11 de noviembre 2008 - 00:00

Picardías en la VIP de Obama

Barack Obama
Barack Obama
Los porteños Diego Santilli y Jorge Telerman han regresado cargados de anécdotas de su viaje a Estados Unidos, adonde desembarcaron creyéndose «voyers» (más que veedores) de la democracia ajena. Por ejemplo, cuentan entre risas el alarde de picardía que debieron desplegar para poder entrar al sector VIP del acto de cierre de campaña de Barack Obama, en Virginia. Todo militante peronista es entrenado de chico en destrezas para copar escenarios y quebrar vallas de ingreso a palcos con el objetivo de nunca quedarse afuera del círculo de los elegidos. Lo demostraron en Virginia: los dos tenían acreditación para escuchar, de contrafrente y en clase turista, el discurso de Obama. Cuando avanzaron hacia el VIP, los frenó la policía reclamando credenciales, jerarquías y, en todo caso, una invitación especial. Santilli alzó los brazos hasta que lo identificó uno de los privilegiados, Alan Grieg, amigo de él y con alguna responsabilidad en la cúpula del Partido Demócrata. Este amigazo instruyó a los custodios acerca del cargo que tiene Santilli -vicepresidente de la Legislatura porteña- con la suficiente ambigüedad como para que sonara como exótico título y así los custodios de Obama se le encuadrasen con el saludo de «¡Hello, Mr. vicepresident!» y le franquearan el ingreso. Nadie preguntó de qué era vicepresidente Santilli, creyendo tal vez que lo era de algún país, y por eso con Telerman pueden ufanarse ahora de haber sido los dos únicos argentinos, de los 70 que viajaron, que estuvieron cerca -entre la multitud- de Obama en su cierre de campaña.

Dejá tu comentario

Te puede interesar