Primer escollo al deshielo

Política

Caracas (DPA) - Un paso adelante y uno atrás. Así pareció manejar Venezuela la reanudación de los contactos con EE.UU. en materia de lucha contra el narcotráfico cuando su canciller, Nicolás Maduro, dijo que es incomprensible que el país del Norte, con todos sus recursos bélicos, no pueda contener el tráfico de drogas hacia ese país. Así, se preguntó cómo es posible que Estados Unidos, que tiene 300.000 soldados en Irak y posee satélites que «lo pueden grabar a uno», no haya podido contener el tráfico de drogas procedente de otros países.

El funcionario afirmó que el gobierno venezolano está dispuesto a fortalecer la cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas, pero «buscando nuevas formas» para combatirlo, ya que «estamos construyendo una política antinarcóticos cada vez más fuerte».

Con todo, afirmó que la élite y los organismos policiales de Estados Unidos están «infiltrados» por el tráfico de drogas. «El mismo presidente (George W. Bush) reconoció que era adicto al alcohol», señaló en una rueda de prensa, en lo que fue su comentario más provocativo.

Dejá tu comentario