21 de octubre 2008 - 00:00

Lo que se dijo en el Congreso

AgustínRossi debiódar explicacionesporno aceptarcasi ningúncambio enel proyectode Presupuesto.
Agustín Rossi debió dar explicaciones por no aceptar casi ningún cambio en el proyecto de Presupuesto.
NI SABEN QUE SE VA A VOTAR

(Aunque testimonial, vale retener la queja de la diputada arista Marcela Rodríguez sobre un hábito del oficialismo del Congreso de tratar en sesiones ordinarias proyectos cuyo texto apenas conoce la mesa chica del bloque kirchnerista. Eso explica tanta mano enyesada al momento de votar y, de vez en cuando, los bloopers legislativos que se producen por ignorancia de lo que debe votarse.)

MARCELA RODRIGUEZ (ARI, BS. AS.): Lamento tener que asumir esta responsabilidad, en nombre de las facultades propias y las reglas de juego institucionales de la Cámara, porque la cuestión de privilegio la voy a plantear contra la Presidencia. En numerosas ocasiones hemos sido sometidos a la violación de las reglas de juego parlamentarias. Ya estamos más que resignados a que los tratamientos de los dictámenes sean sin contar con una copia de ellos sobre los pupitres, suscribiéndose el dictamen a la mañana y votándoselo a la tarde.

Esta es una cuestión que el oficialismo ha violado permanentemente, pero los 254 diputados que había ese día -todo un récord- lo elegimos a usted como presidente de esta Cámara; lo elegimos como el árbitro de las reglas de juego que deben imperar en este recinto. Usted no es el presidente de un sector, sino de todos nosotros.

Lo cierto es que cuando solicitamos la realización de la sesión especial para tratar temas como el de los superpoderes, el del impuesto al cheque u otros que, obviamente, debían ser considerados antes de esta sesión, lo hicimos primero informalmente para que la sesión se haga hoy. Se nos dijo que no se podía convocar a sesión especial porque era un día de sesión de tablas.

Sin embargo, hete aquí que al oficialismo sí se le permite realizar esta sesión especial. Insisto: cuando pedimos el cambio de fecha, se nos argumentó que no se podía convocar a dos sesiones especiales en el mismo día. Esto no es cierto. La Cámara está plagada de antecedentes con maratones de sesiones especiales. Como sabíamos que nunca íbamos a tener quórum, solicitamos que una sesión sucediera inmediatamente a la otra. Más aún: ha habido sesiones especiales en la que se consideró más de un tema.

Lamento que cuando comenzamos a tratar la nulidad de los indultos, apenas una veintena de diputados concurrimos a este recinto para sostener esa iniciativa. Recuerden que eran los proyectos de Patricia Walsh, Margarita Stolbizer y otros diputados. Las iniciativas no eran idénticas.

Lo cierto es que en más de una ocasión hubo más de una sesión especial. En esas oportunidades el oficialismo no concurrió al recinto y quizá por eso no se acuerda. Lo importante es que van a poder encontrar decenas de antecedentes en esta Cámara de convocatoria a más de una sesión especial en el mismo día.

En consecuencia, no existía problema alguno de acceder al cambio que habíamos solicitado, porque así lo establece el reglamento. O sea que el día que se nos asignó para la realización de la sesión especial insisto: «asignó», porque se nos negó inicialmente el día miércolespodría haber sido cambiado por el horario previo al día de citación para esta sesión.

Usted, señor presidente, debe ser respetuoso de estas reglas de juego; debe ser árbitro de las pasiones que pueden dominar a cualquiera de estos sectores, haciendo prevalecer la ecuanimidad en el trato hacia cada uno de nosotros por el respeto que nos merecemos como representantes del pueblo de la Nación.

ORTODOXIA DE URGENCIA

(El diputado ceteísta Claudio Lozano, que además es economista, se hizo un plato en la última sesión con las mezclas de ortodoxia y de heterodoxia que hace el gobierno en su discurso sobre la crisis.)


LOZANO (PROYECTO SUR, CAP. FED.): Se observa el retorno de discursos que hasta hace muy poco en este recintodefendía el propio jefe de Gabinete actual o el discurso que presentó en la Comisión de Presupuesto y Hacienda el secretario de Finanzas, planteando cosas que ahora el gobierno comienza a desdecir, dando hasta la imagen de que estamos en una suerte de brújula perdida.

La tesis de que en realidad es el momento de subirnos al mercado de capitales cuando éste se derrumba vuelve a estar con nosotros cuando tenemos la posibilidad de plantear a fondo estrategias novedosas, más audaces y que nos permitan en serio la construcción de un proyecto de desarrollo para nuestro país. Sin embargo, no es esto lo que estamos observando. Como decía, vemos un deslizamiento peligroso hacia una ortodoxia que se expresa en el compromiso de pagar deudas que no eran urgentes, más allá de los debates que podríamos dar respecto de los vicios de legitimidad de algunas de ellas. Me refiero al Club de París, a los bonistas que no entraron al canje, a la ausencia de decisiones para poner límite a las condiciones financieras en las que hoy opera la economía argentina.

