26 de diciembre 2007 - 00:00

Como Macri, impuestazo de Scioli: subas de 7% a 70%

A pocos días de que el gobierno de Daniel Scioli diera marcha atrás con el polémico cobro del impuesto a la riqueza, y en línea con los aumentos en el ABL porteño, varios municipios del conurbano activaron subas de hasta 70% en las tasas locales. Entre los que figuran al tope de los incrementos están Ituzaingó, Morón, Hurlingham, La Matanza, San Fernando, Tres de Febrero, Berazategui, Florencio Varela y San Martín. La justificación es recurrente: argumentan los intendentes que existe una realidad inapelable de aumento de precios que desequilibra las cuentas locales. Pero detrás de la defensa de los alcaldes subyace una promesa incumplida de la Casa Rosada, que hace un año dio garantías para encontrar una alternativa para que los municipios afronten sus gastos sin subir tasas. De lo contrario se vería afectado el índice inflacionario que tanto preocupa al gobierno. En ese momento, varias intendencias oficialistas aceptaron la propuesta y dieron marcha atrás con los nuevos valores, mientras que otras que se negaron aplicaron aumentos del orden de 15%. Ahora, los mismos municipios que hace un año congelaron los impuestos aseguran que los números no cierran.

Daniel Scioli
Daniel Scioli
Buenos Aires - El año nuevo llega con fuertes subas de impuestos en varios distritos del país y los municipios bonaerenses no serán la excepción. Las tasas subirán en el área del conurbano, con medidas que apuntan a actualizar la carga en comunas con bajo nivel de cobro y donde hace más de 15 años que no se aplican aumentos.

Los incrementos ocurren en sintonía con los que ya se lanzaron en grandes ciudades como la Capital Federal o Rosario, por caso, en tanto se conocen a pocos días de que el gobierno de Daniel Scioli decidiera dar marcha atrás con el criticado impuesto a «la riqueza». Existe, además, un trasfondo político que incluye a la Casa Rosada, que incumplió la promesa hecha por Néstor Kirchner en marzo de 2006. En ese entonces, el ex presidente prometió dar garantías para encontrar una alternativa que permita que los municipios afronten sus gastos sin subir tasas. Claro que eran tiempos con alto pulso electoral y el temor manifestado entonces fue que se viera afectado el índice inflacionario.

El forzado congelamiento de tasas parece haber llegado a su fin, ya que los mismos municipios que acataron entonces la orden K aseguran ahora que los números no cierran.

El incremento llega a 70 por ciento y se justifica en la necesidad de acomodarse a un presupuesto más amplio, con gastos que sufrieron incrementos año a año, especialmente en el ítem «personal». Existen además muchos municipios con gran cantidad de población de bajos recursos y un preocupante nivel de cobrabilidad que se calcula en 60 por ciento del total de contribuyentes.

En rigor, la zona norte del conurbano ya actualizó impuestos en el pasado cercano, por lo cual el impacto será menor en esta área, con subas que promedian a 10%. Aun así, en el caso de San Fernando, el aumento será de 20 por ciento y además habrá un ajuste de la valuación fiscal.

Las subas de tasas girarán entre 7 y 70 por ciento, nuevas medidas que se sentirán más fuerte en las regiones oeste y sur de Buenos Aires.

En el caso de Florencio Varela y La Matanza se dará en forma escalonada para alcanzar 30 en el primero de los municipios y entre 30 y 38, en el segundo, según sean partidas para propiedades ubicadas sobre pavimento o tierra, informó el diario «El Día», de La Plata. En La Matanza, la intendencia aplicará un aumentode 38 por ciento para los contribuyentes que residen en calles pavimentadas. Pagarán 8 por ciento más en el primer bimestre que aquellos que residen sobre cuadras aún sin asfaltar.

Hurlingham e Ituzaingó, por su parte, subirán impuestos por primera vez desde 1995, año en que empezaron a funcionar como comunas independientes al ser escindidas del entonces megapartido de Morón. Las tasas de Hurlingham tendrán 30 por ciento de actualización. En Avellaneda el incremento variará entre 15 y 70 por ciento, aunque el impacto más contundente recaerá en los grandes contribuyentes a los que se les incrementará la tasa en más de 80 por ciento. En San Martín no hubo modificación de las alícuotas, pero se actualizó la valuación fiscal que no se tocaba desde hace diez años. Las alzas rondarían de entre 40 y 60 por ciento en la tasa de Servicios Generales. En tanto, Morón se anotó con un aumento de tasas de 50 por ciento. Berazategui tendrá un alza de 25 por ciento, mientras que Tres de Febrero prepara un incremento de 40 por ciento a partir de febrero.

Por su parte, en Quilmes se aguardará superar la compleja transición ocurrida en el poder para definir potenciales subas.

Dejá tu comentario