Macri no quiere darle más dinero a empresa de Bonafini

Política

Mauricio Macri redobló la apuesta contra Hebe de Bonafini a la que exige que cumpla los requisitos de cualquier contratista, ya que el holding de las Madres de Plaza de Mayo incursiona en la construcción de viviendas en la Capital Federal. Le exigen dinero a Macri, que debe enviar el gobierno de Cristina de Kirchner, lo amenazan, cortan calles, queman gomas de autos y pintan frentes, pero el jefe de Gobierno porteño, a quien ya se lo conoce duro con la billetera, no quiere pagar por lo que no está hecho. Lo que parece razonable. Ayer el reclamo de la agrupación de Bonafini causó un caos en el tránsito del sur porteño y hasta debió intervenir la Gendarmería, a cuenta del gobierno kirchnerista.

Así, el gobierno de Macri denunciará por presunta extorsión al abogado de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, tras las protestas que militantes de la agrupación vienen realizando en la Capital Federal, reclamando dinero para la empresa constructora que mantiene el grupo.

Ayer provocaron cortes de calles en el barrio de Mataderos y el lunes escraches diversos.

Hebe de Bonafini maneja con Schoklender una empresa constructora de viviendas sociales que ya ha gastado $ 38 millones, fondos que el gobierno nacional gira a la Ciudad a través del Instituto de la Vivienda porteño (IVC) en el marco de programas como el Plan Federal de Emergencia Habitacional. Pero, además, la Fundación Madres de Plaza de Mayo pactó un convenio con el ex jefe de Gobierno Jorge Telerman, que le dio un subsidio de $ 2 millones para relocalizar a familias de una villa de emergencia que se incendió. También el grupo está asociado en la fabricación de paneles premoldeados con la Ciudad, a la cual sólo en la gestión de Néstor Kirchner se le programó la entrega de más de $ 60 millones para el plan Mejor Vivir. Actualmente, de acuerdo con la Subsecretaría de Vivienda de la Nación, con datos al 30 de junio pasado, sólo en el Plan Federal de Construcciones, la Ciudad tiene pautados $ 110 millones para construir 2.501 departamentos y sólo tiene 32 «terminados».

El IVC dice que la constructora de Bonafini no cumplió con los plazos y que además no tendrían la contabilidad en orden, ya que la Ciudad debe controlar la operatoria. Las Madres reclaman $ 2.400.000 y para obtenerlos, el lunes hicieron pintadas en el domicilio particular del titular del IVC y también en el frente del Palacio Municipal.

Por eso Macri pidió ayer al ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, que reúna toda la documentación necesaria sobre los actos vandálicos y el corte de calles, la denuncia en la fiscalía contravencional y las actuaciones que pudiera haber hecho el Ministerio Público para determinar si corresponde una denuncia penal por extorsión o por tentativa de extorsión.

  • Fondos pendientes

    La Ciudad destina $ 264 millones para el IVC, pero recibe de Nación por los programas Mejor Vivienda y el Plan Federal, $ 14 millones, que este año no le fueron girados, por el primero y $ 152 millones por el segundo, de los cuales sólo recibió hasta ahora $ 3.600.000, según confiaron a este diario fuentes del Gobierno porteño.

    La Fundación afirma que tieneasignada la construcción de 780 viviendas en Castañares y avenida General Paz y, aparentemente, según la Subsecretaría de Vivienda de la Nación, tendrían asignadas 224 unidades en la Ciudad de Buenos Aires por $ 22.792.000.

    Ayer una manifestación de cerca de 300 personas interrumpió el paso entre la avenida General Paz y Eva Perón, en el barrio de Mataderos. El lunes, además, los activistas hicieron pintadas en el frente del palacio municipal y en el domicilio particular del titular de Instituto de la Vivienda de la ciudad (IVC). Argumentan que la empresa de Bonafini no tiene fondos para pagar los sueldos porque Macri se los retiene y le reclaman a$ 2.400.000.

    «El IVC retiene una partida de 2,4 millones de pesos destinada a la construcción de 780 viviendas en el predio de Castañares y General Paz, girada por el gobierno nacional -más específicamente la Subsecretaría de Desarrollo Urbano-, quien financia la obra», destinada a la población de diferentes villas porteñas, señalaron desde la Fundación Madres. Montenegro, el ministro de Macri, denunció que el reclamo es «inválido» porque «las obras no están terminadas», por lo que «no se puede seguir adelante con la entrega de dinero» y adelantó que presentará ante la Justicia una « denuncia por extorsión» contra Schoklender.

    «Hasta el momento realizaron 60 por ciento de las construcciones, cuando ya debería estar terminado un 80 por ciento», aseguró el ex juez.

    Desde el IVC, que conduce Roberto Apelbaun, explicaron que «la Fundación es un contratista del Estado y como tal se le deben aplicar las mismas normativas, exigencias y cuidados que a los demás. No puede haber privilegios. En esta lógica se enmarca este conflicto».

    También argumentaron que «durante el año 2008, la Subsecretaría de Vivienda de la Nación ha girado al IVC $ 40,9 millones, de los cuales $ 32,7 millones (80% del total) fueron adjudicados por el Gobierno nacional a Sergio Schoklender y la Fundación Madres de Plaza de Mayo»
  • Dejá tu comentario