Me refiero también a los criterios con los que se viene planteando el proceso de revisión tarifaria, a los criterios de aperturismo irresponsable que están presentes en el artículo 34 de este proyecto de Presupuesto, y a la decisión francamente irresponsable de modificar la carta orgánica del Banco Central y del Banco Nación para utilizar reservas y recursos públicos con el objeto de pagar deuda pública.

En ese marco es donde vemos un deslizamiento peligroso hacia la ortodoxia, acompañado también de un titubeo preocupante que revela una estrategia oficial sin brújula en un contexto que merecería mayor firmeza que nunca.(...)

Quiero decir que estamos frente a un Presupuesto que además de ser falso como eran los anteriores tiene un problema de fondo mucho más grave, y por eso nos preocupa más. Los presupuestos anteriores eran mentira, pero se sostenían en la fase expansiva de la economía. La etapa en la que estamos es distinta. En los últimos dos años tuvimos inflación, deterioro del poder adquisitivo, aumento en el número de pobres e indigentes, deterioroen el proceso de inversióny además ha recomenzadoel proceso de fuga de capitales por cerca de veinte mil... (Aplausos y manifestaciones en las galerías.)

Presidente (Eduardo Fellner): La Presidencia solicita a la barra que guarde silencio y cordura en sus expresiones, caso contrario va a aplicar el reglamento e invitará al público a retirarse.

C.L.: No entiendo cuál es la razón de la advertencia, pues hemos tenido gritando barras mucho más numerosas. (Aplausos en las galerías.) No entiendo por qué habría que desalojar las galerías. Me parece perfecto que el señor presidente pida orden, pero no entiendo por qué se desalojaría la galería; el público no ha hecho nada.

P.: Simplemente advierto que voy a hacer cumplir el reglamento.

C.L.: Este Presupuesto puede darse de otra manera; podemos plantear un modo diferente de intervenir frente a la crisis. Lo que tenemos para discutir no es sólo un dibujo, sino un conjunto de inconsistencias. Es inconsistente decir, como lo hace la Presidenta, que defenderá la producción local y a la vez propicia la aprobación de un artículo que abre la importación a la producción del exterior. Es inconsistente decir que queremos prudencia en el manejo de los recursos públicos y regalárselos a los que compraron la curtiembre Yoma en La Rioja. (Manifestaciones en las galerías.) Es inconsistente decir que queremos prudencia en el uso de los recursos cuando en realidad habilitamos regímenes de promoción por los que sólo quince empresas reciben 82 por ciento de los beneficios fiscales. Cabe mencionar el régimen de la Ley 25.924, hoy continuado por la 26.360. Es una barbaridad que destinemos recursos a empresas que tienen renta extraordinaria y para proyectos que no poseen eslabonamiento productivo y que se hubieran realizado igual aunque no les hubieran dado un solo peso. También hay inconsistencias inclusive dentro de aquellas partidas que crecen, como la referida a las universidades. Los rectores de las universidades nacionales habían establecido un modelo de reparto de recursos entre las universidades, respetando diferentes variables que hacen al crecimiento de cada casa de altos estudios. Esa planilla fue violentada en este Presupuesto. Por eso, hay universidades como la de Lanús, La Matanza y tantas otras que pueden justificar mayor necesidad de recursos y, sin embargo, les sacan esos recursos para ponerlos en la caja de la Secretaría de Políticas Universitarias, que luego se los otorga a universidades que no pueden justificar esa asignación. (Aplausos en las bancas y en las galerías.)

FEDERICO PINEDO (PRO, CAP. FED.): Señor presidente: ¿están desalojando a la gente?

P.: No se está desalojando a nadie, señor diputado. Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Jujuy.

Carlos Snopek: Deben ser «piqueteros administrativos», señor presidente. ¿Cuál es entonces la óptica con la que se miran estas cuestiones? Pareciera que pagar una cuenta es una suerte de pecado original ortodoxo de la economía, cuando en realidad pagar las cuentas es saber honrar los compromisos que la Argentina ha contraído, y no precisamente nosotros. Si revisan la historia de la deuda van a comprobar que la mayoría de los compromisos de pago de las cuentas parten de Martínez de Hoz y siguen en todos los gobiernos militares, de los cuales muchos de los que hoy hablan aquí han participado en prominentes cargos. (Varios señores diputados hablan a la vez.) Le cuento, por las dudas, señor presidente, que yo salí de un huevo de caimán. (Risas.)

