Senado sanciona suba de Impuesto a las Ganancias en empresas y la postergación de PASO y generales

Política

La ley para posponer las primarias y las elecciones de agosto-octubre al 12 de septiembre y 14 de noviembre -respectivamente- cuenta con amplio aval. No así el segundo proyecto, que igual será aprobado por la mayoría cristinista, que además blindará el último DNU pandémico.

El Senado que maneja Cristina de Kirchner sancionará hoy dos leyes importantes: la que sube el Impuesto a las Ganancias a las -más que golpeadas- empresas, y la que pospone las PASO y las elecciones generales de agosto-octubre al 12 de septiembre y 14 de noviembre próximos, respectivamente.

La reunión que realizará la Cámara alta volverá a replicarse 24 horas después para escuchar el demorado informe de gestión del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien no aparece en el Congreso desde el año pasado. Para cumplir con lo que dicta la Constitución, el funcionario debe intercalar Cámaras, una vez por mes, durante las sesiones ordinarias.

Ganancias

El dictamen de mayoría -Juntos por el Cambio se opone- fija una alícuota máxima del 35% de Ganancias para las empresas. De esa manera, se dinamitará el Consenso Fiscal de 2017, que proyectaba un 25% para dicho tributo.

Con la iniciativa entrarán en vigencia escalas del 25%, 30% y 35% para las ganancias de $5 millones; de entre dicho valor y $50 millones -era de $30 millones y se cambió a último momento en el recinto de Diputados-; y desde esa cifra en adelante, respectivamente. En tanto, para los dividendos, habrá un 7% homogéneo para todas esas categorías.

Durante su tratamiento exprés en la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, que preside el legislador kirchnerista Carlos Caserio, la ley fue defendida por el secretario de política tributaria del Ministerio de Economía, Roberto Arias. No estuvo la jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, en una Cámara alta donde el cristinismo cuenta con mayoría propia.

En su exposición, Arias reconoció que “la idea es recuperar la recaudación de este impuesto progresivo”. En esa línea, detalló: “En 2015 era del 3,1% del Producto Bruto Interno y en 2019 fue del 2,7%, por lo que esperamos recuperar la recaudación como era hasta el 2015”.

A pesar de las explicaciones del funcionario nacional el cristinismo, vía Oscar Parrilli, dejó claro que esperaba un texto más duro hacia el sector privado. También se quejó otro kirchnerista, Maurice Closs, quien pretende apuntar al tamaño de las empresas y no a su rentabilidad.

Desde la oposición, en tanto, el radical Martín Lousteau alertó que el aumento previsto, “para poder pasar el filtro político, se ha recargado sobre dos tercios de los generadores de trabajo de la Argentina y eso va a tener impacto en la tasa de inversión, tanto como en el nivel de precios y en el de generación de empleo”.

PASO

El proyecto posterga las primarias del 8 de agosto al 12 de septiembre, y las elecciones generales del 24 de octubre al 14 de noviembre. La iniciativa además incluye una cláusula que solicitó Juntos por el Cambio, que expresa que la norma “no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario en curso en tanto regula un derecho público subjetivo de los partidos políticos, instituciones fundamentales del sistema democrático, a elegir sus candidatos a los cargos electivos previstos en la Constitución nacional”.

Por otra parte, el texto retoca y acorta los plazos de registro de candidatos y de campaña electoral a 45 días previos a la elección. Al exponer en el Senado el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, prometió aumentar los centros de votación, kits sanitarios para autoridades de mesa, y deslizó la posibilidad de establecer una franja horaria especial para la tercera edad.

La ampliación de centros de votación será de casi un 30%, ya que pasarían de 15.000 a 19.000, con el objetivo de reducir el flujo de personas. En ese sentido, se prevé establecer un máximo de ocho mesas por cada establecimiento, que deberán garantizar las condiciones de ventilación adecuadas.

DNU pandémico

La última medida de encierros que adoptó Alberto Fernández, y pese al fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre la autonomía de la Ciudad en cuanto a las clases, será aprobada por el cristinismo. Así, se eliminará cualquier chance -hoy, imposible- de que el DNU sea rechazado en el Congreso.

Dejá tu comentario