Piden al Ejército una mano en el conurbano

Política

El gobierno lanzó un plan social encabezado por el Ejército para ayudar a un sector del conurbano bonaerense. El viernes pasado con las valijas listas para la visita oficial a EE.UU. que inicia hoy, el ministro José Pampuro firmó un acuerdo para contención social de las comunas de La Matanza, Tres de Febrero, Florencio Varela, Ituzaingó, Quilmes y Lomas de Zamora.

El acuerdo marco implica que la fuerza militar terrestre brindará cooperación y asistencia sanitaria a los pobladores de esas comunas. Otra lectura política que sobrevoló entre los asistentes es que el rol social del Ejército garantizará el control y el orden por la presencia discreta de los uniformados en lugares de alta sensibilidad del conurbano.

• Extensión

Durante el acto celebrado en Remonta y Veterinaria, dependencia del Ejército en el barrio metropolitano de Palermo, Pampuro indicó que el entendimiento entre el Ejército y los seis municipios del Gran Buenos Aires constituye «el inicio de una actividad conjunta que también se hará extensiva al interior del país».

El Ministerio de Defensa llevó a la práctica una de las conclusiones de la mesa de trabajo que sesionó desde mediados bajo el comando del ex secretario de Asuntos Militares,
Julián Domínguez, que proponía un mayor compromiso de las fuerzas en la contención social. «La idea es que las Fuerzas Armadas presten junto a las autoridades civiles de distintas localidades un trabajo conjunto y para solucionar los difíciles momentos que está viviendo gran parte de la población argentina», precisó Pampuro.

Dejó así la puerta abierta para que a futuro se incorporen la Armada y la Fuerza Aérea a las actividades de ayuda humanitaria. El ministro remarcó que
«el presidente Néstor Kirchner ha pedido específicamente que esto se lleve adelante y, en consecuencia, ésta es la primera etapa de un trabajo que se va a profundizar». La jugada no pasó inadvertida a la observación duhaldista, es que varios de los caciques comunales tienen aspiraciones de llegar a la gobernación y para ello buscan el oxígeno de Kirchner.

El más lanzado a la arena provincial es
Alberto Balestrini (La Matanza) y el acuerdo social de Pampuro le cayó del cielo. Desde que Eduardo Duhalde diseñó la jugada de la dama -el proyecto Chiche Duhalde gobernadora puso en jaque mate a varios intendentes que oscilan entre el ex presidente o cruzar el Jordán hacia la costa del santacruceño.

• Ausentes

¿Será Pampuro el bastonero de la incipiente tropa bonaerense que quiere pasar al ejército kirchnerista? Sólo dos intendentes no asistieron al acto, adujeron cuestiones particulares los jefes comunales electos Jorge Rossi (Lomas de Zamora, distrito de Eduardo Duhalde) y Sergio Villordo (Quilmes). Este último es un hombre del ministro Aníbal Fernández, quien, a pesar de rumores malintencionados, nunca se alejó de la lealtad al ex presidente.

El general
Roberto Bendini dijo que «el Ejército es una fuerza que ha servido siempre a la integración de la sociedad y con su tarea contribuye a poder contar con una Argentina que contenga a todos». Mientras se rubricaban los documentos la realidad de la presión social se filtraba por sendas líneas de teléfonos celulares, tanto Pampuro como Bendini seguían la marcha de cuatro mil piqueteros en la jornada de protesta en el Gran Buenos Aires, en demanda de puestos de trabajo y el pago de $ 50 de aguinaldo en los planes asistenciales de la provincia. Los cortes de rutas se realizaron en varios municipios entre los que estaban Florencio Varela y La Matanza, justo dos de los que entraron al plan de blindaje social con el Ejército.

Dejá tu comentario