21 de octubre 2008 - 00:00

Escalada: docentes al paro en todo el país

Tres activistas docentes resultaron heridos ayer, durante el enfrentamiento con las fuerzas deseguridad en las puertas de la jefatura del Gobierno porteño, donde los maestros armaron unacarpa sin el permiso municipal.
Tres activistas docentes resultaron heridos ayer, durante el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en las puertas de la jefatura del Gobierno porteño, donde los maestros armaron una carpa sin el permiso municipal.
La autodenominada vigilia de protesta por una suba salarial de los maestros porteños arrancó ayer con incidentes entre las fuerzas de seguridad y los docentes en las puertas del palacio comunal. Tras el enfrentamiento hubo heridos y los gremios del sector, de todo el país, convocaron a un paro nacional de actividades para hoy en repudio a la represión policial.

Mauricio Macri, por la tarde, pidió el levantamiento de la medida y también lo hizo, en la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, es decir, dos de los catorce distritos con problemas en el área educativa, ahora con mayor conflicto por los disturbios que se produjeron ayer en la Capital Federal.

La situación, además, agitó la interna dentro del gabinete de Macri y colocó en mayor debilidad al titular de la cartera educativa, Mariano Narodowski, quien pidió una audiencia con el ministro nacional Juan Carlos Tedesco, aunque, dijo, no para hablar de dinero de aumentos.

Más de una decena de organizaciones gremiales, que representan a los docentes en la Ciudad de Buenos Aires, vienen reclamando por un nuevo aumento salarial para agregar al 24% que recibieron este año. Pero el Gobierno porteño ha insistido en que no alcanza el presupuesto para dar el beneficio y les ha prometido conversar acerca del tema en febrero próximo, propuesta que los maestros rechazaron.

La semana pasada se realizó un paro de 48 horas y se anunció otro para la semana que viene, pero ayer se anticipó la protesta.

Ayer, cerca del mediodía, los maestros intentaron armar una carpa -que rememora la Carpa Blanca que CTERA mantuvo durante la gestión menemista en la Plaza del Congreso- para realizar una vigilia de 100 horas en las puertas de la sede comunal, en la Avenida de Mayo, a metros de la plaza histórica.

  • Cordón policial

    Los esperaba un fuerte cordón de seguridad conformado por la Federal y la Guardia de Infantería, pero el Gobierno de la Ciudad no había autorizado el campamento. Al mediodía comenzaron los forcejeos y gritos, y los manifestantes y los dirigentes gremiales que encabezan la protesta se enfrentaron a los agentes que secuestraron el toldo y los parantes de la carpa antes de que se levante. La Policía contuvo la manifestación lanzando gases lacrimógenos y palazos, que provocaron que tres heridos sean trasladados a los hospitales de la Ciudad.

    Si bien Macri no conduce la Policía, que depende del ministerio nacional de Aníbal Fernández, el Gobierno porteño, a través del ministro de Seguridad -en este caso Guillermo Montenegro- y éste vía la fiscalía contravencional, es el que solicita en estos casos la asistencia de los agentes. En la ocasión se pidió que frenaran la ocupación del espacio público.

    Es decir, por un lado Macri no comanda la Policía, pero sí solicita las medidas. Su responsabilidad respecto de los heridos que provocó ayer el accionar policial tiene distintas interpretaciones. Para el ex jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra «es él quien solicita que impidan un accionar y por lo tanto es responsable de lo que ocurrió». Para el ex jefe de Gobierno Enrique Olivera (también es legislador actualmente, como Ibarra), «Macri solicita que impidan el armado de la carpa, pero el cómo no lo decide él».

    El sindicalista Nenna explicó que «hubo tres heridos luego de una represión desmedida: la secretaria general de CTERA, Estela Maldonado; el secretario de prensa de CTERA, Alejandro Demicheli, y el director de la Escuela 2 del DE 20, con herida cortante en la cabeza». Consideró que «fue una represión desmedida contra docentes que venimos a realizar una vigilia de 100 horas» y que las autoridades comunales «no respondieron al pedido de autorización de la instalación de una carpa, intervino una fiscal de la Ciudad, actuó de manera indiscriminada la Guardia de Infantería».

    Tras los incidentes, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) convocó a un paro nacional de docentes «ante la brutal represión recibida en la puerta de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires», según anunció el titular de UTE, Francisco Nenna, cercano al kirchnerismo.

    Después de los incidentes, los docentes armaron la carpa y alegaron que se trataba de «un toldo». Inclusive Narodowski pidió al titular de la cartera de Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, «que se instale la carpa docente» en Plaza de Mayo para «poder continuar el diálogo» con el sector.

    «Me parece que hay que permitir la carpa; es un buen gesto y lo prefiero antes que seguir perdiendo clases por paros», admitió el funcionario.

    Por su parte, el jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que las escuelas que perdieron días de clase por huelgas de maestros recuperarán las jornadas perdidas los sábados y en el mes de diciembre, tras el fin del ciclo escolar.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar