Ganancias: el proyecto de modificaciones obtuvo dictamen y llegará la semana próxima al recinto

Política

El oficialismo en Diputados aspira a llevar al recinto la iniciativa en una sesión especial la semana próxima. El proyecto que fija un nuevo piso de $150.000 beneficiará a 1.280.000 personas.

El plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados dio dictamen este jueves, por unanimidad, al proyecto que introduce modificaciones al impuesto a las ganancias. El oficialismo aspira a llevar al recinto la iniciativa en una sesión especial la semana próxima.

El despacho de la iniciativa, impulsada por el titular de la Cámara baja Sergio Massa, tuvo un alto consenso político ya que fue respaldado por los legisladores del Frente de Todos, Juntos por el Cambio -que lo hizo con disidencias parciales-, los interbloques Federales y de Unidad Federal para el Desarrollo.

Al comienzo de la reunión, el titular de la Comisión de Presupuesto, el diputado oficialista, Carlos Heller, explicó los nuevos cambios al texto de Ganancias que fueron acordados ayer con representantes sindicales, tomando también propuestas de varios legisladores. En este sentido, se excluyó del pago de ganancias del reintegro de gastos de guardería para los hijos e hijas de hasta 3 años, entre otros puntos.

“Este es un proyecto que va a impactar de manera muy positiva en un importantísimo número de trabajadores y jubilados que van a quedar exceptuados y esto va a generar una disponibilidad de dinero, incluso por el retroactivo, que se estima entre 10 y 12 mil millones de pesos y que suponemos se orientará al consumo y que será una contribución a mejorar la actividad económica. Todo esto influirá en la recaudación impositiva y morigerará parcialmente el impacto fiscal que tiene este proyecto que estamos considerando”, destacó Heller.

Heller señaló además que la Oficina de Presupuesto del Congreso realizó un estudio del costo fiscal y lo estimó en 47.600 millones de pesos, sin incluir los últimos cambios incorporados al proyecto. El Gobierno había estimado inicialmente el costo fiscal de la medida en 41.250 millones de pesos.

Al tomar la palabra, el diputado de la UCR, Luis Pastori, anticipó que Juntos por el Cambio acompañará en general, con algunas disidencias y puntualizó que “hay cuestiones de fondo y otras que son de forma”. "Estamos de acuerdo con el objetivo que pretende este proyecto que es alivianar el bolsillo de muchos trabajadores. El tema es que no es el mecanismo correcto que vaya en línea con la economía del impuesto a las ganancias, que es quizá el más distributivo que tiene el sistema argentino y que ha perdido bastante de su progresividad con los parches que se le han ido haciendo. Con estas modificaciones, va a perder aun más, porque discrimina a los autónomos al no incorporarlos al proyecto", explicó el legislador misionero.

El diputado opositor pidió además que el proyecto también contemple actualizar las deducciones por intereses a créditos hipotecarios, sin modificaciones desde 2003, y las deducciones por gastos en todos niveles de escolaridad, según plantea un proyecto de su par de bancada Emiliano Yacobitti.

Por último, al igual que con el proyecto que modifica el monotributo, Juntos por el Cambio solicitó que la actualización de escalas y deducciones sean actualizadas por el IPC y no por el Ripte como dicta actualmente la ley.

A continuación, el radical Alejandro Cacace agregó que el tratamiento de este proyecto “es una oportunidad para compatibilizar la legislación con las decisiones judiciales, y así evitar que tras la sanción de la ley los jubilados comprendidos en el impuesto continúen presentándose en los tribunales a hacer reclamos”.

En el mismo sentido que Juntos por el Cambio, el titular del bloque de Consenso Federal, el lavagnista Jorge Sarghini indicó que “el sistema tributario argentino es hijo de las crisis, pero luego los cambios quedan y lo largo del tiempo van configurando una estructura tributaria de la que nunca se da un debate integral”.

“Seguimos haciendo política económica como si tuviéramos niveles de informalidad como los países escandinavos. Es hora de que incorporamos la problemática del sector que está en la informalidad”, continuó.

“Yendo directamente al impuesto, podemos decir que esta es una modificación distorsiva. Seguimos distorsionando el impuesto y le seguimos quitando el valor central de ser el impuesto más progresivo. Esto no quita que beneficie a un sector”, destacó y explicó que el proyecto deja afuera “a todos los trabajadores que no pagan ganancias porque no llegan al mínimo no imponible hoy. Por eso estamos proponiendo trabajar sobre las asignaciones familiares”.

Ante esto, Heller respondió: “obviamente que nos merecemos una discusión más de fondo. Pero este proyecto es una salida para que la inmensa mayoría de los trabajadores queden exceptuados -el 93%- y hacer un empalme para evitar las superposiciones de las escalas”.

