Quilmes Rock: dos jornadas que superaron las expectativas, con Gorillaz y Trueno en el foco de la escena

El festival de música volvió a la presencialidad tras nueve años de ausencia. "Superamos nuestras expectativas, más de 100 bandas y más de 100.000 personas vibraron durante los dos días de show", señaló Pepe Sayús, director de la marca Quilmes.

El Quilmes Rock, que volvió a la presencialidad tras nueve años de ausencia y una edición virtual realizada en 2020, tiene este domingo desde el mediodía su segunda y última jornada, con Nathy Peluso, Divididos, Los Auténticos Decadentes, Turf, Los Tipitos, Lit Killah y el homenaje a Catupecu Machu, entre lo más destacado.

El festival tuvo el sábado como plato fuerte le presentación de Gorillaz, el grupo comandado por Damon Albarn, que cerró la primera jornada del Quilmes Rock con el rapero argentino Trueno desplegando su talento para las barras improvisadas sobre el clásico "Clint Eastwood" y sellando así una colaboración que agiganta aún más el alcance y la trascendencia de la escena urbana argentina en el mapa mundial.

Aunque desde las 15 comenzaron a sucederse diversos shows, fue pasadas las 17 del sábado, con la llegada masiva del público, en que la jornada comenzó a tomar color en los escenarios Quilmes y Rock, los dos más importantes del festival, con la presencia de Estelares, Airbag y Conociendo Rusia.

Si bien los grandes nombres y los sets a la altura de las respectivas expectativas que circularon a lo largo del día por los cinco escenarios ya permitían hablar de una muy buena presentación de esta edición del festival, el brutal despliegue sonoro e interpretativo del combo liderado por Damon Albarn elevó a niveles de excelencia el balance de la jornada.

Pepe Sayús, director de la marca Quilmes, aseguró: "Para nosotros como marca que apoya la música fue un gran anhelo volver a traer el Quilmes Rock 2022, que sin duda quedará en la historia de los festivales argentinos. Superamos nuestras expectativas, más de 100 bandas y más de 100.000 personas vibraron durante los dos días de show".

Y agregó: "Tuvimos sectores gastronómicos con propuestas de lo más diversas y los visitantes pudieron disfrutar de todas nuestras variedades de Quilmes en los Jardines Cerveceros".

Por último, señaló que esta edición "permitió disfrutar de un cruce generacional y cultural, no solo a nivel artístico sino entre el público, donde padres e hijos compartieron juntos nuevos géneros musicales, artistas y músicos consagrados". "La noche del sábado, entre Gorillaz y Trueno fue una metáfora perfecta de esto", concluyó.

Dejá tu comentario