Fracasó intento legislativo de forzar aumento a maestros

Política

«¿No podés sacar dinero de algún lado para aumentar a los docentes?», le preguntó ayer Mirtha Legrand a su comensal Mauricio Macri, en la segunda jornada consecutiva de paro que realizan los maestros en reclamo de más dinero.

«No me dediqué a la política para decir que no a los aumentos a los docentes, médicos, enfermeros. Los cargos políticos son los que menos aumentos han tenido y si no puedo aumentar impuestos no puedo aumentar sueldos. Además, si no hubiese subsidios a las escuelas privadas, aumentarían más», replicó el jefe de Gobierno porteño en la mesa, donde estuvo acompañado por Gabriela Michetti.

  • Anarquía

    «Teníamos una ciudad con una anarquía absoluta. Lo estamos tratando de revertir; este año son 2.500 millones de pesos en obras. Más de 800 obras en toda la Ciudad.

    Hay cosas que se están haciendo»,
    dijo en otro pasaje del almuerzo televisivo Macri, quien, además, confesó que los últimos «son los diez mejores meses de mi vida. Hemos podado 14 mil árboles; hemos logrado que aumenten los llamados porque ven que se puede solucionar».

    Michetti explicó que «aumentamos 24% a los docentes; querríamos que ganen más. Con la cantidad de cuestiones estructurales que tenemos que resolver...; si aumentamos, le restamos a la Academia de Policía, por ejemplo».

    Mirtha mostró ante las cámaras un afiche contra Macri que hicieron los docentes a propósito del conflicto salarial.

    «Están haciendo política», respondió el jefe de Gobierno, convencido de que el reclamo obedece a la embestida de la oposición kirchnerista en la pretemporada electoral.

    Ayer, los docentes en la segunda jornada consecutiva de paro de actividades, intentaron la vía legislativa para lograr el aumento de sueldos que reclaman. Todos los bloques opositores al macrismo se unieron con los gremialistas en una conferencia de prensa crítica a la gestión Macri, tras lo cual los diputados ingresaron al recinto. La idea de la oposición era sancionar un proyecto de ley que le obligara al jefe de Gobierno a reasignar partidas para obtener los $ 120 millones que necesitaría para los maestros. Pero el proyecto debía aprobarse sobre tablas, lo que obliga a reunir dos tercios de las bancas, un imposible para la oposición cuando el macrismo ocupa 27 de los 60 lugares del recinto.

  • Escrache

    De esa manera, la bancada PRO impidió la sanción del proyecto, mientras que ayer una de las agrupaciones de maestros fue a escrachar el domicilio de Macri simulando clases públicas a modo de protesta.

    «Nosotros queremos que Mauricio retome el diálogo con los gremios y es por eso que toda la oposición decidió solidarizarse con el genuino pedido de los trabajadores de la educación», expresó el kirchnerista Diego Kravetz.

    En la misma sintonía, el titular de la bancada Coalición Cívica, Enrique Olivera, explicó que «entre otras cosas, le exigimos al jefe de Gobierno que pare el deterioro que se viene produciendo tanto en la salud y la educación y que entienda que la única forma de encauzar estos problemas es a través del diálogo y el trabajo conjunto».
  • Dejá tu comentario