Carlos Sarghini: ¿ Entiende el gobierno, los legisladores del oficialismo y los diputados que apoyan este Presupuesto, que esta crisis no nos va a alcanzar? ¿Entienden que el Presupuesto diseñado antes de la crisis sigue teniendo la misma utilidad? ¿Comparten la idea de que la política fiscal es uno de los instrumentos de corto plazo más potentes para actuar de manera contracíclica y generar mecanismos que nos protejan de las consecuencias de esta crisis? ¿O es que finalmente se trata de un reconocimiento implícito en cuanto a que el Presupuesto es un instrumento formal, ya que total podrán seguir otorgando superpoderes y dictando decretos de necesidad y urgencia sin consultar con nadie, modificando partidas a gusto y tomando decisiones unilaterales que modifiquen esencialmente lo que aquí se vote?

Si no se trata de esto último, me cuesta mucho entender cuáles son las razones del apuro. Recién el primer día hábil del año que viene precisaremos este instrumento. ¿Cuánta luz vendrá sobre las dudas que hemos tenido a lo largo de estos días? ¿Por qué no esperar eso y mientras tanto buscar consensos y juntarnos alrededor de esta política central -diría yo- para el momento en que vivimos?

Pareciera que la única forma de lograr encuentros es en este Presupuesto que no tenemos duda de que será modificado en su propia raíz, porque cuando se producen cambios como los que están teniendo lugar actualmente en el mundo, indefectiblemente eso tendrá consecuencias sobre el nivel de crecimiento, sobre el precio del dólar, sobre los precios relativos relevantes de la economía, sobre nuestras exportaciones, sobre nuestras importaciones, sobre la recaudación, sobre la necesidad de modificar prioridades en la asignación del gasto y, seguramente, también tendrá consecuencias sobre el resultado y las dificultades de financiamiento.

¿Acaso no hemos escuchado en estos días, cuando nos han visitado en la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que habíamos vuelto al mundo financiero y que estaban resueltas las formas de financiamiento para el año 2009, porque el pago al Club de París y la renegociación con los holdouts con el financiamiento que lo acompaña abrían las puertas de financiamiento al mundo?

¿Alguien cree que se pueden sacar 7.000 millones de dólares del Banco Central para pagarle al Club de París? ¿Alguien cree seriamente que tenemos algún título para ofrecer a los que vienen a canjear bonos que no canjearon en su momento? ¿Alguien cree seriamente que con tasas razonables van a ofrecer financiamiento equivalente a 25 por ciento de lo canjeado? Quien cree esto está mirando para otro lado.

¿Podemos aprobar un Presupuesto que prevé a partir del 1 de enero del año que viene la recaudación de un impuesto que vence el 31 de diciembre de este año, cuya prórroga debe ser tratada por este Congreso, que no sabemos si será aprobada, y si así lo fuera, en qué condiciones?

¿A quién se le ocurre aprobar un Presupuesto que prevé la recaudación de un impuesto que el primer día del año que viene va a estar vencido, por lo menos por lo actuado hasta ahora?

¿Podemos tratar un Presupuesto para el año 2009 sin haber cerrado la ampliación del Presupuesto 2008? ¿No les parece que estamos un poco apurados? ¿No sería conveniente revisar ese DNU que amplió el Presupuesto del año 2008? ¿No creemos que es absolutamente necesario tomar decisiones en materia de política tributaria en el marco de lo que se viene? ¿No creemos que tenemos que apoyar a las pequeñas y medianas empresas con la banca pública a través de un mecanismo de subsidio de tasa de interés, en vez de aprobar un artículo que permite al Banco Nación financiar gastos y deudas del Estado nacional?

¿DONDE ESTA EL MODELO?

(Siempre dispuesta a dar un buen espectáculo, la diputada que fuera de Recrear Nora Ginzburg -hoy en un monobloque-intentó demostrar cuál debería ser el modelo a seguir por el gobierno kirchnerista.)

NORA GINZBURG: ¿Acaso el modelo productivo fue copiado por países que crecieron extraordinariamente y que se encuentran geográficamente lejos de la Argentina? Podemos mencionar Azerbaiján, que creció 31 por ciento; Timor Oriental, 24 por ciento; Macao, 16 por ciento; Armenia, 13 por ciento; Sudán, 12 por ciento; Guinea Ecuatorial, 12 por ciento; Georgia, 12 por ciento; China, 11 por ciento; Lituania, 10 por ciento; Anguila, 10 por ciento; Mongolia, 9,9 por ciento; Etiopía, 9,8 por ciento; Camboya, 9,1 por ciento; Bután, 8,8 por ciento; Eslovaquia, 8,8 por ciento; Kazajstán, 8,7; Emiratos Árabes Unidos, 8,5 por ciento; Liberia, 8,5 por ciento; India, 8,5 por ciento y Vietnam, 8,5 por ciento. Todos estos países crecieron más que la Argentina en 2007, y no quiero referirme al crecimiento de los países de la región.

