Freiler aseguró que hubo una "práctica sistemática" de espionaje ilegal durante el gobierno de Macri

Política

El exjuez de la Cámara Federal porteña Eduardo Freiler denunció hoy nuevamente las "persecuciones" que sufrió durante el gobierno de Mauricio Macri, cuando se llevó a cabo, dijo, una "guerra legal" contra quienes "molestaban" para alcanzar los "objetivos que el macrismo se había trazado", y recordó que esa misma administración tenía "carpeteados hasta a los propios" dirigentes y funcionarios.

En diálogo con la radio AM750, Freiler señaló que "la concurrencia de los actores judiciales" era "central" en la "guerra legal o lawfare", que consistió en "persecuciones de opositores o contra quienes molestaban en el camino de los objetivos que el macrismo se había trazado" entre 2015 y 2019.

El exjuez se refirió al rol de los servicios de inteligencia: "Cada una de estas personas que han sido objeto de persecución en el gobierno anterior, también fueron objeto de persecución por parte de agentes de la agencia de inteligencia", explicó y aseguró que en su caso lo hicieron "hasta con nombres y apellidos".

"Estaba encargada de mi persecución una mujer, dentro de la de la AFI, que fue conocida por haber participado de un operativo en un programa de Mirtha Legrand con una modelo que ha fallecido", añadió.

En línea con eso, repasó su proceso de destitución, que concluyó en noviembre de 2017: "Hace cuatro años terminó un proceso de destitución que había comenzado con la particularidad que han tenido las persecuciones que ha llevado adelante el gobierno macrista. Primero, en los medios se comunicó una idea totalmente alocada sobre mi persona. El objetivo es estigmatizar al opositor".

Mencionó que "se presentaron del Colegio de Abogados, de la calle Montevideo", que no se debe confundir "con el Colegio Público de Abogados, el verdadero", en el Consejo de la Magistratura, "pidiendo que se investigue mi forma de vida" por enriquecimiento ilícito y "estuve sobreseído tres veces".

Freiler señaló irregularidades en el Consejo de la Magistratura y sostuvo que su destitución ocurrió "luego de una bochornosa sesión donde el presidente por entonces de la Corte, el doctor (Ricardo) Lorenzetti, mantuvo secuestrado a un senador para que no concurra como consejero y así lograr los votos necesarios para la suspensión".

Además, aseguró que "reabrían nuevamente la causa luego de estar cerrada, de forma totalmente ilegítima".

"Ese mismo gobierno no solamente hacía esto, sino que también trataba de mantener a todos los propios dentro de la estructura. Claramente, los tenía hasta a los propios carpeteados", agregó.

Y afirmó: "Todas esas personas que se presentaron en su momento como querellantes dicen que no tiene nada que ver porque obviamente están actuando bajo presión, con miedo y también muchos bajo el calor de la comodidad de un puesto político o una pretensión política futura".

En ese sentido, recordó una cita del expresidente Macri cuando dijo que "el que saca los pies del plato de Cambiemos, desaparece".

Freiler destacó que "Macri, a los pocos días de asumir, uno de los primeros decretos que hizo fue para cambiar la oficina de la agencia donde se hacen las intervenciones telefónicas a pedido judicial, que estaba por ley bajo la órbita del Ministerio Público Fiscal".

"Lo puso bajo la Corte Suprema de la Nación, aunque en realidad quedó en manos del juez Martín Irurzun. Esto le posibilitó centralizar en personas afines a sus objetivos y sus prácticas las escuchas telefónicas", remarcó. Y sentenció: "Todo esto, creo que realmente reúne las condiciones de una verdadera práctica sistemática. Un sistema que fue implementado por un plan previamente pergeñado y diseñado".

Dejá tu comentario