Charlas de quinchos

Secciones Especiales

Pandemia, seca, movidas políticas, un paro sindical de más de 20 días que atrasó la exportaciones en diciembre, y ahora uno de comercialización de granos, afectando al mismo rubro. No hubo (y parece que no habrá) vacaciones entre dirigentes empresarios, pero tampoco políticos acorralados por nuevas restricciones a causa del Covid.

Fin de año caliente que se extendió también durante la primera semana, y no solo por lo climático. Pandemia, seca, movidas políticas, un paro sindical de más de 20 días que atrasó la exportaciones en diciembre, y ahora uno de comercialización de granos, afectando al mismo rubro. No hubo (y parece que no habrá) vacaciones entre dirigentes empresarios, pero tampoco políticos acorralados por nuevas restricciones a causa del Covid. Muy activo Horacio Rodríguez Larreta (también multiplicando impuestos y cobros), y la provincia de Buenos Aires liderando ya la carrera proselitista con la promesa de desembarco de varios, desde Elisa Carrió, hasta José Luis Espert, pasando por un mucho más expectante Emilio Monzó, o las especulaciones sobre María Eugenia Vidal, entre otros varios que, aunque jugarían en el ´23, ponen este año las fichas para marcar territorio.

Negociaciones. A diferencia de otros años, esta vez ni siquiera los 15 días entre Navidad, Año Nuevo y Reyes dieron algún respiro. Es cierto que el rebrote de casos de Covid, prácticamente en todo el mundo, obviamente también afectó a la Argentina que terminó el 2020 en medio de un conflicto por las vacunas rusas, ya que recién el volumen grande de dosis estaría para marzo con la de AstraZeneca (Oxford), y probablemente alguna otra, además de eventuales ingresos de vacunas chinas que se sumarían a las rusas de las que el fin de semana se dijo que en breve llegarían, pero las 300.000 para la segunda dosis. El tema es esencial en tal medida que Alberto Fernández toma las negociaciones con laboratorios directamente en primera persona y hasta le hace revisar todos los papeles y propuestas a Vilma Ibarra, su Legal y Técnica. En ese tren resulta mas entendible la visita fugaz a Buenos Aires de Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, y Efraín Guadarrama Pérez, director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Guadarrama Pérez es muy allegado al Grupo Puebla, y por lo tanto a Marco Enríquez Ominami, hombre al que Alberto Fernández escucha y mucho. Fue, también, quien coordinó la salida de Evo Morales a México desde Buenos Aires, mientras transcurría Puebla 2019.

Cambios de mano. En medio, también la región endureció la postura con un impacto especial por el cierre a último momento de Uruguay donde vacaciona buena parte de la clase media alta local, incluidos políticos de distintas vertientes. Lo cierto es que la decisión de Luis Lacalle Pou obligó a reorientar destinos dentro del país, con la costa argentina (en especial Cariló), Bariloche (con mucho frío estos últimos días) y, sobre todo los countries del conurbano bonaerense, como principales beneficiados de la inesperada demanda. Todo eso se fue dando mientras se producía un encadenamiento de medidas de fuerza en los principales puertos del Paraná, que frenaron la salida de buques durante más de 20 días de diciembre; también se terminaban las sesiones Ordinarias del Congreso (que generalmente justifican una maratón de leyes votadas sobre tablas), y las temperaturas extremas, y algunas tormentas memorables (como la que anegó a Tucumán), hacían quedar por el camino varias cuestiones centrales y escandaletes varios que en otra situación hubieran merecido más de una tapa (recambios de funcionarios; el desplazamiento del embajador Kreckler de China; el caso Donda; el “achicamiento” de dotación en varias embajadas argentinas en el exterior que algunos atribuyen a la decisión de aumentar el número de destinos para funcionarios de un sector del Gobierno, el cambio de manos de Edenor, la demanda de EE.UU. contra Entre Ríos por u$s500 millones, etc., etc., etc.). Ni la llegada a la zona atlántica de la impactante flota china tuvo mayor trascendencia, apocada por la seguidilla de cuestiones internas, según comentaban los hombres de empresa en los múltiples asados y festejos que nutrieron las últimas semanas.

Reorganización. Para muchos toda la cuestión se aceleró tras el discurso de la vicepresidente Cristina de Kirchner en La Plata, que coincidió con una serie de movimientos de reorganización que aún duran. Coincidencia o no, lo cierto es que varias cuestiones dieron marcha atrás, y otras tantas fueron impulsadas a partir de aquella fecha. Con algunas evidencias bastante llamativas, según los hombres de empresa. Es que ya es un secreto a voces que dentro del Gobierno hay dos grupos de trabajo: los que se orientan al aumento de las exportaciones y los acuerdos con grupos empresarios, base excluyente para avanzar en un planteo estratégico sólido con el FMI (cuya reapertura de negociaciones comenzó a hablarse este mismo fin de semana); y los de un ala mucho más ligada a la política (varios ponen el epicentro en el Instituto Patria), ocupados especialmente a los precios y al control de la inflación, tema que consideran central en un año electoral como el actual. Y es justamente esa “tensión” entre ambos grupos, lo que está imponiendo el ritmo, y hasta los temas de discusión. También en ese planteo no son pocos los que justifican la vuelta de una cantidad de cuestiones como “la mesa de los argentinos”; los acuerdos por productos que remiten a los “carne para todos”, etc. del exsecretario Guillermo Moreno, entre otros asuntos bien conocidos, y mejor recordadas por los empresarios, y todo esto aderezado por el recrudecimiento del brote pandémico que llevó hasta hablar de “toque de queda”, para tratar de aplacar, especialmente, a los grupos de jóvenes de vacaciones en lugares turísticos, que se volvieron prácticamente incontrolables. La idea, sin embargo, fue rápidamente “diluida” en una serie de alternativas, y con diferentes grados de libertad para los gobernadores, aunque la preocupación en el Gobierno nacional es inocultable, casi tanto como la “ausencia” del ministro de Salud, Ginés González García.