Nelio Calza (PJ, Entre Ríos): ¿Me permite una interrupción,señora diputada, con el permiso de la Presidencia?

N.G.: No, señor diputado. En los países que acabo de mencionar no estuvieron los señores Kirchner. (...) Los países serios, como Chile, ahorran los ingresos extraordinarios para cubrir las épocas de vacas flacas. Michelle Bachelet acaba de decir la semana pasada que va a soportar esta crisis con los ingresos del país. En cambio, nosotros estamos dando vueltas. Primero, la crisis no nos tocaba porque estábamos fuera del mundo; ahora nos toca y vamos a pagar con las reservas. Realmente, hay mucha improvisación.

Por último, señor presidente, el artículo 52 dice: «Mantiénese el diferimiento de los pagos de los servicios de la deuda pública del gobierno nacional dispuesto en el artículo 52 de la Ley N° 26.337 hasta la finalización del proceso de reestructuración de la totalidad de la deuda pública contraída originalmente con anterioridad al 31 de diciembre de 2001 o en virtud de normas dictadas antes de esa fecha.»

Este artículo evidencia la intención del Poder Ejecutivo de mantener a nuestro país en situación de default. No entiendo cómo imprevistamente se dice que vamos a pagarle al Club de París. Todo es así en este Presupuesto.

CURTIEMBRE SUBSIDIADA

(El conservador mendocino Omar de Marchi sintetizó los argumentos de la oposición contra la partida que se incluyó en el Presupuesto 2009 para auxiliar a la empresa de cueros que fuera del grupo Yoma en La Rioja, que es una consumidora compulsiva de ayudas estatales.)

OMAR DE MARCHI:

Rescato dos ideas centrales.La primera de ellas es que se trata de un delito. Esto que se está haciendo es un delito convalidado por una ley, como ya se explicara recientemente en este recinto. Se le está otorgando un beneficio exclusivo a una empresa con nombre y apellido y por un monto que se estima en al menos cien millones de dólares en materia de ventajas impositivas cuando el régimen había fenecido.

En segundo lugar, hay otro aspecto para comentar, y esto tiene algo de simpatía en sí mismo. Muchachos: esto es década del 90 pura. Yo no sé si les suena Yoma. Década del 90, primera prensada. Como decía el filósofo Donald e interpretaba en una célebre canción el estadista Palito Ortega, siempre fuimos compañeros.

Hay una frase célebre que vale la pena traerla a colación en este momento, porque hay algunos que se rasgan las vestiduras con esto del noventismo. Hay una frase muy apropiada que dice: Si no te gustan mis principios, no importa; tengo otros. Eso lo decía Marx; claro que no lo decía Karl Marx, sino Groucho Marx, que por supuesto era un poco más divertido.

En el mismo sentido ¿y esto nos afecta claramente a los mendocinos?, también en relación con la promoción industrial, el artículo 76 dice: «Convalidar las reasignaciones decretadas por el gobierno de la provincia de San Juan durante el presente ejercicio, correspondientes a proyectos industriales promovidos al amparo de la Ley 22.973...».

La provincia de San Juan generó reasignación a espaldas del resto de las provincias y de la Nación, y hoy todos estamos convalidando estas reasignaciones subterráneas.

Comento una anécdota rápida. Hace unos días un periodista de Mendoza le preguntaba al gobernador Gioja sobre una posible reasignación de cupos de promoción no utilizados por La Rioja --hablábamos recién de la empresa Yoma-y si eso no significaba una prórroga encubierta de la promoción industrial. Gioja dijo que no estaba muy al tanto, que creía que no, pero que no nos preocupáramos los mendocinos. Cuando escuché que Gioja dijo que no nos preocupáramos, pensé: estamos en el horno.

Efectivamente, el artículo 76 termina de convalidar una nueva exacción, no a la provincia de Mendoza sino a los mendocinos. Esto suena distinto.

Para que los señores diputados tomen conciencia de las pérdidas reales que estos regímenes de promoción han ocasionado a la provincia, les digo que aproximadamente en el año 2000 el Consejo Empresario Mendocino dio una cifra luego de un estudio muy concienzudo que hizo. Al año 2000 Mendoza había perdido 14.800 millones de dólares, y se estimaba en un número de 210 la cantidad de empresas que habían emigrado de la provincia.

Quiero hacerle una pregunta a la presidencia y a través de ella a todos los señores diputados. ¿Sinceramente creen que estamos aprobando el Presupuesto?

Dejá tu comentario

Te puede interesar