Final del juicio a Antonini acelera protesta en Venezuela

Política

Ya quedan pocas sorpresas por develar en Miami durante el último tramo del juicio que se sigue allí contra Franklin Durán, el venezolano acusado de actuar como agente extranjero para ocultar el escándalo del valijero Guido Antonini Wilson. Esta semana Edward Shohat, su abogado, avanzará con el final de la presentación de la defensa y luego sólo restará esperar el veredicto final.

En esa última semana de deliberaciones en el juicio, Shohat deberá presentar sus testigos para intentar demostrar que Durán fue un hombre de negocios, inclusive reconociendo actos de corrupción en su país, pero que no actuó para encubrir el caso de los u$s 800.000 dólares que intentó ingresar Antonini por Aeroparque sino sólo como asesor de un amigo.

En ese tren lo ayudó María del Luján Telpuk con su mediática declaración y hasta podría hacerlo también Victoria Bereziuk, la ex secretaria de Claudio Uberti, que según el diario «La Nación», también se ilusionó durante el fin de semana con viajar a Miami.

Esa es la línea que seguirá desde hoy Shohat en el final de su defensa, mientras el fiscal (que también puede preguntar a los testigos presentados por la contraparte) insistirá con la existencia de un acuerdo entre los tres venezolanos y el uruguayo involucrados para conspirar bajo las órdenes del gobierno venezolano.

En la Argentina, mientras tanto, se siguió librando el fin de semana una batalla por demostrar que el FBI actuó al limite de la legalidad para intentar llevar agua para su molino. La denuncia de Telpuk sobre el interrogatorio en el aeropuerto de Miami, entonces, cayó como anillo al dedo.

Una vez más, el canciller Jorge Taiana le pidió hoy explicaciones al embajador de Estados Unidos, Earl Wayne, por «la acción intimidatoria ejercida por agentes del FBI contra una testigo argentina citada a una audiencia», según informó la Cancillería.

«Para la Argentina resulta inadmisible que la misma agencia que lleva a cabo la investigación que se sustancia ante esa sede judicial, ejerza una acción de esa naturaleza sobre una testigo con anterioridad a su testimonio, circunstancia en la que se le habría ofrecido asilo político y trabajo en los Estados Unidos», decía el comunicado de la Cancillería distribuido el viernes.

En la Argentina, mientras tanto, se siguió librando el fin de semana una batalla por demostrar que el FBI actuó al limite de la legalidad para intentar llevar agua para su molino. La denuncia de Telpuk sobre el interrogatorio en el aeropuerto de Miami, entonces, cayó como anillo al dedo.

Una vez más, el canciller Jorge Taiana le pidió hoy explicaciones al embajador de Estados Unidos, Earl Wayne, por «la acción intimidatoria ejercida por agentes del FBI contra una testigo argentina citada a una audiencia», según informó la Cancillería.

«Para la Argentina resulta inadmisible que la misma agencia que lleva a cabo la investigación que se sustancia ante esa sede judicial, ejerza una acción de esa naturaleza sobre una testigo con anterioridad a su testimonio, circunstancia en la que se le habría ofrecido asilo político y trabajo en los Estados Unidos», decía el comunicado de la Cancillería distribuido el viernes.

La respuesta salió de la propia Embajada de EE.UU. en Buenos Aires: Wayne «le aseguró que transmitiría a Washington dichas preocupaciones», dijo un comunicado en relación con la conversación entre Taiana y el embajador, aunque se aclaró que no habría más comentarios «debido a normas estrictas que prohíben referirse a casos aún pendientes en las Cortes Federales de Estados Unidos».

En Venezuela la oposición siguió avanzando contra Hugo Chávez también utilizando pruebas que fueron ventiladas en el juicio. El vicepresidente de «Un Nuevo Tiempo», William Ojeda, ya pidió la renuncia y una investigación sobre el presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, por estar implicado en el caso del maletín. Ese pedido presentado ante la Fiscalía General de la República, se basa en que para ellos no existe duda de la participación del funcionario en el escándalo: «El vuelo donde viajaba Guido Antonini Wilson no sólo llevaba autorización por parte de la vicepresidencia de Petróleos de Venezuela, sino que los u$s 800 mil también salieron de la estatal petrolera y además todos los ciudadanos involucrados tienen que ver con PDVSA», dijo Ojeda.

En Venezuela la oposición siguió avanzando contra Hugo Chávez también utilizando pruebas que fueron ventiladas en el juicio. El vicepresidente de «Un Nuevo Tiempo», William Ojeda, ya pidió la renuncia y una investigación sobre el presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, por estar implicado en el caso del maletín. Ese pedido presentado ante la Fiscalía General de la República, se basa en que para ellos no existe duda de la participación del funcionario en el escándalo: «El vuelo donde viajaba Guido Antonini Wilson no sólo llevaba autorización por parte de la vicepresidencia de Petróleos de Venezuela, sino que los u$s 800 mil también salieron de la estatal petrolera y además todos los ciudadanos involucrados tienen que ver con PDVSA», dijo Ojeda.

Dejá tu comentario