Siempre el dólar. Mientras el dólar también se recalentaba durante el cambio de año, y se decidía volver a un a especie de congelamiento de tarifas, resultaban febriles las negociaciones en algunas áreas de Gobierno como AFIP, Producción, o Comercio para tratar de lograr algo que es prácticamente imposible: alentar la producción y las exportaciones, sin recortar ni una moneda de la recaudación fiscal (impuestos, retenciones, etc.), más aún en un período en el que el clima está afectando a muchos transables, y buena parte de la economía sigue sin poder recuperarse de la dura caída de los meses pasados. Como si fuera poco,la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca dejó las cosas muy en claro: no vamos a cometer el mismo error de Mauricio Macri de dar primero los beneficios, para que después hagan las inversiones¨, dijo. Es en ese escenario que se fueron enmarcando el acuerdo y fideicomiso de girasol; el cumplimiento de la postergada promesa de devolución de retenciones a productores chicos; el recorte a cero (0%) de las retenciones a más de 4.700 productos de economías regionales, y hasta el inesperado aumento en el precio de los biocombustibles que venían estancados desde hace más de 9 meses, y que para algunos responde a la necesidad de “reflotar” algunas de las 24 grandes fábricas en varias provincias, entre las que se encuentra la megadestilería de Vicentin que, dicen, tendría destino de venta, aunque antes tendría que ser “puesta en valor” para que pueda afrontar sus pasivos. Por supuesto que lo inesperado fue la irrupción de la orden de cierre de las exportaciones de maíz, medida que incluso, parece haber descolocado a varios del Gabinete, y que, dada su inconsistencia esencial, estaría respondiendo a un movimiento mucho más político que económico, lo cual justificaría el repentino freno a las conversaciones que registró la cuestión el jueves a la noche, dando lugar a la ratificación de la inmediata medida de fuerza (paro de comercialización granaría por 72 horas desde anoche), de parte de 3 de las entidades de la Mesa de Enlace, aunque anoche se intentaba mantener abierto algún canal de diálogo. “La orden vino de arriba”, fue la escueta respuesta de un asesor de rango ministerial, ante la medida que dejó “pintado” al Ministro de Agricultura Luis Basterra, y a algunos colaboradores de Matías Kulfas en Producción, y hasta del mismísimo Martín Guzmán en Economía, que venía refortalecido por un cambio de funcionarios con hombres de su propio riñón, como el Secretario de Finanzas Mariano Sardi, o el propio viceministerio que recayó en Fernando Morra, todo con miras a la negociación con el FMI que debería ser inminente. Este último, Morra incluso, rápidamente parece haberse incorporado a la Mesa de Inflación, conformada por funcionarios de varias áreas y que es donde se estuvieron debatiendo todas las últimas cuestiones como la del aceite de girasol, el precio de los pollos (uno de los justificativos aparentes más fuertes para el cierre de las exportaciones de maíz); el precio de la carne, etc.

La birra es lo primero. “¡¡Alberto, bajá la birra!!”, le gritaron al Presidente en un acto público, y parece haber tomado debida cuenta del asunto que se enmarcaría en la estrategia por la cual también subieron los precios de mostos y vinos, como para que baje le precio al consumidor que constituye un desvelo, casi excluyente, de una parte del gobierno. Pero, si el eje político de las últimas semanas estuvo en el seno del oficialismo, igual hubo también hubo espacio para movimientos en otros grupos políticos que están tejiendo distintas alianzas, al menos, amenazan con hacerlo. Tal vez, lo más impactante en ese sentido haya sido lo de Elisa Carrió deslizando que podría ser candidata a Gobernadora de Buenos Aires, o los rumores de Macri en las listas bonaerense de Juntos por el Cambio desde año. Sin embargo, el hasta ahora principal candidato del PRO para el 2023, Horacio Rodríguez Larreta no se pronunció al respecto, y tampoco adelantó el rol que pretende para su principal espada, María Eugenia Vidal quién, por su parte, también juega un poco al suspenso, mientras que la presidente el partido, Patricia Bullrich, tampoco oculta sus pretensiones de “ascender” a la candidatura presidencial.

Vamos a terminar con un chiste importado de los Estados Unidos.

Un camionero, que ha estado manejando por tres semanas en el desierto, pasa por Las Vegas y decide hacer un alto. Fatigado, se baja de su vehículo, averigua dónde queda la casa de citas más famosa del lugar, y se encamina hacia allá. Una vez que llega la madama lo hace pasar a su lujoso despacho, y el hombre deja 1.000 dólares sobre la mesa. Y le dice:

--Por favor, quisiera la mujer más fea que tenga y un sandwich de pepinos con queso y ketchup.

La mujer, asombrada, le responde:

--Mira, querido, por ese dinero te puedo ofrecer la más hermosa de mis chicas y una comida con entrada, plato principal, postre y un buen vino.

--No, señora, usted no entiende --responde el hombre--, Yo no estoy excitado ni tengo hambre. Extraño mi hogar.

Dejá tu comentario