursos previsionales en el sistema privado podría significar que en un futuro "nos digan que ya no están porque pasó lo que pasó", en referencia a la crisis financiera internacional.

La mandataria se expresó de esa manera al encabezar en Mar del Plata el acto de lanzamiento del Plan Nacional de Deportes 2008-2012, junto al vicegobernador, Alberto Balestrini; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; el secretario de Deportes, Claudio Morresi, y el intendente local, Gustavo Pulti.

Durante la ceremonia, la Presidenta siguió apuntando contra las AFJP al afirmar que "timbearon" los aportes jubilatorio en referencia a los 3.742 millones de pesos que las firmas privadas tienen invertidos en los mercados a futuro.

En cambio, "el reglamento del ANSES prohibe expresamente que los recursos puedan ser timbeados en los mercados especulativos", sostuvo la primera mandataria.

"El sector privado para administrar lo que no es propio gasta casi un 10 por ciento, mientras que el ANSES usa un 2,5. Eso es para los que dicen que el sistema estatal es pesado y burocrático. Estos tiene que ver más con el interés de pequeños círculos de intereses privados que quieren la plata del Estado", abundó.

Previamente, en horas del mediodía, Cristina se había reunido en la residencia de Olivos con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y luego con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, en aras de blindar a su propia tropa en el Congreso para aprobar la reforma jubilatoria, que comenzará a tratarse la semana próxima.

A la tarde la Presidenta viajó a la ciudad balnearia, donde firmó un convenio para obras de dragado en el puerto local, que según destacó servirá para impulsar la producción pesquera.

Luego, Cristina se trasladó al Hotel Hermitage, donde encabezó el acto de lanzamiento del Plan Nacional de Deportes, en salón Versalles de ese edificio.

La actividad oficial culminó minutos después, cuando la mandataria clausuró los Juegos Evita 2008, en una ceremonia en la rambla.

Dejá tu comentario