El diputado del Frente de Todos, Germán Martínez, adhirió a las palabras de Heller y destacó: “Coincido en las aspiraciones de reformas tributarias más profundas, pero que eso no nos haga minimizar el importante paso que estamos dando. Bienvenido sea este clima de consenso”.

A su turno, el diputado oficialista y titular de la CTA, Hugo Yasky, arremetió también contra las críticas al proyecto por distorsión y sostuvo que "la mayor distorsión" de dio durante los cuatro años de la presidencia de Mauricio Macri "cuando los asalariados perdieron más de veinte puntos". “Se triplicó el número de trabajadores que comenzaron a pagar ganancias y por eso se llegó a esta situación. Este es el resultado del espiral de la inflación combinado con la caída del salario de los trabajadores", agregó.

"Miles de organizaciones sindicales de todo el país han apoyado con convicción el proyecto que estamos tratando. Esto habla de un consenso altísimo entre sindicatos que tienen diferentes niveles de ingresos. Ojalá se puedan incluir mejores reformas, pero es mejor lograr lo bueno que quedarnos sin nada pensando en lo perfecto", cerró su intervención.

Por su parte, el diputado oficialista, Facundo Moyano, retomó la crítica sobre la actualización por el RIPTE y aseguró que ese índice "solo quedó por debajo de la inflación en los años que gobernó Cambiemos y eso da cuenta de su política económica".

Algunos legisladores oficialistas también insistieron en la necesidad de que los jueces también paguen ganancias y comenzaron a instalar en la agenda el proyecto presentado esta semana por el legislador del Frente de Todos, Marcelo Casaretto para extender ese tributo a todo el Poder Judicial.

Al cierre de la reunión, la titular de la comisión de Legislación del Trabajo, Vanesa Siley, señaló que “con este proyecto podremos contribuir desde el Congreso nacional a la reactivación económica”. “Esperemos poderlo llevar al recinto, si todo sale bien, la semana próxima”, agregó.

Previo a la discusión de ganancias, la Comisión de Presupuesto se reunió y emitió dictamen al proyecto que introduce modificaciones al Monotributo, con el objetivo de aliviar la situación fiscal de aquellos que deben pasarse al sistema de autónomos. Juntos por el Cambio firmó en disidencia parcial, al rechazar -entre otros puntos- el esquema de retroactividad.

Qué dice el proyecto que modifica Ganancias

El proyecto de reforma del impuesto a Ganancias modifica el artículo 30 para aumentar la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos brutos.

Esta medida -según los cálculos del Gobierno- beneficiará a 1.280.000 personas, del total de dos millones de asalariados registrados que hoy pagan ese tributo.

El proyecto contempla también que los salarios superiores a 173 mil pesos brutos continuarán pagando los mismos valores que desde el primero de enero cuando se actualizó el Mínimo No imponible en un 35%.

La ley que se buscará aprobar se aplicará de manera retroactiva desde enero pasado, con lo cual se devolverá el dinero descontando por este concepto a los largo del primer trimestre del año a los trabajadores beneficiados con la corrección, lo que podría volcar unos 10 mil millones de pesos al consumo interno, según estimaron en el equipo de asesores de Massa.

Entre las modificaciones que ya se habían incluido a la iniciativa se encuentra la exclusión del cálculo del gravamen del aguinaldo de los que están beneficiados con esta medida. Además, se permitirá a los jubilados que perciben hasta ocho jubilaciones mínimas acceder al beneficio aunque tengan ingresos extras hasta 164 mil pesos anuales.

En tanto, los asalariados que perciben entre 150 mil pesos y 173 mil pesos tendrán una escala de deducciones que será definida por la AFIP para evitar saltos entre aquellos que tributan y los que quedarán eximidos.

En tanto, este miércoles, se incluyeron nuevos cambios en beneficio de los trabajadores. En este sentido, se excluyó del pago de ganancias del reintegro de gastos de guardería para los hijos e hijas de hasta 3 años, con un monto de hasta $67.000 por año.

Se excluyó también del pago del impuesto la provisión de ropa de trabajo, al equipamiento para uso exclusivo en el lugar de trabajo y al otorgamiento o pago de cursos de capacitación. El artículo 111 establece que el dinero que se reciben por vales de combustibles, vivienda, viajes de recreo o descanso, pago de gastos de educación del grupo familiar u otros conceptos similares se encuentran alcanzados por el Impuesto a las Ganancias.

También se duplicará la deducción que se paga por hijo con discapacidad. Actualmente, ésta es de $78.833 al año y a pedido expreso de los representantes sindicales se duplicará ese monto por cada hijo, hija, hijastro o hijastra discapacitado.

Por último, se prorrogó hasta el 20 de septiembre la exención que venció en diciembre para que el personal de salud no pague el Impuesto a las Ganancias a las horas extras que realiza debido a la pandemia del coronavirus y que fuera aprobada por el Congreso en mayo del año pasado.

Dictamen Ganancias

Dejá tu comentario