4 de noviembre 2008 - 00:00

Valijero: condenan en Miami a encubridor. Antonini insiste que era dinero de campaña

El tribunal que juzga a los encubridores del valijero que traía u$s 800 mil en un avión fletado por la estatal ENARSA desde Venezuela condenó ayer al cuarto implicado en el caso por actuar como agente de Hugo Chávez en territorio de los EE.UU. El caso parece cerrarse con la administración de George W. Bush, pero lanza señales amargas hacia el gobierno argentino: el comunicado del Departamento de Justicia norteamericano menciona dos veces que el dinero tenía como destino pagar gastos de la campaña de Cristina de Kirchner, un asunto que se enrarece día tras día a medida que se conocen más detalles de cómo se pagó. Para colmo, apareció Guido Antonini Wilson por TV para aclarar que él no es testigo protegido de nadie y que vendría a la Argentina a aclarar sus responsabilidades, para lo cual ya contrató un abogado. Remató su actuación de ayer recordando que el dinero era de la petrolera venezolana PDVSA y que después de que le descubrieron la valija estuvo en Casa de Gobierno gracias a los oficios de Victoria Bereziuk, secretaria de Claudio Uberti, embajador sin cartera para asuntos con Venezuela. Este, agregó Antonini, le dijo que se quedase tranquilo con el caso de la valija porque "no iba a pasar nada".

El comunicado del Ministerio de Justicia de los Estados Unidos que informó ayer de la sentencia que dictó un jurado de Miami, Florida, a uno de los encubridores del valijero, menciona en dos pasajes que el dinero sería para la campaña de Cristina de Kirchner a la presidencia.
El comunicado del Ministerio de Justicia de los Estados Unidos que informó ayer de la sentencia que dictó un jurado de Miami, Florida, a uno de los encubridores del valijero, menciona en dos pasajes que el dinero sería para la campaña de Cristina de Kirchner a la presidencia.
Franklin Durán, el venezolano acusado de intentar encubrir el escándalo del valijero Guido Antonini Wilson, fue encontrado culpable ayer por un jurado en Miami de conspirar y actuar como agente extranjero en ese país sin haberse registrado. Después de 7 días de deliberaciones en que el jurado no conseguía consensuar un veredicto unánime, ayer declararon la culpabilidad de Durán en los dos cargos que enfrentaba casi al límite de que el juicio fuera declarado nulo por la jueza Joan Lenard.

Durán enfrenta ahora una condena de hasta 15 años de prisión por haber llegado a Miami para intentar encubrir el escándalo que comenzó en el Aeroparque de Buenos Aires la madrugada del 4 de agosto de 2007, cuando aterrizó el avión de la empresa Royal Class alquilado por ENARSA para cubrir el trayecto desde Caracas con la valija que contenía los famosos u$s 800.000 que aún tiene la Aduana en custodia.

La condena y los fundamentos serán leídos el próximo 12 de enero, pero antes de esa fecha el abogado de Durán, Edward Shohat, presentará una apelación al fallo. Resta conocerse, además, la condena que recibirán Carlos Kauffmann, Moisés Maiónica y Rodolfo Wanseele Paciello, los otros tres detenidos que se declararon culpables y colaboraron también con el FBI a cambio de una pena menor.

Ayer, no bien se conoció el veredicto, el Departamento de Justicia de los EE.UU. emitió un comunicado informando que había sido sentenciado un «agente ilegal del gobierno de Venezuela por haber operado» en territorio estadounidense.

Sin ahorrar detalles, el Departamento de Justicia especificó que se lo había condenado por los cargos de actuar y conspirarcomo agente de la República-Bolivariana de Venezuela. El resto es un relato de lo sucedido desde que los cinco acusados llegaron a Miami -uno de ellos, Antonio José Canchica Gómez, nunca fue detenido porque viajó a Venezuela y está prófugo-, donde se repite en dos ocasiones que los testigos y la evidencia apuntaron a que el dinero del maletín estaba destinado a la campaña presidencial de Cristina de Kirchner.

En diciembre de 2007, Durán y el resto de los detenidos fueron acusados en Miami por su participación en una serie de reuniones que mantuvieron con Antonini Wilson desde agosto de ese mismo año.

  • Objetivo

    «De acuerdo con los testimonios en el juicio, el propósito de esas reuniones fue procurar ayuda a Antonini para encubrir el origen y destino y el rol del gobierno de Venezuela, en el intento de envío de u$s 800.000 en efectivo como contribución a la campaña política de un, por entonces, candidato presidencial argentino», dice el comunicado de ayer del Departamento de Justicia.

    El párrafo que continúa es aún más comprometedor para los gobiernos de Venezuela y la Argentina: «De acuerdo con la evidencia, varios funcionarios de alto rango del gobierno venezolano, incluidos oficiales de la oficina del vicepresidente de la república, miembros de la DISIP ( Servicio de Inteligencia de Venezuela) y un alto funcionario del Ministerio de Justicia estuvieron alertados de este problema y dirigieron las actividades de los acusados en el sur de Florida. Estos le dijeron a Antonini que esos fondos estaban destinados a la campaña de un candidato en la elección presidencial de la Argentina», dice el texto.

    Esa explicación va más allá de cualquier otra acusación que haya hecho el Departamento de Justicia de los EE.UU. sobre el destino de los fondos ya que en anteriores ocasiones, que generaron la acusación de Cristina y Néstor Kirchner sobre que Washington había montado una «operación basura» sobre el caso, sólo hubo referencias a los testimonios de los implicados y las grabaciones. Esta vez se menciona como antecedente de la imputación a las evidencias que finalmente fueron dadas por ciertas por el jurado para condenar a Durán.

    La diferencia es sustancial: de no haber encontrado culpable a Durán y por lo tanto no dar por válidas todas o algunas de las pruebas, el pronunciamiento del jurado hubiera obligado a Antonini Wilson a explicar de quién eran los u$s 800.000 que intentó ingresar en la Argentina. Esa fue la teoría que siguieron la defensa de Durán -alegando que la operación fue una trampa montada por el valijero con colaboración del FBI para inculpar a Hugo Chávez y quedarse con las empresas de Durán en EE.UU. y Caracas-y los gobiernos argentinoy venezolano.

    Resta explicar ahora algunos puntos que no quedaron justificados en el juicio, como parte del testimonio del propio Antonini Wilson cuando declaró que en el avión viajó un total de u$s 5 millones. También quedaron flotando las acusaciones contra el propio Chávez y sus funcionarios, que hicieron ante el jurado tanto Antonini Wilson como Kauffmann y Maiónica, al explicar que el venezolano y director de Inteligencia supervisaron personalmente los intentos por encubrir el origen de los fondos y el destino.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar