29 de mayo 2024 - 10:00

Científicos argentinos descubrieron la clave del cerebro para regular el estrés

El descubrimiento fue a través de experimentar con ratones y aseguran que podría marcar el camino para el desarrollo de un nuevo ansiolítico.

Científicos argentinos descubrieron una molécula que puede regular el estrés.

Científicos argentinos descubrieron una molécula que puede regular el estrés.

El cerebro es un órgano esencial dentro de nuestro cuerpo, que está conectado a todo lo que pensamos y hacemos. A su vez, el estrés es uno de los principales causantes del trastorno de ansiedad. Es en ese sentido que un grupo de científicos argentinos realizó un complejo experimento que los llevó hacia una increíble revelación.

Se trata de profesionales que trabajan en el Instituto de Investigación en Biomedicina de Buenos Aires (IbioBA-Conicet-Max Planck) y que publicaron un paper en la revista Science Advances sobre un descubrimiento que puede ser la punta para buscar terapias alternativas a problemáticas como el estrés y la ansiedad.

cerebro-partes.jpg
La molécula ARN circTulp4 podría ser la respuesta para el desarrollo de un medicamento biológico para combatir el estrés y la ansiedad.

La molécula ARN circTulp4 podría ser la respuesta para el desarrollo de un medicamento biológico para combatir el estrés y la ansiedad.

Cómo puede el cerebro regular el estrés

En este experimento, los científicos usaron como objeto de estudio a ratones y le suprimieron una molécula de ARN, lo que provocó un cambio en su conducta. La conclusión a la que llegaron es que este ARN, llamado circTulp4, genera una respuesta ansiolítica o antiestrés.

Dentro del mundo del ARN existen distintos tipos: los ARN mensajeros y los no mensajeros. Dentro de este último grupo existen miles, pero del que se trata este descubrimiento es el ARN circular que, según los científicos, es muy estable, a diferencia de los lineales. En ese sentido, tanto los circulares como los lineales coexisten dentro de las células.

Por otro lado, el ARN circTulp4, a pesar de encontrarse en todo el cuerpo, predomina mayormente es en el cerebro. Lo que no se conoce es si a algún individuo que experimenta estrés se le modifica esta molécula.

Entonces, esta molécula podría ser clave para el desarrollo de un medicamento no químico, sino biológico. Damián Refojo, investigador del Conicet y líder de Ibio-BA, explicó a Clarín: “La principal novedad del paper es que por primera vez se pudo comprobar que un ARN circular -y no uno lineal- puede tener efectos conductuales concretos. Al eliminarlo, cambiamos la conducta del ratón”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar