Imputaron a Lagomarsino por prestarle el arma al fiscal Nisman

Política

El excolaborador de Alberto Nisman, Diego Lagomarsino, fue imputado este lunes en la causa por la muerte del fiscal por haberle "facilitado" el arma Bersa calibre 22 hallada en su departamento, mientras la Justicia aguarda el resultado de varias medidas de prueba claves para intentar desentrañar las causas de su fallecimiento.

Lagomarsino, quien quedó en la mira de la Justicia por haber sido la última persona que vio con vida a Nisman, se convirtió en el primer imputado en la causa por la muerte del fiscal de la causa AMIA, por el delito estipulado en el artículo 189 bis, apartado 4 del Código Penal, que señala: "Será reprimido con prisión de un año a seis años el que entregare un arma de fuego por cualquier título a quien no acreditare su condición de legítimo usuario".

El excolaborador de Nisman, experto en informática y a quien se le asignó custodia de Gendarmería, había asegurado al declarar en la causa que el fiscal le había pedido la pistola por la seguridad de sus hijas y que, cuando se la llevó a su departamento de Puerto Madero el sábado por la noche, le dijo que la iba a guardar en la guantera de su automóvil.

De todos modos, a partir de su imputación, la fiscal Viviana Fein estudia ya citarlo como imputado y no como testigo: Lagomarsino le hizo llegar a un matutino porteño una versión que no dijo hasta ahora ante la fiscal y que indica que Nisman le pidió el arma porque el exagente de inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso le había recomendado que se cuidara de su custodia.

Por el momento, la fiscal Fein informó que "está evaluando las pruebas recolectadas y los testimonios para saber hasta dónde podría extenderse la imputación" contra Lagomarsino, experto en informática, quien niega haber sido un enlace de inteligencia y asegura realizar tareas de backups de archivos, desencriptar y encriptar información para la UFI- AMIA, con un sueldo de 40 mil pesos mensuales.

Peritajes

Respecto de los peritajes, la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 45 informó en un comunicado que ya comenzó el trabajo de análisis de todos los registros de video de las cámaras de seguridad del complejo Le Parc de Puerto Madero, donde vivía Nisman.

"Los registros escritos de ingreso y egreso del edificio demuestran falencias, por lo que la fiscal Fein ordenó un análisis profundo de las imágenes", se informó oficialmente.

Por otro lado, se indicó que la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal Argentina "asiste a la fiscal en el análisis de todo el material incautado, entre ellos celulares y líneas incorporados a la investigación".

"La fiscal Viviana Fein se encuentra a la espera de los resultados de ADN ordenados sobre el material balístico levantado en el departamento la noche del suceso. Además, para mantener la asepsia de las pruebas, se resguardaron en un sitio de máxima seguridad", completó el texto oficial.

Al respecto, la diputada de Unión PRO, Patricia Bullrich, se presentó de manera voluntaria a declarar ante Fein para dar detalles de las conversaciones que mantuvo con Nisman antes de su muerte y, a la salida, señaló a la prensa que la fiscal le reveló que "muchas pruebas que pueden demorar entre 20 y 30 días".

"La doctora me manifestó que está haciendo pruebas muy técnicas y que lamentablemente tiene muchas pruebas que pueden demorar entre 20 y 30 días. Le preocupa el nivel de ansiedad pero dice que va a trabajar con seriedad", manifestó Bullrich ante las cámaras.

Mientras tanto, la fiscal recibió una mala noticia: la huella digital hallada en un pasadizo de acceso al departamento donde fue encontrado el cuerpo de Nisman es difícil de analizar y no puede ser reconocida, ya que el rastro levantado es incompleto.

Durante la jornada, además de Bullrich, se trasladó a la Fiscalía la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, exesposa de Nisman, para completar su declaración: la magistrada, quien ya había declarado el pasado viernes durante más de ocho horas, afirmó en las últimas horas que "hay algunas cuestiones" de la investigación que le "preocupan" y sostuvo que es un "momento muy desconcertante y doloroso" para su familia.

Las dudas de la mujer, que ya es querellante en la causa, son acerca de la teoría del suicidio, que por ahora respalda la fiscal y a la que ella no adhiere, por lo que podría solicitar que se realice una nueva autopsia.

La jueza había viajado a España para proseguir el viaje que había iniciado Nisman con la hija de ambos, que había cumplido 15 años, ya que el fiscal se volvió antes de tiempo para presentar la denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner por un supuesto plan para fabricar la inocencia de los acusados iraníes de haber perpetrado el atentado terrorista a la AMIA, en 1994.

Dejá tu comentario