15 de diciembre 2022 - 00:00

Sin inclusión financiera no hay desarrollo económico

Fabricio Ladjet. Head of Product en Naranja X
Fabricio Ladjet. Head of Product en Naranja X

Termina el 2022 y la economía argentina continúa atravesando un escenario complejo y es un desafío sortear aquellos obstáculos que impiden un crecimiento sostenido. Es por esto que se vuelve fundamental lograr acuerdos colectivos de largo plazo que permitan resolver los problemas económicos estructurales y generar incentivos para los negocios.

La incertidumbre es un desafío que, indefectiblemente, debemos enfrentar para poder avanzar en el logro de objetivos económicos, tanto en el país como en la región. Para ello es necesario contar con políticas económicas fiscales adecuadas y un sistema tributario que promueva la inclusión financiera.

Ante esta necesidad, hemos sabido encontrar una forma de mejorar la relación que tienen las personas con su dinero y potenciar sus vidas a través de soluciones que permitan el acceso al ahorro, pagos, crédito y cobros. Este año, además, avanzamos con el diseño de un scoring alternativo que apunta, a diferencia de los scores tradicionales, a que más personas puedan ingresar al sistema financiero. La labor es sumamente desafiante, pero creemos firmemente que es necesaria.

Hoy, las principales demandas de las personas tienen que ver con el acceso al crédito y a herramientas para el manejo del dinero en el día a día. Prueba de ello es que en el último año ha crecido de forma acelerada el uso de tarjetas de crédito, débito y medios digitales como billeteras virtuales y códigos QR, mientras que el efectivo ha registrado un porcentaje de abandono del 51%, a pesar de ser un país con altos niveles de sub-bancarización.

Sin duda, este contexto inflacionario que nos atraviesa obliga a cada vez más personas a buscar formas de financiar sus consumos, acceder a bienes y servicios que, de otra manera, no podrían alcanzar. En el caso de las tarjetas de débito, su uso se intensificó, especialmente con el covid-19, que dejó en evidencia la necesidad de adoptar métodos de pago sin necesidad de tener contacto físico con el dinero.

La inclusión financiera es fundamental para lograr un crecimiento real y colectivo, para que todas las personas puedan realizar un proyecto, invertir o resolver algún imprevisto sin tener que recurrir a sus ahorros o a otras instituciones informales. De hecho, en 2022 alcanzamos a otorgar casi un millón de créditos, por un valor que llegó a los 3.200 millones de pesos. Y el 43% lo realizaron clientes que accedieron por primera vez a este recurso. Y esto no solo impacta de manera favorable en términos de equidad social, también impulsa la economía del país.

Según datos recientes de la Cámara Argentina Fintech, hay 330 compañías que componen el sector fintech en el país, siendo uno de los que más creció en América Latina desde 2017, con un alza de 183,5%. Estas cifras ponen de manifiesto el rol preponderante que tienen al reducir la barrera de entrada tanto a los servicios financieros como al crédito y al cobro de bienes y servicios, atendiendo las necesidades insatisfechas de las personas en este segmento.

Tenemos en claro que las expectativas y los proyectos para el 2023 están alineados con nuestro propósito de incluir a la mayor cantidad de personas, especialmente aquellas que no pueden acceder al sistema financiero tradicional, que solo en 2022 fueron casi 100.000 clientes. Por eso, estamos más decididos que nunca a seguir ofreciendo herramientas que construyan confianza, que permitan tender puentes, que faciliten y expandan el acceso al crédito a quienes necesitan desarrollarse y que faciliten la vida diaria de más personas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar