Kirchnerismo, forzado a buscar aliados

Política

El kirchnerismo apelará a sus aliados para aprobar en Diputados el polémico proyecto de estatización de las AFJP. Aunque el oficialista bloque Frente para la Victoria muestra menos fisuras en relación con el debate sobre las retenciones móviles, la insurrección del bonaerense Felipe Solá, el mendocino Enrique Thomas y otro puñado de peronistas díscolos priva al oficialismo de quórum propio para sesionar y aprobar el traspaso de unos 100 mil millones de pesos a las arcas de la ANSeS.

En julio, cuando naufragó el proyecto de ley sobre retenciones móviles enviado por la Casa Rosada al Congreso, se fugaron 22 votos kirchneristas. Hoy la situación es distinta y sólo un ejemplo alcanza para ejemplificarlo. Los diputados peronistas de Entre Ríos Gustavo Zavallo, Cristina Cremer y María Petit, alineados con el ex gobernador Jorge Busti, habían votado en contra del gobierno y a favor del campo durante la batalla legislativa por la Resolución 125. Pero ayer, Zavallo visitó al vicegobernador Eduardo Laurito y le confirmó que tanto él como las otras dos legisladoras de su provincia apoyarán el proyecto del Poder Ejecutivo Nacional sobre el sistema de reparto.

Pero pese a su aplastante mayoría en el recinto, el Frente para la Victoria deberá recurrir al voto de bloques aliados para aprobar el proyecto. Tanto que la secretaria parlamentaria de la bancada kirchnerista en Diputados, Patricia Fadel, afirmó que existe «un acuerdo generalizado» entre los legisladores oficialistas y aliados para unificar el sistema previsional en un régimen público de reparto.

«Estamos convencidos de que es un buen proyecto, y va al fondo de la transformación del sistema. Eso es lo que se está pidiendo, y es la medida más importante. Si hay algún bache -en el proyecto-, se va a analizar la cuestión. Pero el fondo de la ley no va a ser discutido», enfatizó la mendocina Fadel.

  • Apoyos

    Los votos que se sumarán a los del oficialismo vendrán desde el Partido Socialista, que, a través del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, anticipó su apoyo a la iniciativa del gobierno. Además, ayer, el miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PS, Héctor Polino, calificó la eliminación del sistema jubilatorio privado como «una medida positiva porque le permitirá al Estado cumplir con lo establecido en el artículo 14 bis de la Constitución nacional, cuando señala: «El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable».

    Además de unos 10 votos socialistas, el kirchnerismo se relame para la votación general con el apoyo de otras bancadas aliadas como Encuentro Popular y Social de Vilma Ibarra; Solidaridad e Igualdad de Eduardo Macaluse; la Concertación, integrada por radicales K leales al gobierno; el cobismo. y el monobloque de Claudio Lozano.

  • Implicancia

    «La restitución de las contribuciones patronales y la construcción de un sistema de seguridad social único, de carácter público, supone reapropiar para el Estado y el sistema previsional unos $ 20.000 millones anuales. Esto implica dotar de mayor solidez al Estado argentino y colocarlo en mejores condiciones para afrontar la crisis», aseguró Lozano, adelantando su voto positivo. También Macaluse, del SI, apoyó la iniciativa: « Conceptualmente estamos de acuerdo en que haya un sistema de reparto y no uno privado. El sistema privado de jubilaciones es un crédito blando que les dan los trabajadores a los bancos y encima los bancos les cobran comisión por manejarles la plata que los mismos trabajadores les anticipan».
  • Dejá tu comentario